El ácido acetilsalicílico (aspirina) es el  primer AINE (antiinflamatorio no esteroideo) que se conoce. Su descubrimiento se debe a Arthur Eichengrün, quien trabajó para los laboratorios Bayer en