ADDYI: la píldora que “aumenta el placer sexual femenino”

pixabay

ADDYI (flibanserina) es la píldora rosada que, en agosto de 2015, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó como el primer tratamiento de un trastorno que afecta  el 10% de las mujeres premenopáusicas (comunicado de prensa FDA) y, a pesar de que fue tan controvertida, debatida y esperada su aceptación, al final, la respuesta en el mercado estadounidense fue lenta con solo 227 formulaciones en las primeras tres semanas (Gellad ,at al,2015; Kingsberg y Woodard, 2015).

La píldora, que, aunque muchos creían que su lanzamiento iba a estar a la altura como sucedió estruendosamente con la píldora azul (viagra), no tuvo, en principio, el suficiente reconocimiento en el mercado, y lo más lamentable es que, han pasado dos años largos y Addyi es desconocida en muchas partes del mundo tanto por los médicos, farmaceutas, enfermeros y la misma población en general (Fernández y Gázquez, 2016).

Disfunción sexual femenina (Trastorno sexual hipoactivo)

La disfunción sexual femenina es un trastorno caracterizado por la deficiencia o ausencia, persistencia o recurrencia, de fantasías y pensamientos eróticos y de deseo para la actividad sexual.  Es conocida en el  DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) como trastorno sexual hipoactivo en mujeres premenopáusicas, que puede verse influenciado por los cambios hormonales( disminución de la testosterona), la raza, las patologías médicas, las interacciones farmacológicas y la angustia psicológica (De Dios Blanco, at, al, 2016).

Los estudios epidemiológicos indican que el bajo deseo sexual en las mujeres, es un trastorno que aunque es algo conocido, son pocas las consultas médicas, es más, desde la farmacia comunitaria también podemos corroborar, que son muy pocas las mujeres o parejas que consultan por este “trastorno”, por el contrario, creemos que la mujer moderna está más preparada que nunca al encuentro marital con su pareja, eso sí, hay algo muy claro como lo repetiremos más adelante : la mayoría de las veces la mujer es frígida cuando le conviene. La frase de cajón “me duele la cabeza” lo dice todo, o más bien lo dice Freud(Eisenberg,2006).

COMO ACTÚA addyi (FLIBANSERINA)
                                                                                                            ADDYI

1- [2- (4- (3-trifluorometil-fenil) piperazin-1-il) etil] 2,3-dihidro-1H-bencimidazol-2-ona

En un principio la píldora rosada se investigó para tratar la depresión, pero, al darse cuenta que algunas mujeres reportaban alegría en el deseo sexual, desviaron la investigación con miras al aumento del apetito sexual femenino (Rada, 2015).

El principio activo de Addyi es flibanserina, a diferencia del viagra que es sildenafilo y que actúa como vasodilatador, la flibanserina es una molécula que aumenta los niveles de dopamina y norepinefrina y disminuye la serotonina en las áreas cerebrales. Entonces, dado que, según algunos estudios, se cree que la dopamina y la norepinefrina promueven y se cree también que la serotonina inhibe el deseo sexual y la excitación, se sugirió, a la flibanserina como aliado de la mujer “fría” o con bajo apetito sexual , sin embargo , la DSM aclara : “ Generalmente, estas personas(mujeres) no inician casi nunca la relación sexual y sólo la llevan a cabo a regañadientes, cuando es la pareja quien lo decide “ ((Thorp Jr,at, al, 2014;Jaspers,at, al, 2016; Jin, 2015).

Entonces, ADDYI si podría servir para aumentar el deseo sexual en la mujer con causas de tipo psiquiátrico, como la depresión, ansiedad o la angustia emocional, sin embargo, creemos, como muchos autores piensan, que, para condiciones médicas, el uso de ciertos medicamentos, insatisfacción y desgano con la relación de pareja e historia de maltrato físico y abuso sexual no sería de mucha utilidad (English, at, al, 2017).

¿Por qué ha sido difícil llegar a más países?

Muchos autores creen que la industria farmacéutica o el laboratorio investigador de ADDYI, quiso detectar en las mujeres una necesidad personal de tipo pasible, para ser tratada farmacológicamente: disfunción sexual femenina, y que muchas podrían beneficiarse con el uso de Flibanserina, pero no es así, ya que como lo manifiesta el DMS “ El deseo sexual disminuido puede ser global y abarcar todas las formas de expresión sexual o situacional y limitado a un/a compañero/a o a una actividad sexual concreta (p. ej., el coito, pero no la masturbación)”. Enlace pág. 508.

Consideramos que la estrategia puramente es comercial, pues trataron de generar nuevos nichos de mercado en una patología que es multifactorial y que todavía no es muy clara y que, al día de hoy, por supuesto, los resultados esperados por el laboratorio dueño de la patente, no han son los más afortunados (Poletti, at, al, 2015).

Además, Addyi es una píldora con muchos requisitos: debe ser recetada por ginecólogo o psiquiatra, consumida todos los días al menos durante 2 meses para esperar alguna respuesta, no se debe consumir licor y se debe ingerir en la cama porque suele presentar insomnio, mareo, fatiga y baja de presión arterial; mientras que viagra se toma y a los 30 minutos el hombre está disponible para la acción (De Wikipedia, la enciclopedia libre).

Más que una píldora la mujer necesita es un buen compañero

Desde el punto de vista dinámico, toda mujer es facultativamente frígida si se lo propone, así mismo, pero en otras palabras lo decía la psicóloga, psicoanalista y docente Marie langer: “porque no llegará al orgasmo en condiciones desfavorables o un compañero inadecuado” (colmenares, 2015).

 En una encuesta casera tipo mesa redonda, nos reunimos entre hombres y más de 30 mujeres a platicar sobre el presente tema, los resultados fueron muy similares a los obtenidos en una encuesta realizada hace muchos años, donde se concluyó que (Erazo, 1976):

1) La frigidez fue más común en las casadas (27.3%).

2) El 48.8% de las frígidas llevan más de 10 años de matrimonio.

3) El 84.2% tienen ingresos mensuales inferiores a $ 1.000.000.

4) La infidelidad del cónyuge dobla como causal los porcentajes de frigidez.

5) El 29.2% de las frígidas casadas se masturban.

6) Las principales causas mencionadas fueron: condiciones ambientales desfavorables y repulsión al marido.

Que necesita la mujer para excitarse

La mujer, más que necesitar una píldora, necesita quererse a sí misma, arreglarse para ella, contemplarse, sentirse bella, después de este primer requisito que es el más importante…salir de la monotonía del hogar y encender de nuevo junto a su eterna pareja el fuego de la pasión: una bañera con espuma y esencias, champagne, velas de colores, ambiente erótico, pétalos y rosas, música, romanticismo, besos, trampolín, cuerdas y barra, jugueticos…donde el hombre debe comportarse como un verdadero amante. Que apasione, ame y la haga vibrar hasta masajearla con su propio orgasmo…

Conclusiones

  • Que ADDYi es el primer y único medicamento aprobado para la disfunción sexual femenina
  • A dos años de su lanzamiento, no es conocido por muchos médicos, farmaceutas y la comunidad en general.
  • Aparentemente, addyi no es la mejor solución para todas las mujeres con bajo deseo sexual, pues, esta es muchas veces frígida por falta de amor así misma, razones culturales y por falta de motivación de la pareja.
  • El trastorno sexual hipoactivo es multifactorial y una píldora no sería suficiente para aumentar el deseo en todos los casos; aunque debemos de reconocer que algunas mujeres se han beneficiado con ADDYI.

 Bibliografía

 

  1. Association, A. P. Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-5. (Asociación Americana de Psiquiatría, 2014).
  2. Colmenares, A. (2015). Desórdenes psicosexuales del ciclo genital femenino. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia, 18(1-2-3), 169-176.
  3. Comunicado de Prensa de la FDA, La FDA aprueba el primer tratamiento para el trastorno del deseo sexual, Addyi aprobado para tratar a mujeres premenopáusicas. Recuperado de: https://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/ComunicadosdePrensa/ucm458939.htm
  4. De Dios Blanco, E., Navarro, A. D., & Zuasnábar, L. R. (2016). Trastorno de deseo sexual hipoactivo femenino y masculino. Revista Sexología y Sociedad, 22(2).
  5. Eisenberg, E. (2006). Algunas manifestaciones del dolor psíquico. Publicación de las Memorias y expuesto en las XIII Jornadas de Investigación y Segundo Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR.
  6. English, C., Muhleisen, A., & Rey, J. A. (2017). Flibanserin (Addyi): The First FDA-Approved Treatment for Female Sexual Interest/Arousal Disorder in Premenopausal Women. Pharmacy and Therapeutics, 42(4), 237.
  7. Erazo, J. V., & Alvarez, B. L. (1976). Frigidez.-Encuesta de opinión en usuarios de consulta ginecológica. Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología, 27(6), 325-340.
  8. Fernández, F. J. L., & Gázquez, A. E. (2016). Organización y estructura sanitaria. ACCI (Asoc. Cultural y Científica Iberoameric.).
  9. wikipedia,recuperado: https://en.wikipedia.org/wiki/Flibanserin#cite_note-StahlSommer2011-18
  10. Gellad WF, Flynn KE, Alexander GC. Evaluación de flibanserin: ciencia y defensa en la FDA. 2015; 314 (9): 869-870.PubMed Google ScholarCrossref
  11. Jaspers, L., Feys, F., Bramer, WM, Franco, OH, Leusink, P. y Laan, ET (2016). Eficacia y seguridad de flibanserin para el tratamiento del trastorno de deseo sexual hipoactivo en mujeres: una revisión sistemática y metaanálisis. Medicina interna de JAMA , 176 (4), 453-462.
  12. Jin, J. (2015). Flibanserin for Treating Low Sexual Desire in Women. Jama, 314(12), 1312-1312.
  13. Kingsberg, S. A., & Woodard, T. (2015). Disfunción Sexual Femenina. Obstet Gynecol, 125, 477-86.
  14. Poletti, D. Á., Benozzi, P., Feder, J., Serra, F., Vallecillo, M. B., & Terrasa, S. (2015). La disfunción sexual femenina:¿ verdadero problema de salud o estrategia de marketing para posicionar un fármaco?. acceso, 29, 11.
  15. Rada,2015.recuperad  http://caracol.com.co/radio/2015/10/23/salud/1445619823_276700.html
  16. Thorp J Jr, Palacios S, Symons J, Simon J, Barbour K. Mejorando las perspectivas para tratar el trastorno de deseo sexual hipoactivo (HSDD): estado de desarrollo de flibanserin. BJOG . 2014; 121 (11): 1328-1331.PubMed Google ScholarCrossref
  17. Imagen: cortesía pixabay

Escrito por:

Héctor Isaza Montoya, regente de farmacia

Gloria lopez pemberthy, Cosmetóloga, docente

De Medellín para el mundo

 

Amamos nuestra labor y no queremos invadirte con publicidad.

¿te gustaría hacer un donativo para continuar con la financiación de nuestro proyecto?

Gracias de antemano.




Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.