El melasma se caracteriza por máculas y parches irregulares de color gris claro a gris oscuro y marrón con márgenes bien definidos, que reflejan  aumento de la cantidad