el caso de un farmaceuta que cambió la receta por otra similar

farmaceuta

Documentamos el caso de un farmaceuta que cambió el medicamento de una receta médica por otro de características iguales, pero de diferente laboratorio fabricante.

Me parece muy importante traer este caso a colación, pues, como todos sabemos, es muy común que este tipo de situaciones suceda, y para eso el farmaceuta, debe saber muy bien, hasta qué punto la norma permite o no dispensar otro medicamento de fabricante diferente al prescrito por un facultativo.

DESCRIPCIÓN DEL CASO

El farmaceuta, quien me solicitó no dar su nombre, y que llamaré juan, labora en su propia droguería, ubicada en uno de los barrios del municipio de Medellin.

En diciembre pasado (2017), estando juan en su droguería, recibe una fórmula médica, la cual contenía el nombre de un medicamento de marca comercial, que su principio activo es Levotiroxina de 100 mcg (para no mencionar marca).

Como juan no tenía el supuesto medicamento, le sugirió al usuario que se lo podía reemplazar por otro medicamento de marca comercial, asegurándole que era lo mismo, pero de otro laboratorio y que incluso era mejor, pues el laboratorio era internacional.

El usuario aceptó la recomendación de juan, compró el medicamento, y se lo llevó a su madre de 72 años para que lo consumiera.

DÍAS DESPUÉS

Pasados 18 días, se presenta el usuario a la droguería y le manifiesta a juan, que su madre la  debió internar en urgencias, ya que, sin causa aparente, comenzó a hincharse la cara, mucha debilidad, asociados a calambres en las piernas.

Que, según el dictamen médico, estos síntomas fueron causados por una descompensación tiroidea, probablemente por el cambio de la medicación, la Levotiroxina.

Agrega el usuario que, después de ingresarla al hospital, la madre se complicó: comenzó a tener las cifras de la presión sistólica muy altas, y que fue muy difícil normalizarla. Continua diciendo que: “fue tan dramática aquella situación que la familia pensó que su madre moriría”.

LAS PRUEBAS

“Afortunadamente le habían dado de alta, pero que debió pagar una suma de $ 12.750.000 colombianos (4250 dólares)”. Además, le enseño la historia médica y todos los procedimientos realizados en el hospital, para el caso de que juan quisiera alegar.

“Que por tratarse de que lo conocía y era droguista reconocido en el sector, dijo el usuario, no lo demandaría siempre y cuando juan le reembolsara el total del dinero” …

 DISCUSIÓN

Se discute el caso de un farmaceuta, que cambia la prescripción del médico de una manera ingenua, irresponsable, y sin conocimiento de las normas farmacéuticas, poniendo así en peligro una vida humana, complicar una enfermedad, el riesgo de perder su título, su negocio y hasta de ir a la cárcel como muchas historias hay.

Este tipo de situaciones, relacionadas con el cambio de medicamentos, son muy utilizadas por algunos farmaceutas, y por eso he traído este caso a conocimiento público, además, porque el mismo actor de los hechos, arrepentido, me contó la historia para que lo publicará.

Según hemos podido identificar a través de encuestas, hay muchos farmaceutas ajenos a las normas y no le prestan su debida importancia, lo que los coloca en una seria desventaja competitiva, ya que, lo normativo tiene que ver con acciones de tipo legal o penal.

El farmaceuta falló por no comprender dos normas legislativas farmacéuticas, se amparó para cambiar el medicamento en que “los médicos por ley deben recetar solo utilizando el nombre genérico y que el farmaceuta puede cambiar el medicamento por otro similar”, sin embargo, aunque en parte él tiene razón, analicemos claramente las dos normas:

Leyes farmacéuticas colombianas

Y aunque sabemos que algunos médicos reciben prebendas o dádivas de los laboratorios fabricantes, para que la receta contenga o no algunos de sus productos, lo que “obligaría” al médico, en algunos casos a recetar en nombres comerciales(cosa que no es debido), pero aun así, nosotros los farmaceutas no somos ley, y el mismo decreto 2200/2005 dice en su Artículo 20. Prohibiciones del dispensador. El dispensador no podrá: “Adulterar o modificar en cualquier forma la prescripción”.

El Decreto 780 de 2016 (antes artículos 16 y 17 del Decreto 2200 de 2005) la prescripción de medicamentos debe realizarse utilizando la Denominación Común Internacional (nombre genérico), así (subrayado fuera de texto):

“Artículo 2.5.3.10.15. Características de la prescripciónToda prescripción de medicamentos deberá hacerse por escrito, previa evaluación del paciente y registro de sus condiciones y diagnóstico en la historia clínica, utilizando para ello la Denominación Común Internacional (nombre genérico)”

      En el mismo sentido, en cuanto a la prescripción el artículo 39 de  la Resolución 5269 del 22 diciembre del 2017 contempla lo siguiente (subrayado fuera de texto):

“Artículo 39. Prescripción. La prescripción se realizará siempre utilizando la Denominación Común Internacional, exclusivamente. Al paciente se le deberá suministrar cualquiera de los medicamentos (de marca o genéricos), autorizados por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), que cumplan las condiciones descritas en este acto administrativo”.

Parágrafo. En el caso de los medicamentos anticonvulsivantes, anticoagulantes orales y otros de estrecho margen terapéutico definidos de forma periódica por el Invima, no deberá cambiarse el producto ni el fabricante una vez iniciado el tratamiento. Si excepcionalmente fuere necesario, se realizará el ajuste de dosificación y régimen de administración con el monitoreo clínico y paraclínico necesarios”.

SUGERENCIA A LOS FARMACEUTAS QUE CAMBIAN RECETAS MÉDICAS

  • los medicamentos de estrecho margen terapéutico, como lo es la Levotiroxina una hormona (T4), son fármacos que presentan variabilidad en la respuesta clínica, lo que podría llevar a fallo terapéutico o toxicidad, por tanto, no pueden cambiarse el fabricante una vez iniciado el tratamiento.
  • Los farmaceutas no somos ninguna autoridad. Si el médico hace caso omiso a la norma, nosotros simplemente debemos con mucho respeto a él, despachar correctamente el medicamento formulado, sea en nombre comercial o nombre genérico.
  • El médico tranquilamente podría entablar demanda contra aquel farmaceuta o empresa que cambia su receta médica, pues la fórmula es un documento público: no puede alterarse, ni sustituirse. En este caso la norma como un instrumento del derecho, y aunque en este caso parece confusa, favorece al facultativo así no lo parezca.

Escrito por Héctor Isaza,

Regente de farmacia

De Medellín para el mundo

Amamos nuestra labor y no queremos invadirte con publicidad.

¿te gustaría hacer un donativo para continuar con la financiación de nuestro proyecto?

Gracias de antemano.

                                                      

Bibliografía

Decreto 780 de 2016, recuperado de: http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=65994
Decreto 2200/2005, recuperado de: http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=16944
Resolución 5269 del 22 diciembre del 2017, recuperado de : http://legal.legis.com.co/document?obra=legcol&document=legcol_bb1b7791385e4158a0f477bf9dbd7ba5

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.