Ácido nalidíxico: un antibiótico que ya no se receta

El Wintomylon (ácido nalidixico), es un fármaco antibacteriano. Inicialmente, su uso se extendió durante décadas para el tratamiento de infecciones del tracto urinario en niños a partir de los tres meses. Años después, el concepto se amplió indicándolo en infecciones intestinales por Gram-negativos sensibles al ácido nalidixico, a pesar de que fuera de etiqueta ya muchos médicos lo venían prescribiendo para esta patología intestinal.

La molécula fue sintetizada por azar en el año 1962 por Leshea y colaboradores, quienes trabajando para la  compañía Sterling- Wintrhop (Maddelainne); hoy Sanofi-Aventis (inostroza, 2009), obtuvieron el ácido nalidíxico a partir de la cloroquina (descubierta en 1934) (Lesher., at al, 1962).

El ácido nalidixico pertenece al grupo de las quinolonas y su fórmula estructural es:

Ácido 1-etil-7-metil-1.8-natiridina-4-ona-3-carboxílico

Qué son las quinolonas

Las quinolonas son antibióticos derivados de la cloroquina que se emplean contra el parásito que causa la malaria (Plasmodium falciparum), y que, al parecer,  es inhibidor eficaz para controlar el nuevo coronavirus .

A partir de la cloroquina se desarrolló el ácido nalidixico (quinolona de primera generación), el cual ha sido modificado con el objetivo de obtener un espectro de actividad más amplio, dando origen a las primeras fluoroquinolonas. Éstas poseen un átomo de flúor(ver imagen) unido al anillo de quinolona en la posición C-6, mejorando la actividad contra bacterias gramnegativas y grampositivas (Jackson, at al, 1998).

Observemos que el ácido nalidíxico no presenta en su estructura el átomo de flúor.

En año 1978  se sintetizó la primera fluoroquinolona: la norfloxacina, y en el año 1981, el laboratorio Bayer sintetizó la ciprofloxacina (cipro), que pertenecen a las quinolonas de segunda generación, posteriormente, las de tercera generación: lomefloxacina y levofloxacina, y por último, las     modernas quinolonas de 4 generación (moxifloxacina, gatifloxacina…) (Álvarez., at al, 2015).

Mecanismo de acción

 

El sitio específico de las quinolonas es interferir en la síntesis del ADN. Penetran la pared celular e inhiben directamente la replicación bacteriana al intervenir dos enzimas: ADN girasa y topoisomerasa, las cuales son necesarias para realizar el superenrollamiento del ADN (Álvarez., at al, 2015).

¿Por qué se retira el Wintomylon?

Debido a la resistencia bacteriana del ácido nalidixico, reportada cada vez más, y a las nuevas y más efectivas quinolonas, creemos que por esta razón empezó a disminuir su prescripción (Mosquito., at al, 2011; García, 2012; González., at al, 2018; Alzamora., at al, 2019).

Las pastillas no la estaban recetando los médicos, la suspensión sí, pero más bien poco.

El 24 abril 2015 se le concedió, en Colombia, la renovación de su Registro Sanitario a las tabletas de Wintomylon, vigente por 5 años, pero el laboratorio Sanofi en el 2019, reporta la novedad de que no comercializará más por voluntad propia ambas presentaciones del ácido nalidixico (Wintomylon) en este país.

Una molécula que fue pionera en el grupo de las quinolonas y que fue fundamental para el desarrollo de muchos fármacos a base de fluoroquinolonas, ya no se comercializa más.

 

Escrito por: Héctor Isaza montoya

Regente de farmacia

 

Bibliografía

  1. Álvarez-Hernández, D. A., Garza-Mayén, G. S., & Vázquez-López, R. (2015). Quinolonas: Perspectivas actuales y mecanismos de resistencia. Revista chilena de infectología32(5), 499-504.
  2. Alzamora, M. C., Echevarría, A. C., Ferraro, V. M., Riveros, M. D., Zambruni, M., & Ochoa, T. J. (2019). Resistencia antimicrobiana de cepas comensales de Escherichia coli en niños de dos comunidades rurales peruanas. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Publica, 36, 459-463.
  3. Cares Inostroza, C. (2009). Estudio de caso: la identidad corporativa tras la fusión de Sanofi-Aventis en Chile.
  4. García Apac, C. (2012). Resistencia antibiótica en el Perú y América Latina. Acta médica peruana29(2), 99-103.
  5. González-Torralba, A., García-Esteban, C., & Alós, J. I. (2018). Enteropatógenos y antibióticos. Enfermedades infecciosas y microbiologia clinica36(1), 47-54.
  6. Jackson, L. C., Reyes, L. A. M., & Cordiés, M. L. H. (1998). Quinolonas y terapia antimicrobiana. Acta Medica8(1), 58-65.
  7. Lesher, G. Y., Froelich, E. J., Gruett, M. D., Bailey, J. H., & Brundage, R. P. (1962). 1, 8-Naphthyridine derivatives. A new class of chemotherapeutic agents. Journal of Medicinal Chemistry5(5), 1063-1065.
  8. Leyva, E., Monreal, E., Hernández, A., & Leyva, S. (1999). Las fluoroquinolonas. Síntesis y actividad antimicrobiana. Journal of the Mexican Chemical Society43(2), 63-68.
  9. Maddelainne, H. S. QUINOLONAS. CARBAPENEMS.
  10. Mosquito, S., Ruiz, J., Bauer, J. L., & Ochoa, T. J. (2011). Mecanismos moleculares de resistencia antibiótica en Escherichia coli asociadas a diarrea. Revista peruana de medicina experimental y salud publica28, 648-656.
  11. Foto de Mujer creado por pressfoto – freepik.es

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *