Vaginitis: flujo vaginal

 

vaginitis

imagen revista blanca

La vaginitis es una patología que presenta varias características y que tienen que ver con el flujo vaginal. Saber diferenciar estos flujos es fundamental para realizar un buen diagnóstico y tratamiento. El médico de acuerdo a su experiencia clínica y basado en un buen interrogatorio podría en determinados casos identificar el agente patógeno causante, sin embargo, la ayuda del examen de laboratorio es fundamental para realizar la respectiva diferenciación.

Ahora, Pero en vista de que muchas mujeres llegan a las farmacias solicitando “tratamiento” , hemos querido documentar al farmacéutico sobre las principales clases de flujos que afectan la parte intima de la mujer, con el fin de que tengan claridad sobre este tema y puedan así realizar una buena orientación a la mujer.

Hemos querido también a modo de información, mencionar los diversos tratamientos apropiados para cada una de las vaginosis.

Características de un flujo normal

El flujo vaginal normal  es una suspensión de suero fisiológico al 0.9%, ligeramente ácido, con un pH entre 3.5-4.6, con células epiteliales y lactobacillus que regulan la flora bacteriana impidiendo así las infecciones por microorganismos. Es inodoro y con ausencia de prurito e irritación. Las secreciones son abundantes, pero permanecen internas en la misma vagina para lubricación y no ensucia la ropa interior.

Que es la vaginitis

La vaginitis es definida como una inflamación de la mucosa vaginal que afecta a muchas mujeres de todo el mundo.  Casi siempre hay presencia de leucorrea o flujo vaginal blanco, grisáceo o amarillo-verdoso, de consistencia fluida o pastosa, espumosa o sanguinolenta, de olor desagradable con presencia de ardor, dolor y picazón, todo esto de acuerdo al agente patógeno causante. El flujo es el principal indicador para el respectivo diagnóstico, en última instancia, y ante la duda, el médico se inclinara por el examen bacteriológico; la citología (morales parra, 2015).

Flujo vaginal anormal

Existe buena documentación para señalar  que son cuatro los estados más frecuentes asociados a  patologías vaginales de origen infeccioso y que están relacionadas con el flujo vaginal, los cuales son considerados como un problema de salud pública a nivel mundial y que epidemiológicamente existen diversos factores que la predisponen. Los mencionaremos en orden de mayor prevalencia y en este artículo solo profundizaremos los primeros tres que son los más comunes en nuestra sociedad.

  • Vaginosis Bacteriana
  • Candidiasis (hongos)
  • Tricomoniasis; transmisión sexual.
  • Chlamydia, gonorrhoea y virus; transmisión sexual

Vaginitis bacteriana

Mejor llamada vaginosis bacteriana

Datos procedentes de buenas fuentes nos indican que, de mujeres que consultan por síntomas de infección del tracto genital inferior, la  infección más frecuente es la vaginosis bacteriana (Müller y Rodríguez, 2010) (García, 2015).

La enfermedad se produce como resultado de un desequilibrio ambiental en el ecosistema de la flora vaginal. En la flora vaginal predominan los lactobacillus, los cuales son reemplazados o superados en número por bacterias principalmente Gram negativas anaerobias facultativas, donde la Gardnerella vaginalis es encontrada en casi el 100% de los casos (rodríguez y reyes, 2014).

Características de la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es la más común entre todas las vaginitis vaginales. Es 50% asintomático. Presenta secreción vaginal abundante de color gris o blanco con olor a pescado y fétido que empeora después  Del coito. Este empeoramiento se explica  por  la producción de poliaminas, putresina y cadaverina, debido a la alta  flora anaerobia que ha desplazado a los lactobacillus (Méndez, calderón y otros,2015).

La vaginosis bacteriana no es considerada como enfermedad de transmisión sexual. La mayoría de autores concuerdan en que el inicio temprano en las relaciones sexuales, el uso de duchas vaginales, pareja nueva o relaciones con diferentes parejas, pueden alterar el pH vaginal adecuándolo como nido para diversas bacterias Gram negativas.

El tratamiento para esta patología, según está documentado en los libros es:

1) Metronidazol* 500 mg, vía oral dos veces al día por 7 días o Metronidazol 2g vía oral en un sola dosis

* Debe evitarse la ingesta de bebidas alcohólicas.

 Vaginitis por hongos

No es considerada  como enfermedad de transmisión sexual. Se caracteriza por presencia de flujo blanco, grumoso, ardor, quemazón, eritema y edema de vulva y vagina.

La actividad sexual, el uso de antibióticos o corticoides, embarazo y diabetes predisponen a esta patología vaginal. Es 20% asintomática.

El agente patógeno principal es la cándida albicans spp.

el tratamiento puede ser: Clotrimazol crema vaginal, una aplicación al día, por 3 o 6 días o Fluconazol 200 mg dosis única.

Vaginitis por tricomonas

Es considerada enfermedad de transmisión sexual. Por múltiples parejas.

Hay presencia de flujo color blanco o amarillo verdoso, fétido, espumoso, eritema de vulva, prurito y disuria. Es asintomático del 10-50%. El agente patógeno es un protozoario, Trichomonas vaginalis.

El tratamiento es:

El tratamiento según la O.M.S es “Metronidazol, 500 mg dos veces al día durante 7 días, o 2 g una vez al día durante 3 a 5 días, ha de curar a la mayoría de las mujeres (se sugiere tratar a las parejas con la misma dosis)”.

Escrito por :Hector Isaza Montoya

regente de farmacia

de Medellin para  el mundo

Fuentes

  • Ángel-Müller, E., Rodríguez, A., Núñez-Forero, L. M., Moyano, L. F., González, P., Osorio, E.,… & Gaitán-Duarte, H. (2012). Prevalencia y factores asociados a la infección por C. trachomatis, N. gonorrheae, T. vaginalis, C. albicans, sífilis, VIH y vaginosis bacteriana en mujeres con síntomas de infección vaginal en tres sitios de atención de Bogotá, Colombia, 2010. Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología, 63(1), 14-24.
  • García, P. J. (2015). Vaginosis bacteriana. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia, 53(3), 167-171.
  • Méndez, M., Calderón, J., Soria, A., Yui, M., & Apaza, N. (2015). Vaginosis bacteriana: diagnóstico y prevalencia en un Centro de Salud. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia, 47(1), 58-61.
  • Morales Parra, G. I. (2015). Aspectos clínicos y diagnóstico de laboratorio de la vaginosis bacteriana. Revista Habanera de Ciencias Médicas, 14(5), 611-623.
  • Rodríguez, M. L., Reyes, O. G., Miranda, L. S., & Limia, O. F. (2014). Prevalencia de trichomonas vaginalis, candida albicans y gardnerella vaginalis en mujeres sin síntomas de vaginitis. Revista de Ciencias Médicas de La Habana, 20(2), 164-174.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.