Antihistamínicos: Cetirizina versus Hidroxicina

freepik

Los Antihistamínicos son un grupo de principios activos que se emplean para tratar diferentes entidades alérgicas. Se trata de fármacos que se caracterizan por inhibir una sustancia llamada histamina.

La histamina, participa en diversos procesos fisiológicos relacionados con la secreción ácida del estómago, sensación de hambre y los ritmos sueño-vigilia, entre otros.

Es la principal amina vaso-activa del sistema humano y está presente en gran variedad de tejidos: ej., como componente de los gránulos de los mastocitos y basófilos, neuronas, plaquetas y mucosa gastrointestinal.

Cuando por diferentes causas(fármacos, rascado, frio…) esta amina es estimulada, es responsable de varios efectos, entre los que se destacan: alérgicos, inflamatorios, aumento de la permeabilidad capilar, hipotensión y formación de edema (González, 2005).

Es decir, los Antihistamínicos son considerados como fármacos que se utilizan para reducir, bloquear o eliminar los estímulos nocivos que produce la histamina (Ruiz, 2015), que es liberada por el cuerpo durante las reacciones de hipersensibilidad y captada por los receptores histamínicos H1, H2, H3, H4 (Cuesta & Monserrat, 2018).

Hablaremos de los Antihistamínicos H1, sin embargo, podremos mencionar que los antihistamínicos H2 son aquellos fármacos que bloquean o reducen la secreción ácida  del estómago (cimetidina, ranitidina, famotidina y nizatidina), y que hoy en día están siendo desplazados por los inhibidores de la bomba de protones (Omeprazol, Pantoprazol…).

Que los fármacos anti-H3 se pueden utilizar en trastornos del sueño, la obesidad, problemas de la esfera cognitiva y psiquiátrica. Los antagonistas de H4 podrían utilizarse en cuadros inflamatorios crónicos como el asma  y las alteraciones inmunes. Estos dos últimos en fase de estudio (Javier, j. G; Cebrián Fernández).

Antihistamínicos H1

Lo H1 son de 2 tipos: de primera y segunda generación.

Son los antihistamínicos más usados en todo el mundo. Todos mejoran los síntomas causados por la liberación de histamina principalmente la rinoconjuntivitis alérgica y la urticaria, dermatitis, picaduras de insectos, alergias medicamentosas.

Pixabay

No existe  evidencia científica que demuestre diferencias clínicas importantes entre las dos generaciones de Antihistamínicos H1. La única diferencia es que los  H1 de primera generación son de elección cuando se requiere un inicio de acción más inmediato o cuando la sedación puede ser un efecto beneficioso, por esta razón los antihistamínicos de segunda generación presentan menos efectos adversos.

H1 de primera generación 

Los principales Antihistamínicos de este grupo son: difenhidramina (benadryl), Clorfeniramina (clorotrimeton), Ciproheptadina (periactin y trimetabol) e Hidroxicina (hiderax). La patente de los dos  primeros expiró en Colombia, solo están registrados los nombre genérico, ademas, estos fueron los primeros Antihistamínicos en sintetizarse.

H1 de segunda generación 

Los fármacos pertenecientes a esta categoría, prácticamente, son sintetizados a partir de los de primera generación. Y para diseñar un nuevo H1 desprovisto de efectos sedantes, los investigadores químicos deben basarse en dos estrategias: disminuir la afinidad sobre los receptores centrales y /o limitar su acceso al sistema nervioso central.

Esta limitación puede llevarse a cabo mediante la formación de “zwitteriones” o compuestos que son eléctricamente neutros pero que tiene cargas formales positivas y negativas sobre átomos diferentes y que reduzcan la capacidad del compuesto para atravesar la barrera hematoencefálica (BHE) (delgado., at al, 2004).

Estos fármacos son, por tanto,  más selectivos por los receptores H1 periféricos y no atraviesan la barrera hematoencefálica porque se han añadido o suprimido radicales en la estructura molecular que hacen a estos compuestos menos lipofílicos. Esto se traduce en que tienen un perfil de efectos adversos diferente y en que producen menos sedación y menos efectos anticolinérgicos (Gonzales, 2005).

Entre los fármacos antihistamínicos de segunda generación más conocidos tenemos: loratadina, cetirizina, azatadina, Ciproheptadina,  astemizol y terfenadina. Estos dos últimos,  por su mayor riesgo de arritmias ventriculares fueron retirados del mercado en el año 2003.

Cetirizina versus Hidroxicina

La Hidroxicina fue fabricada por primera vez por Union Chimique Belge en 1956 y Pfizer lo aprobó para la venta en los Estados Unidos con el nombre de atarax (Shorter ,2009). Es derivado de la piperazina, la cual se alquila con el 2- (2-cloroetoxi) etanol) (H. Morren).

Además de la indicación en prurito y urticaria, la Hidroxicina es usada como ansiolítico no benzodiacepínico, y por su efecto sedente, en pre-medicación anestésica. Sin embargo, tiene también sus serias alertas y restricciones por ser arritmogénico y no se recomienda en pacientes de edad avanzada.

 

La cetirizina, un análogo de la Hidroxicina,  fue sintetizada en el año 1980 bajo la marca zyrtec®. Es derivado de piperazina, la cual se alquila con  acetato de metilo (2-cloroetoxi) produciendo el ácido carboxílico; y como tal, menos liposoluble, reduciendo así  la capacidad para atravesar la BHE (Baltes E.).

 

A pesar de que la cetirizina es un metabolito activo de la hidroxicina, no prolonga el intervalo QTc a dosis de hasta 6 veces las dosis terapéuticas indicadas y no posee alertas sanitarias.

 

 

En general, podríamos decir, que la estructura química central de los H1 es necesario para su afinidad y selectividad de los receptores, pero que los radicales o cadenas laterales influyen en otras propiedades de la sustancia. Así Por ejemplo, los antihistamínicos de primera generación contienen anillos aromáticos y sustituyentes alquilo que los hacen lipofílicos, siendo esta la característica más importante para explicar la sedación, por lo que atraviesan la BHE.(presa).

Ahora, si se sustituyen o se adicionan radicales en la estructura molecular, el compuesto difícilmente cruzaría esta barrera hematoencefálica. Así, la loratadina tiene un radical éster carboxietil para limitar su distribución en el SNC , al igual que la cetirizina con su radical carboxilato.

 

Escrito por: Héctor Isaza montoya

Regente de farmacia

De Medellín para el mundo

 

Bibliografia

  • Baltes E, Patente de los Estados Unidos 4525358,
  • Cebrián Fernández, A. Papel de la histamina en la alimentación: revisión bibliográfica de las distintas patologías que puede ocasionar su exceso en el organismo.
  • Cuesta, F., & Monserrat, P. (2018). Uso de antihistamínicos en odontología. Revisión bibliográfica(Bachelor’s thesis, Quito: Universidad de las Américas, 2018).
  • Delgado, C., A. Minguillón L. C, Joglar T, Jesús. (2004). Introducción a la química terapéutica. Madrid: Díaz de Santos.
  • González, J. B. (2005). Antihistamínicos H1: revisión. Farmacia profesional19(3), 54-60.
  • JAVIER, J. G. Histamina y Antihistamínicos.
  • Morren,patente de los Estados Unidos 2.899.436
  • Presa, I. J. Antihistamínicos H1: revisión.
  • Ruiz León, C. Y. (2015). Guía de alimentos bajos en histamina para personas alérgicas(Doctoral dissertation, Facultad en Ciencias de la Nutrición y Alimentos-Licenciatura en Nutriología-UNICACH).
  • Shorter E (2009). Before Prozac: the troubled history of mood disorders in psychiatry. Oxford [Oxfordshire]: Oxford University Press. ISBN9780195368741.
  • <a href=”https://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/fondo”>Foto de Fondo creado por luis_molinero – freepik.es</a>
  • Pixabay

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.