Bicarbonato de sodio: ¿cura para el cáncer?

 

imagen-bicarbonato-compressor

“Según  sea nuestra alimentación y nuestros sentimientos, la célula absorbe los nutrientes y las formas, para convertirse en una réplica de nosotros mismos” (H.I.M).

El bicarbonato de sodio (NaHCO3), también conocido como  neutralizante universal de ácidos y   soda de repostería.

Es un polvo blanco, inodoro, con sabor  ligeramente salino y muy soluble en el agua. En una escala de 0 a 14, el bicarbonato de sodio se sitúa en 9.  El bicarbonato se encuentra en forma natural en el organismo. Su función principal es la de controlar el exceso de acidez al neutralizar la acción de las sustancias tipo ácido. Si agregamos esta sal alcalina a un ácido como el clorhídrico, presente en el estómago, neutralizamos momentáneamente el ácido:

NaHCO3 (bicarbonato de sodio) + HCl (ácido clorhídrico) → NaCl (cloruro de sodio) + H2O (agua) + CO2 (gas carbónico).

Digo que neutralizamos momentáneamente el ácido clorhídrico, porque después de producir el agradable y beneficioso eructo, vuelve al estado inicial queriéndose repetir la misma necesidad de consumo.

El PH de la sangre  oscila entre: 7.36- 7.44, la mayoría de las enzimas celulares trabajan a este pH, así como la síntesis de ADN y ARN. Aunque en el interior de las células el pH es un poco más baja; 7.2. Ante cualquier modificación mínima de este  pH, el organismo de inmediato tomara medidas.

Al organismo no le interesa y no le conviene salirse de este rango de pH. La sobrecarga ácida y alcalina  es compensada de inmediato, secuencialmente  y tardía, ademas, actúa también de forma independiente,  por los siguientes factores:

1-         DISOLVENTES REGULADORES: El torrente sanguíneo actúa  en segundos, con sus factores de dilución, con sus tampones buffer  de hemoglobina y proteínas

2-         AMORTIGUADORES: bicarbonato de sodio y fosfato inorgánico

3-         EL PULMON: elimina co2. Entre 10 y 30 minutos después de la ingestión.

4-         Por último, EL RIÑÓN: con su acción más tardía en horas o días reabsorbe el bicarbonato y elimina ácidos.

Como vemos, Todos  los órganos y sistemas funcionan para mantener el equilibrio en nuestro organismo, sean cuales sean las condiciones a que lo exponemos, frió, calor, acidez, etc. El pH de la sangre es muy difícil que en condiciones normales de salud tenga alguna variación.

Existen 4 trastornos donde puede variar ligeramente el pH y el co2  y, que podrían alterar seriamente el equilibrio ácido-básico, pero el organismo compensara esta variación, aunque muchas veces por su gravedad, es de manejo en urgencias hospitalarias, donde se compensará con ayuda de ciertas sustancias:

  • Acidosis metabólica (respuesta inmediata)
  • Acidosis respiratoria (riñón elimina co2).
  • Alcalosis metabólica (respuesta inmediata)
  • Alcalosis respiratoria.(el riñón elimina bicarbonato)

Ejemplo: Acidosis respiratoria por enfermedad pulmonar o fibrosis pulmonar, sedantes y narcóticos que deprimen el centro respiratorio.

Ejemplo: acidosis metabólica por metanol, etilenglicol, uremia, cetoacidosis diabética, etc.

Ejemplo: alcalosis metabólica por vómito.

Ejemplo: alcalosis respiratoria por altura.

Quiero que nos quede muy claro: ningún alimento acidifica o alcaliniza la sangre. Podemos consumir café, leche, gaseosa, hamburguesa, frutas, etc. y estas no alteran nuestro pH.

¿Porque?

Porque nuestro organismo es alcalino y es un sistema muy potente, eficiente y perfecto, que bajo condiciones normales siempre permanecerá en estado alcalino.

ppppp

Claro que no podemos abusar de él, porque sus mecanismos de compensación para mantener este  pH en sus límites normales, depende también de las cargas ácidas y alcalinas. Cargas provenientes de los estilos de  alimentación, respiración, pensamientos, sentimientos, medio ambiente (emisiones radioeléctricas, plomo, mercurio, rayos ultravioletas, plaguicidas, agua contaminada, etc.)Y, cuerpos extraños.

El organismo en caso de acidez trata de compensarse  o * robar* de sus propias reservas el calcio, con el fin de eliminar los ácidos, produciendo entonces, osteoporosis. Obliga a los pulmones a  respirar más, tratando de eliminar el ácido en forma de co2, produciendo mareos, ansiedad,  dificultad para conciliar el sueño y relajarse. Perdidas de potasio y magnesio, que son los que regulan el sodio causante de la hipertensión, también suelen presentarse. Mayor producción de radicales libres, producto del estrés oxidativo, debido al exceso de ácidos grasos y azucares que se combinan con el  Radical hidroxilo (HO)+, el peróxido de hidrógeno (H2O2) y Anión superóxido (O2), Y un extenso etcétera…De empobrecimiento de sustancias vitales, que a la larga…enfermedad, diabetes, hipertensión, obesidad, hipotiroides, cáncer Y muerte, son las fatales consecuencias. (Teijón, 2006).

Por tanto, será fácil concluir que, “la enfermedad actúa como compensación”

Siempre lo he dicho” si la enfermedad no existiera, el ser humano se moriría” ¡qué paradójico!

Entonces, ¿cómo nos curamos? Al final te daré la respuesta; es sentido común. No soy médico.

cura para el cáncer

… y, con el tiempo .El alto consumo de alcohol (Vásquez, 2011), tabaco, proteínas, ácido acetil salicílico, la mayoría de los medicamentos, diuréticos, diarreas (riveron, 2000), exceso de azúcar en sangre, gaseosas, ayuno (Laverde-Sabogal, 2014) etc.), respiración superficial, el exceso de deporte, las emociones y el stress,( fuertes productores de sustancias acidas como el cortisol y la adrenalina), hacen que el organismo busque la compensación para poder neutralizar todas estas formas de producción de acidez. (Glitsch, 2014). (Fig.1).

Desde hace mucho tiempo, la medicina popular  utiliza el bicarbonato de sodio como antiácido gástrico,y a pesar de las grandes desventajas que posee; según los gastroenterólogos. Luego de ser ingerido, reacciona con el ácido clorhídrico del estómago para producir C02, originando gases que suben a través del esófago, provocando los “agradables” eructos; o más bien, desagradables, distensión abdominal y desgarres o ruptura gástrica debido a la fuerza ejercida por el gas carbónico y dependiendo de la llenura por comida o líquidos presentes en el  estómago.

Como dijimos antes, aunque el comienzo de la acción por la ingesta del bicarbonato de sodio, en caso de indigestión, es bastante rápido y efectivo, la duración de la acción es corta, lo que permite iniciar una adicción por parte del consumidor. Esta continua toma de bicarbonato, presente en muchos preparados efervescentes, no tiene ninguna justificación terapéutica, aparte de darle palatabilidad o sabor (Gennaro, 2003). Utilizado frecuentemente y aun en forma moderada, alcaliniza la orina y favorece la proliferación de bacterias, calcificación de cálculos renales y la absorción del ion cloro de la sal responsable de la expansión del volumen plasmático, produciendo edema y aumentando la presión sanguínea. El exceso de ingesta de bicarbonato coloca a pacientes en riesgo de una variedad de trastornos metabólicos incluyendo la alcalosis metabólica, hipopotasemia, hipernatremia, e incluso la hipoxia (Fitzgibbons, 1999). Alguna vez observé en un paciente adicto a grandes dosis de bicarbonato de sodio; una libra por semana, que con el tiempo desarrollo un feocromocitoma. ¡No se ¡

Cuando se ingiere bicarbonato de sodio, además de dudosa procedencia, que casi siempre lo es, y por análisis realizados, el cual presenta alto contenido en cloruro (Landaverde, 2011), es como si se consumiera  cloruro de sodio (sal de mesa), ya que este último aumenta el  problema de la hipertensión arterial y daño renal debido a la presencia del ion sodio responsable del ya documentado por muchos autores incremento de la presión sanguínea.

Los riesgos de su ingesta excesiva, tanto agudos como crónicos incluyen, la alcalosis metabólica. Sin embargo, se han descrito en la literatura muy pocos casos de trastornos metabólicos severos por la ingesta de bicarbonato, esto debido a la regulación inteligente del organismo. Se necesita un consumo crónico y excesivo para llegar a una acidosis severa (León-Ruiz, 2002), Aunque hay casos documentados de acidosis metabólica severa por consumo continuo de esta sustancia (Mennen,  & Slovis, 1998)

Hoy en día, que esta tan de moda utilizar como arma letal, el ácido sulfúrico, clorhídrico, nítrico, para rociar el rostro de las mujeres, les aconsejo utilizar de inmediato agua a temperatura ambiente, de forma constante en las partes quemadas y,  aplicar  bicarbonato de sodio, para neutralizar el ácido, mientras es conducido el paciente al hospital.

Se usa además como blanqueador dental; los blanquea, pero no es recomendable porque el bicarbonato bloquea el calcio, por tanto, descalcifica y retira el esmalte.

Es usado también como agente desodorante para eliminar olores de sudoración fuerte en axilas y pies.

El bicarbonato de sodio se usa entre otros  para  repostería, donde reacciona con otros componentes para liberar CO2  que ayuda a dar volumen y sabor a la masa. Para el desagradable olor en las canecas  de las basuras y el  de algunas neveras es muy recomendado. Los carros de la basura que deambulan por las calles, deberían de mantener unas libras de bicarbonato de sodio dentro de sus contenedores para controlar su mal olor.

Los corredores de larga distancia y los entrenadores de caballos, lo utilizan como ergogenico. Lo  Han probado 1 a 3 horas antes del entrenamiento a dosis de 0.15  a 0.30 gramos de bicarbonato de sodio por kilogramo de peso con buenos resultados (García). No se sabe bien el mecanismo por el cual esto sucede, aunque se cree que disminuye la fatiga producida durante el ejercicio, debido a que el bicarbonato inhibe  el ácido láctico, responsable de esta acción. Por ahora, el comité olímpico internacional no lo considera doping, debido a que no existe un test que determine su consumo extra para detectarlo.

En zootecnia, los criadores de pollos, utilizan el bicarbonato para aumentar el espesor de la cascara calcárea del huevo, evitando que se vuelvan menos frágiles.

En la cosmética

Como pasta húmeda o en solución, el bicarbonato es anti pruriginoso.

En cabina debe tenerse a la mano en spray como el apaga fuegos. En caso de irritación, por accidente o por reacción con algún ácido, de inmediato se debe aplicar bicarbonato.  En caso de una quemadura por otra sustancia diferente a un ácido,  no lo pueden aplicar, agravarían el problema.

Conclusión

No es nuestro interés  entrar en discusión con las distintas pseudociencias: charlatanes, hechiceros (tema ya expuesto en nuestro artículo “hechiceros en Medellín”) y algunas técnicas y procedimientos alternativos, que deambulan en algunos lugares y sitios de internet. Nuestra información es seria y sin ningún interés comercial. Pero no podemos ser partícipes de tantos engaños a que se ven sometidos los seres humanos que en su desespero buscan de aquí para allá, hasta dar con ciertos embaucadores que aunque dizque dicen ser médicos y oncólogos, cobran más de 7.000 euros por inyectar bicarbonato de sodio. Promulgando y amparados por ciertos sectores de la sociedad, que el cáncer es causado por un hongo, llamado cándida albicans… ojalá fuera un hongo: griseofulvina, Fluconazol, ketoconazole, itraconazol, y hasta la misma nistatina, ya lo hubieran desterrado. Pero es más, estos  charlatanes se atreven a decir: que este hongo no puede ser eliminado por estas sustancias tipo antifungosos: imidazoles, triazoles y polienicos… no, dicen: debe ser el humilde bicarbonato de sodio y en euros.

Como decía Karl sagan en “el mundo y sus demonios” utilizar el pensamiento crítico.

Estos pacientes desesperados les doy un halo de esperanza:

Continúen con el tratamiento convencional. Además, Hoy en día existen mucha literatura sobre angiogénesis y  muchas sustancias inhibidoras de la angiogénesis como los llamados polifenoles.

  • No se desespere
  • Cambie su estilo de vida
  • Trate de no acidificar más su organismo.
  • Deje de fumar si lo hace
  • Analice factores externos que podrían haber causado tal situación.
  • Consuma aceite de oliva extra virgen(es milagroso)
  • Cambie su forma de pensar( Neuroplasticidad)
  • Practique respiraciones alternas
  • Ejercítese
  • Consuma Alimentos ricos en polifenoles: como la semilla de uva , arándanos, frambuesas tomates y remolacha.
  • Imagine y visualice que ya se sano
  • Asesórese de un buen médico.

Escrito por Héctor Isaza Montoya

octubre 30/2016

Bibliografía

  • Fitzgibbons, L. J., & Snoey, E. R. (1999). Severe metabolic alkalosis due to baking soda ingestion: case reports of two patients with unsuspected antacid overdose. The Journal of emergency medicine, 17(1), 57-61.
  • García Caicoya, A. M. THE EFFECT OF THE INGESTION OF SODIUM BICARBONATE ON LACTATE AND ATHLETIC PERFORMANCE IN THE RAN REPEATED SERIES OF 300 m.
  • Gennaro, A. R. (Ed.). (2003). Remington farmacia (Vol. 2) pag.1435. Médica Panamericana.
  • Glitsch, M. D. (2014). Extracellular Acidosis and Cancer. In Molecular Genetics of Dysregulated pH Homeostasis (pp. 123-133). Springer New York.
  • Landaverde, R., Madai, E., & Romero Velásquez, G. I. (2011). Investigación de la demanda comercial y calidad físico-química del bicarbonato de sodio dispensado en las farmacias comerciales del área metropolitana de San Salvador (Doctoral dissertation, Universidad de El Salvador).
  • Laverde-Sabogal, C. E., Cárdenas, A. R. V., & Sandoval, C. A. V. (2014). Una causa inusual de acidosis metabólica severa: ayuno prequirúrgico. Revista Colombiana de Anestesiología, 42(4), 312-316.
  • León-Ruiz, L., Hidalgo Tenorio, C., Díaz-Ricomá, N., Piédrola Maroto, G., & López Gómez, M. (2002). Alcalosis metabólica severa por ingesta de bicarbonato. In Anales de Medicina Interna (Vol. 19, No. 7, pp. 383-384).
  • Mennen, M., & Slovis, C. M. (1988). Severe metabolic alkalosis in the emergency department. Annals of emergency medicine, 17(4), 354.
  • Riverón Corteguera, R. L., & Mena Miranda, V. R. (2000). Desequilibrio hidroelectrolítico y ácido-base en la diarrea. Revista Cubana de Pediatría, 72(3), 170-182.
  • Teijón, J. M. (2006). Fundamentos de bioquímica estructural (Vol. 1). Editorial Tébar.
  • Un, P. H. LOS INFORMES DE LA AFMO.
  • Vázquez, P. Á. (2011). Cetoacidosis alcohólica y complicaciones neurológicas reversibles de la hipofosfatemia. Nutrición Hospitalaria, 27(n03).

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.