Ácido retinoico: un milagro para la piel

RETINOICO IMAGEN

Nada tiene sentido en biología si no es a la luz de la evolución “Theodosious Dobzhansky”

A través del tiempo el hombre se ha diseñado fórmulas cada vez más eficaces para mantener bella y lozana el aspecto de la piel . Pasando desde los aceites, ungüentos y pigmentos de variados colores, mezclados con vegetales, minerales y grasas de animal para embellecer y tatuar el cuerpo. Además de sustancias y bebedizos tipo “elixir de la eterna juventud” utilizados por los faraones y mezclas de diferentes plantas y preparados utilizados por los  chamanes  … hasta la época moderna con el gran desarrollo de la estética. El advenimiento de procesos; plasma rico en plaquetas, mesoterapia, maquillaje permanente, aparatos; ultrasonido, galvánica, radiofrecuencia y rayo láser. Sustancias efectivas como el ácido retinoico, los alfa hidroxiácidos, la hidrólisis del colágeno y el Bótox, que usados todos en conjunto, embellecen la piel y tratan diversas condiciones que la están afectando. (lopez.2007).

En el año 1937 se descubre la actividad biológica del ácido retinoico. Hoy,  80 años después, esta sustancia sigue más vigente, patentada por muchos laboratorios y usada  para tratar patologías y condiciones de la piel.

   Los descubrimientos recientes que se han realizado en la rama dermatológica y cosmeceutica, dan buena fe de las bondades del ácido retinoico y de otros derivados de la vitamina A, para prevenir y mejorar las condiciones de la piel.

El mundo de la estética vanagloria esta milagrosa sustancia que ha mejorado clínica, psicológica y estéticamente a muchas personas, brindándole una mejor calidad de vida.

En este artículo solo hablaremos de la vía tópica, más adelante, en otro artículo, ahondaremos en la sorprendente bioquímica de la isotretinoina vía oral.

Bioquímica del ácido retinoico 

 RETINOICO

Es un polvo cristalino, de color amarillo a naranja pálido. Insoluble en agua; levemente soluble en alcohol. Se oxida con el aire, calor  y la luz solar. Debe conservarse en nevera (2-8º C). Fórmula molecular (C 20 H 27 o 2).

El ácido retinoico, es un derivado de la vitamina A, llamado también tretinoina, retinol o vitamina A acida. Se forma en el organismo a partir del consumo de B-caroteno presente en ciertas frutas y verduras: zanahoria, naranja, remolacha y tomates que, al oxidarse el grupo aldehído del retinol por medio de la enzima dioxigenasa retinal reductasa, se convierte en ácido retinoico,  el cual lleva un grupo funcional carboxilo presente al inicio de su estructura  .

Se cree que esta forma ácida de la vitamina A, es la que actúa sobre la piel humana (farmacia Remington).

La absorción del ácido retinoico se ve favorecida por la presencia de grasas que lo lleva al torrente sanguíneo con ayuda de los quilomicrones, proteínas y antioxidantes presentes en los alimentos, enzimas del páncreas y de la luz intestinal; y, factores anatómicos y fisiológicos relacionados con la integridad de las células de la mucosa intestinal, responsables de la absorción de los nutrientes.

De ahí la importancia y necesidad de esta sustancia retinoica para el buen funcionamiento del organismo y, sobre todo, en el mantenimiento de la piel, participando además con otras sustancias presentes en la dermis y epidermis, de los procesos de formación, renovación y coadyuvante del sistema inmunológico. (Salinas, 2009).

Regula la transcripción de varios genes que participan en los procesos de crecimiento y diferenciación celular. Cuando hablamos de regulación de la transcripción, debemos entender que este mecanismo de acción se basa en el control de la expresión genética; o sea, los receptores del ácido retinoico, regulan la actividad de ciertos genes que están comprometidos en el crecimiento celular, ya en la dermis actúan sobre las células de los folículos pilosebáseos modificando el patrón de queratinización. Debido a este comportamiento celular, es utilizado en diferentes  tipos de acné, a excepción del acné quístico el cual ya se sabe que no presenta acción terapéutica.

 Por fortuna, hoy en día, ya se está hablando de este tema en biología molecular. La acción del ácido retinoico es una prueba más de que es posible cambiar la estructura de los genes, modificando lo que antes era un supuesto molde terminado. Este fenómeno de modificación de la estructura del ADN es conocido como epigenetica

Deficiencia de acido retinoico

Parece ser que el déficit de la vitamina A y sus derivados carotenoides, principalmente el ácido retinoico,  producen  una ligera pero apreciable reducción del tamaño del timo, y por supuesto, de los linfocitos T, ya que el timo es el principal órgano productor (castillo, 2004).

Por otra parte, los estragos en la piel, por una leve deficiencia de  ácido retinoico, que muchas veces suele pasar inadvertida, se ve favorecida  por otros factores: el pasar del tiempo, el estrés, los radicales libres, el sol y los contaminantes atmosféricos. Estragos que  provocan una lenta regeneración celular; pasando de los 28 días normales en la edad juvenil a más de 40 días con el pasar de los años, originando como resultado una acumulación excesiva de queratina y células muertas en la piel; de apariencia fotoenvejecida: Arrugas marcadas y profundas, ligeramente amarilla, tosca, con manchas y sin brillo Jiménez, 1999). Presentando además, pérdida de colágeno, elastina y una epidermis poco firme debido a la escaza producción de células jóvenes y células viejas que permanecen por más tiempo en las capas de la piel

Tonificando la piel con acido retinoico

Entonces, una renovación celular lenta, como es el caso de una piel envejecida y deshidratada, puede ser estimulada mediante el suministro de sustancias activadoras o agresoras que les cambiaría su estado mitótico.

Es aquí donde recomendamos la utilización de esta sustancia que, además de ser sintetizada sabiamente por el organismo, se prepara químicamente en el laboratorio para uso comercial, de aplicación vía tópica.

 Para entender la acción de esta sustancia, debemos recordar que la piel está dividida por dos capas: la capa dérmica; más profunda y la capa epidérmica; más superficial.

La dermis está compuesta por: fibroblastos;  son las células encargadas de la producción del colágeno y la elastina, le dan resistencia y elasticidad a la piel. Existen también, vasos sanguíneos y linfáticos, folículos, nervios y corpúsculos.

La epidermis está compuesta por: queratinocitos, melanocitos, células de Langerhans y células de Merkel. Esta capa sirve como barrera de la piel, protegiéndola de microorganismos, contaminación y los efectos dañinos de los rayos solares.

Estas dos capas de la piel se ven favorecidas ante la aplicación tópica de ácido retinoico. Se ha podido observar mejoría clínica, debido a que estimula la migración y maduración de sus células a las capas superiores. Notablemente se ve esta mejoría física tras varios días de aplicación, así como observándose también, cambios histológicos y moleculares a nivel  microscópico. Actúa como una hormona, reparando los tejidos y engrosando la epidermis por la proliferación de los queratinocitos.

En la dermis, el ácido retinoico, aplicado tópicamente, regenera los fibroblastos, estimula la angiogénesis, por tanto, promueve nuevos vasos sanguíneos y ayuda a reparar aquellos que están endurecidos por el estrés y los rayos solares. Es por esto que algunos autores lo recomiendan para el cáncer de piel.

Esporádicamente he escuchado algunos comentarios en detrimento de esta sustancia; y es razonable. Algunas personas que sin tener conocimiento y manejo de este producto, lo están recomendando olímpicamente, haciendo caso omiso a las recomendaciones del fabricante.

Uso y posología del ácido retinoico

Particularmente doy fe de las bondades del ácido retinoico; una sustancia que la he calificado como un milagro para la piel.

Su uso está indicado en acné vulgar, manchas, moderadamente en estrías  y envejecimiento cutáneo. A varios días de aplicación, las células pierden adhesión y se separan. Esto obliga a que el estrato córneo tienda a aflojarse y los comedones maduros se manifiesten y emanen al exterior. Este mecanismo de acción del ácido retinoico, hace que se produzca una inflamación. Por tanto, estaría obligando al organismo a una respuesta inmunitaria, donde los macrófagos y neutrófilos atacarían las bacterias responsables del acné; el propionibacterium acnés y demódex folliculorum (prada,2015) (Patiño, 2012).

Es importante a tener en cuente durante la aplicación del ácido retinoico, que en principio puede aparecer exacerbación de los síntomas, esto es: existen comedones “ocultos” que salen a la luz de la capa córnea tras las primeras aplicaciones y que pueden durar de 4 a 6 semanas. pero no se debe temer, pues digamos que es una limpieza de comedones desde la dermis llegando hasta la epidermis. Después de este periodo se observa una mejoría clínica.

Cabe aclarar que el ácido retinoico es una sustancia que se dispensa bajo fórmula médica. Se aplica en la noche previo lavado del rostro con agua y jabón syndet. Al día siguiente, enjuagar el rostro y aplicar bloqueador solar; evítese la luz directa del sol por que se puede manchar . En algunas personas susceptibles a este ácido, suele presentarse quemazón, irritación, picazón y  ardor. Si estos síntomas se portan demasiado incómodos, se debe aplicar un corticoide tópico para reducir el eritema y la inflamación.

Puede aplicarse solo o acompañado de otras sustancias.

El médico, y de acuerdo al tipo de piel y la necesidad,  establecerá la dosis de aplicación. Algunos autores recomiendan dosis ascendentes y escalonadas o por días, con el fin de  observar reacciones adversas del producto y la eficacia del tratamiento.

Se puede utilizar en cara, cuello, escote y manos.

Todo evoluciona a la luz de la biología. El ácido retinoico es una sustancia que la medicina estética sigue utilizando. Sus bondades son incomparables.

Escrito por

Héctor Isaza montoya

Enero 29/2017

Bibliografía

  • Castillo, M. E. C., Utrera, J. R. V., & Gil, A. G. (2004). ß-CAROTENOS NATURALES: EFECTOS REGULADORES EN EL PROCESO SALUD-ENFERMEDAD. Medicentro Electrónica, 8(3).
  • Jiménez, S. Y. (1999). Envejecimiento, sociedad y salud (Vol. 38). Univ de Castilla La Mancha.
  • López Agüero, L. C., & Stella, A. M. (2007). Dermatología estética a través del tiempo. Revista argentina de dermatología, 88(4), 227-233.
  • Patiño, L. A., & Morales, C. A. (2012). Microbiota de la piel: el ecosistema cutáneo. Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica, 147.
  • rada, M. A. R., Robledo, M. O., & Villegas, M. R. (2015). Demodicidosis: revisión histórica. Med Cutan Iber Lat Am, 43(1), 75-82.
  • Salinas, S., Cruz, R., Velarde, P., & Díaz, J. (2009). Resumen de la mesa redonda No 2 aspectos clínicos en la deficiencia de calcio, hierro y vitamina A. ReNut, 3(8), 364-369.
  • imagen revista blanca.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.