Bicarbonato de sodio: ¿es o no efectivo para curar el cáncer?

 
imagen-bicarbonato-compressor
Bicarbonato de sodio

Desde la farmacia comunitaria nos damos cuenta que, a pesar de los avances de la medicina y la introducción de nuevos y potentes fármacos oncológicos, el cáncer  sigue siendo una causa importante de muerte en todos los países del mundo (siegel., at al, 2016). Como consecuencia, los tratamientos alternativos atraen la atención de muchos pacientes desesperados que no han encontrado en la medicina tradicional la sanación esperada. Entre estas terapias, el uso de bicarbonato de sodio para combatir el cáncer está ganando notable interés.

Existen cantidades de artículos, blogs, testimonios de pacientes y médicos, así como algunos libros de medicina alternativa, que dan fe  del  el uso de bicarbonato de sodio para combatir el cáncer. Igualmente, suficientes  interrogantes que cuestionan su uso.

Por esta razón, hemos querido, basados en nuestro conocimiento y después de revisar la escasa literatura científica disponible, esclarecer si el bicarbonato de sodio posee la suficiente actividad química para amortiguar la acidez del tumor y, por lo tanto, bloquear la proliferación de los vasos sanguíneos y la posterior implantación de células tumorales en un sitio heterotípico (Arvelo & Poupon, 2001).

Para entender el tema debemos conocer entonces cuatro conceptos fundamentales:

  • Que es el bicarbonato de sodio
  • PH
  • Sistema de amortiguamiento
  • Como actúa la célula cancerígena

Que sustancia es el bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio (NaHCO3), es una sustancia compuesta de sodio (Na+), hidrógeno (H+), carbono(C+) y 3 átomos de oxigeno(O-).  Es conocido como neutralizante universal de ácidos y  soda de repostería. Es un polvo blanco, inodoro, con sabor  ligeramente salino y muy soluble en el agua.

En una escala de PH de 0 a 14, se sitúa en 9(ver imagen de la escala PH). Se encuentra en forma natural en el organismo, pero puede ser también administrado por vía exógena. Su función principal es la de controlar el exceso de acidez al neutralizar la acción de las sustancias tipo ácido y es por esta razón que ha ganado el suficiente interés en la medicina alternativa como enemigo de la célula ácida cancerígena.

Que es el PH

El pH es la sigla de potencial de hidrogeniones, que indica el estado ácido o alcalino de una disolución.

Todo lo que el ser humano consume como alimento, se metaboliza en hidratos de carbono, lípidos y proteínas, lo que genera sustancias ácidas y álcalis. El ion hidrógeno es la sustancia resultante más importante (pero no la única) de estos procesos metabólicos y está presente en todos los compartimentos corporales, es el responsable del nivel de acidez o alcalinidad de los líquidos y tejidos corporales.

Existiendo también otro valor conocido como pK, que indica el equilibrio químico de la sustancia ácida en su capacidad de liberar sus iones ácidos y básicos. El uso del pK y los valores de dióxido de carbono (CO2) y bicarbonato, complementan la interpretación del valor de pH (mansilla, 2014).

Sistema de amortiguamiento

Un sistema amortiguador es una mezcla de dos componentes químicos, uno capaz de reaccionar con hidrogeniones cuando éstos se hallan en exceso, y el otro capaz de liberarlos cuando se hallan en concentración baja.

La vida es un perfecto equilibrio y depende de que se mantenga la concentración de hidrogeniones del líquido extracelular y por supuesto el pH a un intervalo muy estrecho. A pesar de que el amortiguador bicarbonato y CO2 tienen escasa utilidad para amortiguar los cambios en la [H+] debidos al metabolismo normal o a patologías que alteran el equilibrio ácido-básico, es el más importante, en última instancia son los riñones y los pulmones los que modulan las concentraciones entre estos dos compuestos( Mendoza, 2010).

Por la fórmula de Henderson-Hasselbach, se puede demostrar que un exceso de alguna de estas dos sustancias (bicarbonato y CO2) en el organismo, será compensada inmediatamente o tardía (Fiñana y Fernández, 2010), ej. Si hay un exceso de [H+] el propio organismo estimula al centro respiratorio y la persona empieza a hiperventilar, es decir su respiración se acelera y se hace más profunda, esto con el fin de eliminar el CO2 por la vía aérea, permitiendo que la relación [hco3–]/ [co2] tienda a mantenerse cercana a su valor normal (Mendoza, 2010).

Si no fuera por esta facultad innata del organismo, ante un exceso de hidrogeniones, la relación entre bicarbonato y CO2 disminuiría por la acumulación de CO2 y el pH bajaría a eso de 7.0-7.2, que representa el límite entre la vida y la muerte.

Célula cancerígena

Actualmente se acepta que el cáncer es el resultado de múltiples procesos patogénicos asociados, entre ellos un intenso anabolismo: La excreción de ácido láctico es la causa de la acidificación del área tumoral. El ambiente ácido promueve la muerte de las células normales debido a la falta de mecanismos que se adapten a la acidez extracelular, pero favorece la rápida división del tumor e impidiendo, por su puesto, a la vez, una respuesta inmunitaria  (Thorne y Campbell, 2015; Herrera-González., at al, 2015).

Debido a la teoría de la acidez presente en el medio ácido de la células cancerosas, es que algunos médicos, oncólogos y otros de terapias alternativas, se han basado para argumentar que el bicarbonato de sodio podría, con su PH de 9, reducir la acidez presente en el medio ambiente del tumor y evitar que la célula cancerosa se multiplique, se desprenda de su sitio primario y viaje a través de la sangre o del sistema linfático (metástasis) (Neri D, 2013).

Fisiología del bicarbonato de sodio

Desde hace mucho tiempo, la medicina popular  utiliza el bicarbonato de sodio como antiácido gástrico a pesar de las grandes desventajas que posee, según  dicen los gastroenterólogos. Luego de ser ingerido reacciona con el ácido clorhídrico (HCL) del estómago.

HCl (ácido)    +    NaHCO3 (bicarbonato)    →    NaCl (cloruro de sodio)   +   H2O (agua)   +   CO2 (gas)

Al entrar en contacto el bicarbonato de sodio con el ácido clorhídrico reacciona casi instantáneamente neutralizando el HCl produciendo NaCl y gas (CO2) que sube por el esófago provocando eructos, distensión abdominal y hasta desgarres o ruptura gástrica debido a la fuerza ejercida por el dióxido de carbono.

No todo el bicarbonato de sodio reacciona con el ácido clorhídrico, la fracción no reaccionada de NaHCO3 se absorbe fácilmente en la circulación general como acido carbónico (H2CO3), no obstante, otros amorticuadores presentes en el plasma:

La hemoglobina (Hb), oxihemoglobina (HbO2), proteínas, sistema bicarbonato (HCO3 /H2CO3) y el sistema fosfato (H2PO4/HPO2- 4) y por último el riñón, impedirán que el PH de la sangre salga de sus niveles óptimos para la vida: 7.35 a 7,45 (Gladys & Catherine).

Recordemos, además, que una condición para la aplicación venosa de bicarbonato de sodio, es que el pH sanguíneo debe estar por debajo de 7.20 (androgué, 1998). Entonces, son necesarios algunos exámenes de laboratorio para iniciar un tratamiento con esta sustancia.

Generalmente, el bicarbonato es usado en urgencias clínicas, cuando existe acidosis respiratoria o acidosis metabólica. la acidosis respiratoria se presenta cuando hay demasiado dióxido de carbono en el cuerpo y la acidosis metabólica cuando existe demasiado ácido y el riñón no es capaz de eliminarlo.

Como vemos, es muy difícil que el bicarbonato de sodio cambie los valores del PH y de la célula para así reducir la acidez presente en el ambiente tumoral, si bien técnicamente es posible lograrlo, las cantidades necesarias para un efecto notorio son absurdas, siendo mayores a 2 kg de bicarbonato por litro de sangre para lograr un cambio de solo 0.05  puntos de pH (Zajac., at al, 2014; García, 2003).

Claro, insistimos: teóricamente el PH si lo podríamos alcalinizar con esta sustancia, pero como lo hemos dicho, los sistemas de amortiguación del organismo, los buffers, el plasma, el pulmón y el riñón, entre otros, lo impedirían, si lamentablemente no ocurre así, llegaría la muerte como le ha sucedido a muchos pacientes en el intento de curar el cáncer con esta sustancia (Giles y Tristan, 2017).

Por el contrario, existen preocupaciones importantes con respecto al uso sistémico de bicarbonato de sodio en pacientes, principalmente el desarrollo de alcalosis metabólica y sus complicaciones, así como la hipernatremia. Además, el cese abrupto del bicarbonato de sodio también puede producir efectos adversos.

Como nota curiosa alguna vez observé en un paciente adicto a grandes dosis de bicarbonato de sodio; una libra por semana, que con el tiempo desarrollo un tumor en el hígado ¡No se ¡

Para terminar,  cuando se ingiere bicarbonato de sodio, además de dudosa procedencia, que muchas veces lo es; el cual presenta alto contenido en cloruro (Landaverde, 2011), es como si se consumiera  cloruro de sodio (sal de mesa), ya que este último aumenta el  problema de la hipertensión arterial y daño renal debido a la presencia del ion sodio.

Conclusiones

  • No existe justificación fisiológica, bioquímica o farmacológica, que amerite la administración exógena de bicarbonato de sodio para tratar el cáncer.
  • En la literatura investigada no se encontraron estudios científicos que demuestren la efectividad del bicarbonato de sodio en el tratamiento del cáncer.
  • Si existen estudios que avalan la posibilidad de alcalosis metabólica e hipernatremia inducida por esta sustancia. sin embargo, a pesar de ello, tampoco descartamos dicha efectividad terapéutica, siempre y cuando este fundamentada por otros mecanismos.
  • Es posible que el bicarbonato teóricamente facilite una menor carga ácida neta en las células y eliminación de productos de desecho ácidos producidos por el metabolismo de las células cancerosas, pero como bien lo dijimos, los tampones amortiguadores, el mismo PH de la sangre, el pulmón y el riñón, ante el consumo de bicarbonato modularía su exceso.
  • De todas maneras, desde la farmacia comunitaria, hacemos la recomendación de utilizar exclusivamente el bicarbonato de sodio solo para indigestión y acidez estomacal, de manera ocasional, pues se ha demostrado que esta sustancia es adictiva, además, no tiene ninguna justificación terapéutica, aparte de darle palatabilidad a los preparados efervescentes(Gennaro, 2003).

Escrito por: Héctor Isaza Montoya; regente de farmacia

2da revisión mayo/3/2019.

De Medellín para el mundo

Bibliografía

    • Adrogué, H. J., & Madias, N. E. (1998). Management of life-threatening acid–base disorders. New England Journal of Medicine338(1), 26-34.
    • Arvelo, F., & Poupon, M. F. (2001). Aspectos moleculares y celulares de la metástasis cancerosa. Acta Cient Venez52(4), 304-12.
    • García Caicoya, A. M. (2003). Efectos del bicarbonato sódico sobre la acidosis láctica y el rendimiento en pruebas sucesivas de 300 m.
    • Fiñana, I. T., Cejudo, A. G., & Fernández, E. (2000). 6. pH y amortiguadores: Tampones fisiológicos. Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, Facultad de Medicina, Córdoba, 1-11.
    • garcía caicoya, a. m. the effect of the ingestion of sodium bicarbonate on lactate and athletic performance in the ran repeated series of 300 m.
    • Gennaro, A. R. (Ed.). (2003). Remington farmacia (Vol. 2) pag.1435. Médica Panamericana.
    • Gillies RJ, Liu Z, Bhujwalla Z (1994) 31P-MRS mediciones del pHextracelulardelos tumores utilizando 3-aminopropilfosfonato. Am J Physiol 267:C195-203.
    • Gladys, M. S. D. B. C., & Catherine, C. P. AMORTIGUADORES (BUFFERS).
    • Glitsch, M. D. (2014). Extracellular Acidosis and Cancer. In Molecular Genetics of Dysregulated pH Homeostasis (pp. 123-133). Springer New York.
    • Herrera-González, N. E., Martínez-García, F., & Mejía-Jiménez, E. (2015). El efecto Warburg: la mano derecha en el desarrollo del cáncer. Revista de Especialidades Médico-Quirúrgicas20(2), 171-177.
    • Landaverde, R., Madai, E., & Romero Velásquez, G. I. (2011). Investigación de la demanda comercial y calidad físico-química del bicarbonato de sodio dispensado en las farmacias comerciales del área metropolitana de San Salvador (Doctoral dissertation, Universidad de El Salvador).
    • Mansilla Canela, G. (2014). Potencial de Hidrogeniones-PH. Revista de Actualización Clínica Investiga, 40, 2076.
    • Mendoza Medellín, A. (2008). Funcionamiento e importancia del sistema bicarbonato/CO2 en la regulación del pH sanguíneo. Ciencia Ergo Sum, 15(2).link
    • Neri D, Supuran CT (2011) Interferir con la regulación del pH en lostumorescomouna estrategia terapéutica.Nev Rev Drug Discov 10: 767-777.
    • Raghunand N, He X, van Sluis R, Mahoney B, Baggett B, et al. (1999) Mejoradelaquimioterapia mediante la manipulación del tumor pH.Br J Cancer 80: 1005-1011.
    • Riverón Corteguera, R. L., & Mena Miranda, V. R. (2000). Desequilibrio hidroelectrolítico y ácido-base en la diarrea. Revista Cubana de Pediatría, 72(3), 170-182.
    • Siegel, R. L., Miller, K. D., & Jemal, A. (2016). Cancer statistics, 2016. CA: a cancer journal for clinicians, 66(1), 7-30.
    • Quail DF, Joyce JA (2013) Regulación microambiental de la progresión deltumorymetástasis. Nat Med 19: 1423-1437.
    • Thorne, JL, y Campbell, MJ (2015). Los receptores nucleares y el efecto de Warburg en el cáncer. Revista internacional de cáncer137 (7), 1519-1527.
    • Un, P. H. LOS INFORMES DE LA AFMO.
    • Vázquez, P. Á. (2011). Cetoacidosis alcohólica y complicaciones neurológicas reversibles de la hipofosfatemia. Nutrición Hospitalaria, 27(n03).
    • Giles Yeo. (2017). The dying officer treated for cancer with baking soda. 20190501, de BBC Sitio web: https://www.bbc.com/news/magazine-38650739
    • Zajac, A., Waskiewics, Z., Langfort, J., Cholewa, J., & Poprzecki, S. (2014). Efectos de la Ingesta de Bicarbonato de Sodio sobre el Rendimiento de Natación en Atletas Jóvenes-G-SE. PubliCE.
    • Vector de comida creado por brgfx – www.freepik.es

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.