ACNÉ: CAUSA, TRATAMIENTO Y CURACIÓN

“Lo que se contiene se estanca, se pudre y se evacuaría en el placer sustituto de “apretar de los barritos” (Gladys tato)”

A principios del siglo pasado no existía tratamiento efectivo para el acné. Se esperaba la cura milagrosa, o espontánea o se prescribían las pocas opciones existentes, tales como los baños de sol y mar, geoterapia y otras técnicas naturales, ajo machacado, limón, azufre, talco, baños minerales, resorcina, ácido salicílico. Opciones que incluso hoy se siguen utilizando (Abel, 2001).

En 1950, tras descubrir las bacterias que podrían causar el acné, se empezaron a utilizar algunos bacteriostáticos, pues ya se había experimentado con la sulfona madre o Dapsone, pero se desusó por vía oral, debido a la metahemoglobinemia y hemólisis que producían en el paciente, quedando relegada como posible segunda o tercera opción para tratar el acné conglobata; aunque los últimos estudios informan que en forma de gel está dando buenos resultados (Miller, 2014; norris, 2017

Antibióticos usados en acné

Entre los antibióticos por vía oral, que se empezaron a utilizar tenemos: las tetraciclinas, eritromicina, sulfonamidas, cloranfenicol… Doxiciclina, clindamicina, Minociclina y limeciclina. Estos fármacos disminuyen el porcentaje de ácidos grasos libres al inhibir la actividad y la producción de la lipasa presente en el Propionibacterium acnés.

Se observa desde la farmacia comunitaria, que la gente del común, principalmente las personas de raza negra, utilizan para tratar el acné vulgar el bacteriostático de amplio espectro cloranfenicol mezclado con hidroquinona y vitamina A—aseguran que es efectivo.

Sustancias de uso tópico para tratar el acné

Al igual que los antibióticos, otros productos comedogénicos de uso tópico regularmente eficaces se introdujeron en el mercado, tales como el peróxido de benzoilo (1965), los retinóides; representados por el ácido retinoico, adapaleno, ácido azelaico y la polémica Isotretinoina (1982).

Con el advenimiento de nuevas técnicas, los tratamientos tópicos y sistémicos se asociaron con la limpieza facial profunda; realizada por los técnicos estéticos que aseguran es muy efectiva, la eliminación de comedones con la pinza de extracción, la exfoliación, el peeling químico, la micro-dermoabrasión, la galvánica, la alta frecuencia, la infiltración con corticosteroides en nódulos y cicatrices hipertróficas(pequeñas dosis de triamcinolona intralesional diluida), luz azul, la aspiración, crioterapia con nitrógeno líquido, Láser de CO2 (Sampaio at al, 2008; Hernández at al, 2016; castro, 2016).

Que es el acné

El acné es una enfermedad multifactorial, que afecta el 85 % de los adolescentes. Se describe que la padecen casi todas las personas en edades entre los 15 y 19 años, con  un impacto social y psicológico que repercute en la calidad de vida del paciente. Se caracteriza por la aparición de varias lesiones en la piel: filamentos seborreicos, comedones, pápulas, pústulas, máculas, nódulos y quistes, como consecuencia de una foliculítis (Dahlke, at al, 2009).

Es multifactorial porque se encuentran asociados varios factores: genéticos, hormonales, infecciosos, inflamatorios, defectos en la queratinización, inmunológicos y psicológicos (Santamaría, 2000).

La famosa triada Hormonas, Sebo y Bacterias es considerada junto a los factores genéticos la causa fisiológica del acné.

El comedón es la lesión más característica del acné. Se manifiesta con obstrucción y taponamiento por sebo y queratina dentro del canal folicular. Puede estar cerrado o abierto; el cerrado es llamado miniquiste y el abierto es  vulgarmente  la espinilla o puntos negros.

 La pápula es una lesión evolutiva del comedón cerrado de tipo inflamatorio, La pústula una lesión evolutiva de la pápula que adquiere contenido purulento, Los nódulos  son de tipo lesión infiltrativa profunda, El quiste es la elevación de la superficie de la piel. Las máculas son lesiones inflamatorias superficiales curadas (tapia, 2007).

Base genética del acné

Todos los estudios son concluyentes en afirmar que en esta patología existe una predisposición genética. Casi siempre alguno de los progenitores presentó acné moderado o grave durante su juventud.

¿Debe ser tratado el acné?

Definitivamente, no nos cabe la menor duda que el acné siempre debe ser tratado, y lo más prontamente posible y sin excepción; en todos los pacientes,  pues de no tratarlo, las formas leves evolucionarían hacia la cronicidad perpetuándose en forma de cicatrices, lo que permite crear en el individuo una imagen pobre de sí mismo, desencadenando tormento y repercusiones psicosociales de por vida.

Hemos visto, lamentablemente, muchos rostros lindos de chicas y chicos que se desperdiciaron por falta de un tratamiento rápido y efectivo.

Tratamiento del acné, según su forma

  • En la forma comedoniana o no inflamatoria, el tratamiento se realiza sólo con sustancias tópicas, tales como azufre, peróxido de benzoilo, ácido retinoico, Retinaldehido, Isotretinoina(isotrex gel), adapaleno, ácido azelaico, Alfa-hidroxi-ácidos, tazaroteno, pueden ser solos o combinados(Norris-Squirrell,2017).
  • El acné inflamatorio donde hay presencia de pápula-pústula, que suele ir de leve a moderada, se trata con los mismos tópicos anteriores, además, combinados con antibióticos (herane, 2005).
  • El acné de difícil tratamiento, que se distingue por la aparición de comedones, nódulos quísticos, abscesos y fístulas, que generan cicatrices deformantes conocido como acné conglobata, es tratado exitosamente con la Isotretinoina.
  • Existe también, solo para las mujeres, los modificadores de la respuesta del folículo: los antiandrógenos (ciproterona), sustancia que usualmente viene combinada con etinilestriadol que se usa al mismo tiempo como anticonceptivo.
  • Siguiendo con el Dapsone, varios estudios están demostrando que mejora las lesiones del acné, es de comienzo rápido y dicen que es muy eficaz para el tratamiento de las lesiones inflamatorias tipo pápula y nódulo (Lugo, (2012; Zhanel, 2016).

Alimentación y acné

A pesar de que durante años los médicos han alegado que no existía una relación directa entre la alimentación y el acné, últimamente esta teoría está perdiendo fuerza, debido a que han aparecido estudios observacionales que sugieren que la dieta si podría estar involucrada en la etiología del acné.

El alto contenido de azúcar, chocolates y leches, fritos y la comida chatarra, son algunos de los alimentos recientemente involucrados con el desarrollo de esta patología. (Adebamowo, 2009; Gilaberte, 2009; Veith, W., 2011; Cáceres; Gómez, 2012).

Po lo tanto, la sugerencia es, y hasta que no se demuestre lo contrario, que  los dermatólogos no deberían negar la relación dieta- acné y de esta manera no confundir a los pacientes, que bastante angustiados se encuentran.

Por nuestra parte y según observaciones realizadas desde la farmacia comunitaria, también podemos decir que el alto consumo de alimentos refinados y caloríficos que gustan a los jóvenes; dulces, refrescos, helados y chocolates,  si están seriamente emparentados con la patología del acné, ya que, como es sabido, el exceso de azúcares aumentan el metabolismo de la glucosa, la resistencia a la insulina, y por ende, La piel, como órgano efector, es blanco de los efectos anabólicos de esta hormona(corales, 2016; Balch, 2000; VALERA, 2000; Herane, 2005; del pino,2013).

chocolatina

Isotretinoina

Es un fármaco retinoico: es el isómero 13-cis del ácido retinoico todo trans y es considerado como vitamina A pura.

Los especialistas aseguran, que desde que se usó por primera vez la Isotretinoina en 1982, se ha mantenido en todo el mundo como la primera opción de tratamiento en acné conglobata o grados III o IV o acné con riesgo de cicatrización permanente (Favarin at al, 2016; Leyden at al, 2014).

Actúa directamente en la unidad pilosebácea. El objetivo con la Isotretinoina, aseguran los expertos, es atrofiar o reducir el tamaño de la glándula sebácea y al mismo tiempo regular la queratinización del folículo piloso, cuya alteración es la causa principal del acné, ya que al reducir la cantidad de sebo, se disminuyen la cantidad de bacterias incluyendo la participación del estafilococo aureus, pero principalmente disminuyendo el Propionibacterium Acnés considerado como la bacteria más implicada en esta patología(Álvarez at al, 2016).

Es bien sabido que este potente fármaco es un parteaguas en el tratamiento del acné. Ha sido usado por millones de personas en todo el mundo, las cuales han agradecido a esta maravillosa sustancia, el embellecimiento de su rostro y el cuidado de su piel; pero como todo medicamento también  tiene sus desventajas (Leyden at al, 2014:

Efectos adversos de la Isotretinoina

Existe mucha literatura y estudios que relacionan la Isotretinoina con marcados efectos colaterales e incluso efectos suicidas, tanto es así que roche el laboratorio que desarrollo la primera Isotretinoina con el nombre de roaccutan, ha tenido varias demandas en algunos países del mundo (contreras at al 2016; ramio at al, 2012; Hull, 2005)

La Food and Drug Administration (FDA) exigió al laboratorio Roche insertar dentro de la caja una serie de advertencias y probables efectos adversos relacionados con depresión, psicosis, suicidio, ingesta de alcohol, embarazo, colesterol y triglicéridos, transaminasas, xeroftalmia, conjuntivitis, entre otros.

Por eso es muy importante que el laboratorio, el médico y el farmacéutico, estén trabajando mancomunadamente para evitar en el paciente complicaciones derivadas por el mal uso de este  fármaco.

Anteriormente, por los años 90, existía un formulario que el paciente debía firmar como consentimiento para poder adquirir el medicamento en las farmacias, hoy ya no existe, aunque los insertos exigidos por la FDA si aparecen en todos los productos de marca analizados, en ninguno de los medicamentos de marca genérica se logró encontrar el respectivo inserto.

sugerencia a médicos y otros que recomiendan Isotretinoina

 Ante la alarmante campaña mundial, demandas y personas que se han agrupado denunciando los efectos adversos de la Isotretinoina incluido el suicidio, hacemos las siguientes recomendaciones:

  • Reconocer que a muchos jóvenes a esa edad gustan de consumir licor, por lo tanto, es deber del médico y farmacéutico informarles que la Isotretinoina es incompatible con la ingesta de alcohol y sustancias psicoactivas, porque por un lado existe el riesgo de que aumenten las transaminasas y por el otro lado podría interactuar con neurotransmisores como noradrenalina, serotonina y dopamina, lo cual podría aumentar los desórdenes depresivos (Poblete, 2006; Valderrama, 2017; Thomas at al, 2014).
  • Es bueno seguir al pie de la letra las recomendaciones para la prescripción que aparecen en el inserto: algunos exámenes de laboratorio clínico, tener precaución en pacientes con tendencia a la depresión, embarazo y realizar evaluación del esta psicológico del paciente.
  • Prescribir el medicamento solo para acné de difícil tratamiento y no como hemos observado desde la farmacia comunitaria, que algunos médicos la formulan para un simple acné comedogénico y en muchos casos para la simple condición grasosa de piel( ver siguiente imagen).
  • acné simple

   Mensaje psicológico de los barritos

Si pensamos que la enfermedad es la expresión de una intención no consiente y que, como lo he manifestado siempre, de que el mejor amigo del hombre no es el perro sino la enfermedad, entonces el granito que afea nuestro rostro o espalda causando rechazo, debe ser entendida como el producto de una intención reprimida en la persona.

Si la enfermedad no existiera ya nos hubiéramos muerto. La enfermedad permite que el ser humano fortalezca su sistema inmunológico, sea “completo”, evolucione y viva muchos años más, además, es la que mueve este planeta y hace que todos nos pellizquemos.

¿Porque nos volvemos feos o vulgarmente barrosos?

En el espectacular libro El Camino Femenino a la Curación, se dice sobre el acné  “en el acné juvenil con sus pústulas que no pasan fácilmente desapercibidas, se expresa sobre la piel la sexualidad que está a punto de llegar, y lo hace precisamente en las áreas dispuestas ahora para el juego erótico de la pubertad”

El acné juvenil, como dijimos anteriormente, ocurre en casi todos los jóvenes entre 15 y 19 años. Una edad donde la persona experimenta cambios hormonales principalmente de tipo sexual.

El aumento de estas hormonas aflora el fuego de la pasión, ahí es donde el individuo se da cuenta que le falta su polo opuesto y desea entrar en contacto rápidamente con él o ella, pero no se atreve.

Ese deseo reprimido se manifiesta con el barrito, volverse feo para que el otro no se le acerque. De por sí los barritos se parecen a un volcán en erupción.

Sabemos que detrás de la preocupación consciente de curar las lesiones que la ponen fea(o) se esconde la intensión inconsciente de desviar la mirada del otro para que no lo mire, toque ni acaricie (tato, 2006).

Por medio del acné uno se protege a sí mismo, porque el acné obstaculiza toda relación e impide la sexualidad. Todo el mundo sabe, que en última instancia, la sexualidad vivida es el mejor remedio contra el acné (Dethlefsen, 2014).

Ya Freud se refería a la piel como la “zona erotogénica.

Como dice Gladys tato; médica, psiquiatra, psicoanalista, master en psicoanálisis “Lo que se contiene, se estanca, se pudre y se evacuaría en el placer sustituto de “apretar de los barritos”

La cura solo llega cuando el individuo se abre al amor y reconozca que no puede vivir sin su opuesto; una mirada, un juntarse de manos, un abrazo, una caricia, son suficientes para apagar el fuego inevitable de la pasión.

Medellín, 05/ septiembre del 2017

Escrito por: Héctor Isaza montoya

Regente de farmacia U de. A

Revisado por: gloria lópez pemberhy

Cosmetóloga docente.

Bibliografía

  1. Abel, C. (2001). Acné: Un tratamiento naturista. Publicado por SELECTOR.
  2. Adebamowo, C. A., Spiegelman, D., Berkey, C. S., Danby, F. W., Rockett, H. H., Colditz, G. A., … & Holmes, M. D. (2008). Milk consumption and acne in teenaged boys. Journal of the American Academy of Dermatology, 58(5), 787-793.
  3. Alvarez-Sánchez, M., Rodríguez-Ayala, E., Ponce-Olivera, R. M., Tirado-Sánchez, A., & Arellano-Mendoza, M. I. (2016). ¿Resistencia en el acné? Un metaanálisis a propósito de la controversia. Cirugía y Cirujanos, 84(3), 190-195.
  4. Balch, J. F., & Balch, P. A. (2000). Recetas nutritivas que curan. Penguin.
  5. Cáceres, L. T. TRATAMIENTO INTEGRAL PARA EL ACNÉ.
  6. Castro, J., & Idioate, M. (2016). Esteatocistoma múltiple: tratamiento quirúrgico. Caso clínico y revisión de la literatura. Revista de Medicina de la Universidad de Navarra, 50(1), 24.
  7. Contreras, J. D. J. N., Roaro, L. M., & Castañeda, A. V. (2016). Relación del Uso de Isotretinoina y la Generación de Cuadros Depresivos e Intentos de Suicidio en Pacientes en Tratamiento por Acné: Revisión Sistemática. Memorias del Concurso Lasallista de Investigación, Desarrollo e innovación, 2.
  8. Corrales, M. A. M. (2016). Acné de causas endocrinológicas. Medicina Legal de Costa Rica, 33(1), 210-218.
  9. del Pino Flores, M. E. (2013). La unidad pilosebácea y su relación con la resistencia a la insulina en pacientes con acné. Dermatol Rev Mex57(5), 362-370.
  10. Dethlefsen, T. (2014). La enfermedad como camino: Un método para el descubrimiento profundo de las enfermedades.pag,114
  11. Favarin, F., Neis, A. A., Schneider, C. E., da Silva Santos, L. V., Langer, D. M. L., Fornazari, P. D., & Vilagra, J. M. (2016). O USO DE ISOTRETINOINA ORAL NO TRATAMENTO DE ACNE VULGAR. Revista Thêma et Scientia, 3(2), 114-117.
  12. Gilaberte Calzada, Y. (2009). Dermatología pediátrica: ¿qué hay de nuevo en el acné? Pediatría Atención Primaria, 11, 303-316.
  13. Gómez, M. I. A. (2012). Dieta y acné. El Colegio Ibero-Latinoamericano de Dermatología (CILAD) y el Grupo Ibero-Latinoamericano de Estudio del Acné (GILEA) agradecen a Stiefel, una compañía GSK, el apoyo incondicional para la publicación de este libro., 293
  14. Herane, M. I. (2005). Actualización terapéutica en acne vulgaris. Dermatol Pediatr Lat, 3(1), 5-19.
  15. Hernández-Pérez, E., & Bañuelos-Díaz, L. D. (2016). Tratamiento del acné: efectividad de ciertos medicamentos tópicos y sistémicos. Dermatología Revista Mexicana, 60(5), 397-404.
  16. Hull, P. R., & D’Arcy, C. (2005). Acne, depression, and suicide. Dermatologic clinics, 23(4), 665-674.
  17. Leyden, J. J., Del Rosso, J. Q., & Baum, E. W. (2014). The use of isotretinoin in the treatment of acne vulgaris: clinical considerations and future directions. The Journal of clinical and aesthetic dermatology, 7(2 Suppl), S3.
  18. Lugo, A. R. (2012). Parte II Tratamiento tópico-Antibióticos tópicos 163. El Colegio Ibero-Latinoamericano de Dermatología (CILAD) y el Grupo Ibero-Latinoamericano de Estudio del Acné (GILEA) agradecen a Stiefel, una compañía GSK, el apoyo incondicional para la publicación de este libro., 163.
  19. Margit Dahlke, Rudiger Dahlke, Volker Zahn. (2009). El Camino Femenino a la Curación. Barcelona, España: ediciones robinbook .pág., 357
  20. Miller, M. C., & Coutiño, G. M. (2014). Dapsona: su uso en dermatología. Dermatología Cosmética, Médica y Quirúrgica, 12(1), 47-51.
  21. Norris-Squirrell, F., & Pereira, M. (2017). Abordaje terapéutico de acné conglobata. Dermatología Revista Mexicana, 61(4), 308-311.
  22. Poblete, C., Herskovic, V., & Eva, P. (2006). Crisis de pánico en un paciente con acné tratado con isotretinoína: Caso clínico. Revista médica de Chile, 134(12), 1565-1567.
  23. Ramió Montero e, Iglesias Sancho MI, Eguileor Partearroyo B. Isotretinoína asociada a riesgo de suicidio. Rev Farma Hospitalaria [revista online] 2012.
  24. Sampaio, S. D. A. P., & Bagatin, E. (2008). Experiência de 65 anos no tratamento da acne e de 26 anos com isotretinoína oral. Anais Brasileiros de Dermatologia.
  25. Santamaría, V. (2000). Educación médica continúa Acné vulgar o juvenil. Rev Cent Dermatol Pascua, 9(1).
  26. Tapia, A. G. (2007). Acné. Clínica y repercusión en los pacientes. Piel, 22(9), 476-480.
  27. Thomas, K. H., Martin, R. M., Potokar, J., Pirmohamed, M., & Gunnell, D. (2014). Reporting of drug induced depression and fatal and non-fatal suicidal behaviour in the UK from 1998 to 2011. BMC pharmacology and toxicology, 15(1), 54.
  28. Valderrama, F., Gómez, A., & Restrepo, D. (2017). Primer episodio psicótico en adolescente con acné vulgar y tratamiento con isotretinoína. Revista Colombiana de Psiquiatría, 46(1), 50-54.
  29. Valera, J. (2010). Alimentación medicinal. Jorge Valera.
  30. Veith, W. B., & Silverberg, N. B. (2011). The association of acne vulgaris with diet.
  31. Zhanel, G. G., & Del Rosso, J. Q. (2016). Activity of Dapsone versus Community and Hospital Pathogens from the CANWARD Study. The Journal of clinical and aesthetic dermatology, 9(3), 42.
  32. imagenes cortesia de pixabay.

 

Amamos nuestra labor y no queremos invadirte con publicidad.

¿te gustaría hacer un donativo para continuar con la financiación de nuestro proyecto?

Gracias de antemano.





Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.