Automedicación responsable y autoprescripción

automedicacion

Aunque   los medicamentos han contribuido a mejorar la morbimortalidad, “existe en todo fármaco por insignificantes que parezcan sus acciones terapéuticas, la capacidad de producir efectos nocivos.”   (Goodman and gilman).

Etimológicamente, la palabra automedicación, está compuesta por el prefijo «auto» o propio, y el lexema «medicación».

Entonces, la automedicación, se define como el consumo de sustancias, medicamentos, hierbas y remedios caseros, por iniciativa del propio paciente o por consejo de otra persona, sin consentimiento médico.

Para entender mejor el concepto de “automedicación”, debemos decir que, solo se deben utilizar aquellos medicamentos marcados como de venta libre u Otc (sigla inglesa que significa over the counter; sobre el mostrador), ya que por sus principios activos, dosificación y forma de administración, no representan gran “peligro” al  ser utilizados como lo indica su literatura_ acción que es completamente  legal a nivel sanitario y jurídico_, pero refutable por algunos médicos.

Punto aparte son algunas sustancias utilizadas que carecen de fundamento científico, por los escasos estudios realizados. Por eso es que yo ingresaría a esta lista de automedicación, algunas de las técnicas llamadas autoterapias, que poco o nada  tienen de medicina  alternativas_ insisto que es por la falta de seriedad y estudios controlados_, donde las personas se autoinyectan o se aplican algunas sustancias producidas por el mismo organismo, entre ellas están: la autohemoterapia, la orinoterapia, espermoterapia y cacoterapia, entre otras; además, deben considerarse también como formas de automedicación, la apiterapia y la terapia de alacrán , etc. las cuales no poseen estudios suficientes que demuestren sus bondades curativas y podrían poner en peligro la vida humana. Estas prácticas “alternativas”, al parecer, se salen del rango de automedicación y pasan más bien a pertenecer al grupo de la autoprescripcion.

La autoprescripción  

Es aquella conducta insana y reprochable por la ciencia médica, que está relacionada con la intención de conseguir, por diferentes medios, medicamentos que tienen leyenda de “venta bajo fórmula médica,” sin contar con la correspondiente receta extendida por el médico. Esta conducta se contrapone a la automedicación responsable.

Para hablar de automedicación, debemos hablar primero del autocuidado, que incluye un estilo de vida saludable para la prevención de los problemas relacionados con salud;  dieta adecuada; es decir, una buena alimentación, para cubrir el consumo mínimo de nutrientes y vitaminas, ejercicio físico diario,  respiración abdominal, consumo moderado de alcohol y sal, evitar  uso el tabaco y mínimo 8 horas diarios de sueño. Cuando estas medidas preventivas no son suficientes, el paciente generalmente decide usar los medicamentos de venta libre o visitar al médico para una correcta evaluación y prescripción.

Casi siempre esta conducta propia de la automedicación, nace de la iniciativa del paciente, producto de una cultura que ha sido golpeada por la salud, o por problemática social. Algunos países del mundo prefieren combatir el narcotráfico o la guerrilla que prestarle atención a la salud, que es la indicadora de la paz. la paz se consigue con un buen sistema de salud y no combatiendo la guerra.

No todos los países presentan índices tan altos de autoprescripcion, como los observados por este autor, del 75% en un país como Colombia. Recordemos que el consumo de sustancias psicoactivas muy de moda hoy en día; como el alcohol, la marihuana, la cocaína, Popper, éxtasis, y anfetaminas también se consideran automedicación (khantzian 1985 y 1997).

automedicación responsable

Todos nos hemos automedicado alguna vez, por eso la 0.M.S y FIP optan  por una automedicación responsable. Nuestro objetivo no es acabar con la automedicación. Por el contrario “la automedicación responsable es un derecho” de todas las personas.

Se trata de que si el síntoma, o el malestar persisten, a pesar del medicamento o sustancia suministrada, se deba visitar al médico para una correcta evaluación y evitar que se enmascare una grave enfermedad con la continua automedicación.

es por eso que el medico ante la sociedad es  una figura importante, porque está a la vanguardia de la salud, ya que el médico es ante una enfermedad el consolador de las familias. Como dice (janer, 1831) “y aunque en muchas dolencias no se vislumbre esperanza alguna de restablecimiento, la medicina y la cirugía poseen varios auxilios eficaces para retardar el término de la vida, aliviar los padecimientos y hacer menos penosos los últimos instantes”

automedicac-compressor

Como dijimos, esta práctica tan controvertida de la automedicación, se está extralimitando, como dice Arrieta, 2008 “para nadie es un secreto que el ciudadano colombiano puede adquirir la totalidad de los medicamentos comercializados en el país, sin necesidad de presentar la receta médica que soporte su utilización, pues en la mayoría de establecimientos farmacéuticos dedicados a la venta de estos productos no se exige la presentación de dicho documento”.

¿Porque el droguista está ganando adeptos en Colombia?

La práctica tan común de automedicarse tiene muchos adeptos (casas, m. 2007).

Según resultados realizados por la industria latinoamericana de automedicación responsable, en Colombia es muy alto, 76 %, en comparación con otros países; en argentina es solo del 30 %.

Ahorro, tiempo,  comodidad y buen trato son las ventajas que los consumidores dicen obtener de la automedicación (mestanzay pamo, 2013).

Las desventajas de tomar medicamentos, según los consumidores es no acertar la patología y agravarla o no tomar el medicamento correcto.

Una encueta realizada hace varios años por yanira romero, de schering plough, sobre automedicación y auto prescripción, revelo que el 23 por ciento confían en el consejo que les da el droguista y considera a los droguistas como una fuente confiable de información.

Los comentarios por el mal servicio que dicen ciertos usuarios de las eps y las extenuantes filas para reclamar sus medicamentos, podrían ser considerados como factores que aumentan la automedicación y autoprescripcion.

Comentarios como:

“mucha fila para reclamar medicamentos, la espera para la aplicación, la demora para la cita, debe ser prioritaria, el médico malo, solo le acepto un “a que vino”, vale más el copago que la fórmula, y ¿lo que me mando si me sirve? en fin…ni una jeringa dan”. Un sin número de situaciones que a la larga el paciente prefiere visitar la farmacia particular que visitar al médico de la eps.

“La OMS, calcula que más de la mitad de los medicamentos se prescriben, dispensan o venden de forma inapropiada, y que la mitad de los pacientes no los toman correctamente. Este uso incorrecto puede adoptar la forma de un uso excesivo, insuficiente o indebido de medicamentos de venta con o sin receta”.

Es una alerta mundial el uso indiscriminado de medicamentos.

La automedicación viene en aumento en los últimos años (De Pablo, M. (2011). (Curiel y tiznado, 2014).

Un estudio dirigido desde Asturias, en España (en el hospital universitario central) reveló que uno de cada cuatro pacientes que acude a urgencias hospitalarias tiene detrás algún uso inadecuado de medicamentos.

A pesar de que en argentina es solo del 30% la automedicación, en el prestigioso periódico la capital, citan “el consumo de medicamentos, especialmente de venta libre, provoca alrededor de 22 mil muertes por año a un promedio de una víctima cada 23 minutos”.

En otro estudio realizado en la universidad de Antioquia arrojó como resultado sobre la automedicación: el 97% de las personas se automedican, a pesar de que el 88% de la comunidad universitaria informan que conocen el posible riesgo de este hábito (tobon.2002,).

La industria farmacéutica es la gran beneficiada de la automedicación (Ramírez y larrubia, 2006)

En mi experiencia como regente de farmacia, los medicamentos más consumidos por automedicación y autoprescripcion son los analgésicos y antiinflamatorios, seguido de los antigripales, productos para la piel (hongos y eczemas), antibióticos, vitaminas, antitusivos, antiácidos, laxantes y purgantes, hipnóticos  y anticinéticos, lista que se comparte por aquellas realizadas en grandes encuestas o estudios. (Páscale, 2000) (Ras y moya, 2005)(López y moscoso.2009).

Conclusión

  • El médico es el principal responsable de la alta automedicación, “si los médicos y los cirujanos están bien penetrados de alta dignidad e incomparable nobleza de la profesión que ejercen, no hay duda que la ejercerán con sumo honor y decoro. Y, cuál es la profesión civil que la aventaje y aun la iguale en dignidad y nobleza”
  • Los  farmacéuticos están en una posición única debido a su formación, capacitación y acceso inmediato al público¨ (Remington).
  • El farmaceuta debe ser muy cuidadoso en recomendar aquellos medicamentos, que aunque son de venta libre y parezcan sus acciones terapéuticas insignificantes, pueden tener la capacidad de producir efectos nocivos.
  • Respetar siempre el código de ética profesional y no inducir al público al consumo y/o compra de medicamentos en cantidades mayores a las necesarias.
  • No debe olvidarse recomendar al paciente de concurrir a la consulta médica, en el caso de que los síntomas no remitan con el tratamiento indicado.
  • Evitar alentar a las personas a comprar un medicamento en cantidades excesiva, que no los necesitan, ya que se han reportado miles de casos de enmascaramiento de enfermedades; daños renales, problemas cardíacos y hepáticos, por toma de exceso de medicamentos (Calderón-Ospina, 2011)(ruso,2012).

Octubre/16/2016

Escrito por Héctor Isaza

Regente de farmacia

 

Bibliografía

  • arrieta buelvas, samuel, proyecto de ley 274 de 2008 senado.col.por medio de la cual se reglamenta la venta de medicamentos y se prohíbe la venta de antibióticos sin fórmula médica
  • baos vicente, v. (2000). estrategias para reducir los riesgos de la automedicación. información terapéutica del sistema nacional de salud, 24(6), 147-152.
  • (1987). médicamentos para todos en el año 2000?:. mexico: siglo xxi
  • buriticamarín, janneth a. daza orejarena, fredis m. flórez carreño, nidia p. ramírez, yudi cl. ruiz, amanda m.. (2012). la automedicación “uso y abuso de la población”. 02 agosto,2014, de universidad nacional abierta y a distancia sitio web: http://hdl.handle.net/10596/1717
  • Calderón-Ospina, C. A., Guzmán-Ramírez, G. M., Sarmiento-Monroy, J. C., Gómez-Angulo, D. L., Joya-Higuera, A. Y., Ríos-Barajas, L. F., … & Soler-Barrera, J. N. (2012). Nefrotoxicidad inducida por medicamentos. Revista Médicas UIS, 24(1).
  • casas, m. (2007). hipótesis de la automedicación en drogodependencias. psiquiatría. com, 11(4).
  • curiel, Héctor& tiznado nubia.. (19 junio 2014). automedicacion. 02 agosto 2014, de revista sociales tv sitio web: meridiano.nnc.mx/edicion/nayarit/2014/06/19/sociales/…/5.pdf
  • De Pablo, M. M. (2011). La automedicación en la cultura universitaria. Revista de Investigación, 35(73), 10-22.
  • félix janer. (1831). elementos de moral médica o tratado de las obligaciones del médico y del cirujano. barcelona: verdaguer,joaquin.
  • khantzian, e. j. (1985). the self-medication hypothesis of addictive disorders: focus on heroin and cocaine dependence. american journal of psychiatry, 142(11), 1259-1264.
  • ley 14 de 1962, (abril 28) por la cual se dictan normas relativas al ejercicio de la medicina y cirugía
  • lópez, j. j., dennis, r., & moscoso, s. m. (2009). estudio sobre la automedicación en una localidad de bogotá. rev salud publica (bogotá), 11(3), 432-42.
  • .mestanza, f., & oscar, p. a. m. o. (2013). estudio muestral del consumo de medicamentos y automedicación en lima metropolitana. revista médica herediana, 3(3).
  • Ramírez, puerta, d., larrubia muñoz, o., escortell mayor, e., & martínez martínez, r. (2006). la automedicación responsable, la publicidad farmacéutica y su marco en la atención primaria. semergen-medicina de familia, 32(3), 117-124.
  • ras vidal, e.; moya ortiz, p. prescripción médica o automedicación. atención primaria, 2005, vol. 36, no 5, p. 285.
  • remington farmacia, volumen 2º, pag.2081,edi.panamericana.libro
  • tizón bouza, e., & vázquez torrado, r. (2006). automedicación en el personal de enfermería hospitalaria. enfermería clínica, 16(4), 210-213.
  • Russo, D. K. (2012). Paracetamol.
  • tobón marulanda, flor ángela. estudio sobre automedicación en la universidad de antioquia, medellín, colombia. iatreia, 2002, vol. 15, no 4, p. pág. 242-247.
  • Imágenes cortesía de pixabay.

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.