¿causan adicción los fármacos antidepresivos?

 

Esta es una pregunta que muchos farmacéuticos se hacen. Y es válida, ya que hemos observado en nuestras farmacias, que la venta de los medicamentos antidepresivos (ADP), al igual  que los analgésicos opioides, se ha aumentado en forma alarmante en estos últimos 10 años.

Sabemos que los opioides, son drogas o fármacos que sí entran en esta categoría adictiva: codeína, hidromorfona, dihidrocodeina, tramadol, oxycotin, morfina…), además, los hipnóticos y sedantes (zopiclona y zolpidem; peña., at al, 2017), ansiolíticos (alprazolam, clonazepam, lorazepam, diazepam, flunitracepam…) y los estimulantes (anfetaminas, metilfenidato, alcohol, marihuana…).

Sin embargo, en el Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV) no mencionan a los antidepresivos como sustancias que producen adicción, mientras que a los ansiolíticos sí. 

En el  Royal College of Psychiatrists, se  dice que los ADP no producen adicción, “porque no se tiene que tomar una cantidad cada vez mayor para conseguir el mismo efecto”.

Quisimos conocer la apreciación de más de 50 colegas antioqueños (Colombia), sobre si el consumo de antidepresivos ha aumentado en la población,  cuáles son los antidepresivos más vendidos y si podrían estar causando adicción.

Para la encuesta empírica usamos la técnica personal, el whatsapp y la vía telefónica, además, de la ayuda del sistema de cómputo. Pero antes de dar el resultado de la encuesta ,  hablemos un poco de lo que es la depresión y en que consiste  exactamente la adicción, o dependencia.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno multifactorial y complejo, cuya probabilidad de manifestarse depende de un amplio grupo de factores de riesgo, caracterizados por una profunda tristeza, decaimiento del ánimo, baja autoestima, pérdida de interés por todo y disminución de las funciones mentales.

Según algunos psiquiatras, la padecen 4 de cada 10 personas y está considerada como la tercera causa de muerte después de las enfermedades cardiovasculares y los accidentes.

Entre los factores, que aumentan la probabilidad de que una persona padezca de depresión tenemos: factores personales, sociales, cognitivos, familiares y genéticos;  una enfermedad orgánica, el alcohol, el tabaco la pérdida de un ser querido, ser soltero, viudo o divorciado, el bajo nivel de recursos económicos, el desempleo, los traumatismos psicológicos, entre otros.

Según cifras de la OMS; se calcula que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo y donde, tal vez se ve más afectada la mujer que el hombre, y la razón es que la mujer maneja más estrés cotidiano: trabaja, se encarga de los niños, el esposo y el hogar.

Clasificación de los antidepresivos

Los antidepresivos, que son fármacos  recetados para aliviar los síntomas de la depresión y en ocasiones el dolor se clasifican en:

  • Inhibidores no selectivos de la recaptación de aminas (NA/DA/5HT). se dividen en : Antidepresivos tricíclicos (Amitriptilina, Clomipramina, Doxepina, Imipramina, Nortriptilina) y Antidepresivos heterocíclicos (Mirtazapina, Trazodona).
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de aminas (5-HT, NA) (ISRS) (IRNA): Fluoxetina, Sertralina, Paroxetina, Fluvoxamina, Citalopram, Escitalopram, Reboxetina, Venlafaxina, Duloxetina.
  • Inhibidores selectivos y reversibles de la monoaminooxidasa (RIMA): Moclobemida
  • Inhibidores no selectivos e irreversibles de la monoaminooxidasa (IMAO): Fenelzina, Nialamida, Tranilcipromina, farmacaos muy usados anteriormente, sin embargo, ya se utilizan  muy poco.
  • Otros fármacos: Agomelatina (de Montagut & Márquez, 2016).

¿Qué es dependencia, o adicción?

 En el DSM-IV, se define la dependencia como un grupo de tres o más de algunos síntomas enumerados a continuación, que aparecen en cualquier momento dentro de un mismo período de 12 meses.

  1. Tolerancia: es la necesidad de recurrir a cantidades crecientes de la sustancia para alcanzar la intoxicación (o el efecto deseado) o una notable disminución de los efectos de la sustancia con su uso continuado a las mismas dosis.
  • La abstinencia: es un cambio de comportamiento desadaptativo, con concomitantes cognoscitivos y fisiológicos, que tiene lugar cuando la concentración en la sangre o los tejidos de una sustancia disminuye en un individuo que ha mantenido un consumo prolongado de grandes cantidades de esa sustancia.

Ni la tolerancia ni la abstinencia son condiciones necesarias ni suficientes para diagnosticar una dependencia de sustancias.

  • la sustancia es tomada con frecuencia en cantidades mayores o durante un período más largo de lo que inicialmente se pretendía
  • reducción de importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de la sustancia…

Resultado de la encuesta

Según los farmacéuticos encuestados, es real la apreciación de que la población está consumiendo de forma exagerada los fármacos antidepresivos.

La amitriptilina es el medicamento antidepresivo más vendido en sus farmacias, pues, desde hace un par de años, ha tenido mucha demanda, lo que contradice a algunos autores que manifiestan que los antidepresivos tricíclicos experimentan un descenso en su prescripción (Lozano & Ortiz 2004; de Montagut & Márquez, 2016; sapino, 2017).

Ligeramente lo sigue la trazodona y la fluoxetina que ha tenido un ligero descenso en los últimos dos años, la quetiapina, sertralina, risperidona y escitalopram…

La mayoría de los colegas estuvo de acuerdo, en que las personas que más lo consumen, son mayores de 60 años y que  el alto consumo de antidepresivos, obedece principalmente a que lo están utilizando como hipnóticos y sedantes, de ahí  la razón que la amitriptilina y la trazodona hubiesen ocupado los primeros lugares.

Lo que mas resalta de la encuesta , fue que ninguno de los encuestados relacionó a los antidepresivos con la adicción, pero si, con el hecho de que los médicos los están prescribiendo mucho más y las personas se están auto-prescribiendo cada vez más con este tipo de fármacos.

Conclusiones

  • El consumo de antidepresivos en la población, según nuestro estudio,  es cada vez mayor.
  • La mayoría de las personas que consumen antidepresivos, sea para el dolor o para la misma depresión, mantienen su dosis inicial.
  • los antidepresivos no producen adicción, no obstante, por los posibles efectos secundarios, es mejor seguir la pauta de la prescripción y evitar la interrupción brusca.
  • Evidenciamos desde la farmacia comunitaria, que estamos, a consecuencia de qué,   presenciando un proceso de psiquiatrización de las personas, lo que contribuye a  desligar el individuo de sus “problemas” creando un modelo antinatural, sin conducta, donde a la persona se le permite esconderse bajo la manta de los antidepresivos.

Escrito por: Héctor Isaza montoya

Regente de farmacia, UdeA

De Medellín para el mundo

Bibliografía

  • de Montagut López-Sáez, S. S., & Márquez, J. R. (2016). Evolución y situación actual del consumo de antidepresivos en España (Doctoral dissertation, UNIVERSIDAD COMPLUTENSE).
  • L. Elvira Peñaa, A. Carmona Méndezby J.R. Gutiérrez Casares. Recuperado de:Abuso y dependencia de zopiclona y zolpidem: presentación de tres casos
  • Lozano Serrano, C., & Ortiz Lobo, A. (2004). El incremento en la prescripción de antidepresivos:¿ Una panacea demasiado cara?. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, (90), 83-96.
  • Martínez, I. P., Hidalgo, J. L. T., del Campo, J. M. D. C., Ferrer, A. V., Rayo, S. M., & Rabadán, F. E. (2014). Seguimiento de la adherencia al tratamiento antidepresivo en pacientes que inician su consumo. Atención Primaria, 46(7), 357-366.
  • Sapino, M. (2017). Consumo de antidepresivos en la Oficina de Farmacia y Servicio de Farmacia Hospitalaria.
  • imagen: pixabay