Comparación terapéutica entre Enalapril y Losartán

Enalapril y losartán

El Enalapril y el Losartán, según evidenciamos desde la farmacia comunitaria, son los dos antihipertensivos más dispensados actualmente por los farmacéuticos colombianos y quizás en todo Latinoamérica.

En nuestro articulo LOS 7 MEDICAMENTOS MÁS CONSUMIDOS POR LOS COLOMBIANOS  , nos dimos cuenta que, el Losartán y el Enalapril respectivamente, están en esta lista, siendo ligeramente superior el consumo del Losartán.

Es por esta razón que  realizo la  “Comparación Terapéutica” entre estos dos fármacos usados ampliamente en el Manejo de la Hipertensión Arterial.

La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias cuando es bombeada por el corazón. Cuanta más alta es esta tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear (Días castrillo, 2016).

La hipertensión afecta a casi todas las poblaciones, excepto un corto número de personas que se encuentran aisladas del gran mundo industrializado, como lo son algunas comunidades indígenas (Reyes-García; Sánchez., at al, 2014).

Epidemiología

Según la O.M.S (organización mundial de la salud) se estima que existen más de un billón de personas hipertensas en todo el mundo, enfermedad que causa daños al corazón, riñón, cerebro… y es culpable de más de 7 millones de muertes prematuras al año (Saieh, 2009).

Historia

El primer inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), útil por vía oral, calificado en los años 80 como el fármaco “revolucionario” para tratar la hipertensión fue el captopril: proviene del veneno de una serpiente suramericana, jararacá. A partir del cual los científicos, encabezados por el argentino Miguel Angel Ondetti, liderando el grupo de investigación de la empresa farmacéutica Squibb (actualmente Bristol-Myers Squibb) lo sintetizaron en el año 1975(ONDETTI, 2016). Posteriormente, se sintetizaron el enalapril, lisinopril, quinapril, ramipril, perindopril, trandolapril y muchos más.

Años después, precisamente en el 1995, se  desarrollan los sartanes o bloqueadores del receptor de la angiotensina II (ARBs). Siendo, el primero de ellos, el Losartán, el cual  supuso el punto de partida para el desarrollo de otros fármacos bloqueantes de este receptor: Valsartan, Irbesartan, Candesartan, Eprosartan y Telmisartan y muchos otros.

Mecanismo de acción del Enalapril y el Losartán

 

Imagen tomada de:  Islas, M. S. (2014). 

Los inhibidores de la enzima convertidora de la Angiotensina (IECA) y los antagonistas de los receptores de angiotensina II (ARA II) son los fármacos hoy en día más utilizados en la monoterapia de la Hipertensión arterial.

Para entender los mecanismos de acción de estos dos fármacos, debemos primero conocer los siguientes tres conceptos.

Renina

La renina es una enzima sintetizada y almacenada en el riñón por las células yuxtaglomerulares, desde donde son liberadas a la circulación sistémica.

Enzima convertidora de angiotensina (ECA)

La ECA es producida por varios tejidos corporales: el sistema nervioso central, riñones y pulmón. Convierte la angiotensina I en angiotensina II que incrementa la presión arterial por acción vasoconstrictora sobre las arterias.

Angiotensinas

Las angiotensinas son un conjunto de hormonas peptídicas derivadas del angiotensinógeno, que causan vasoconstricción y aumento de la presión sanguínea. Hacen parte del sistema renina angiotensina aldosterona.

Mecanismo de acción del Enalapril

Es la sal maleato del enalapril, un derivado de dos aminoácidos: L-alanina y L-prolina. Reduce la presión arterial al Inhibir la conversión de la angiotensina I en angiotensina II, debido a la inhibición de la ECA, una hidrolasa carboxi peptidildipéptido, en el sistema de renina-angiotensina-aldosterona (ver esquema 1).

Mecanismo de acción del Losartán

El Losartán reduce la presión arterial al bloquear las acciones fisiológicas de la angiotensina II, incluyendo la vasoconstricción y el proceso de secreción de aldosterona, antagonizando o bloqueando su receptor llamado AT1 (Receptor tipo 1 de la angiotensina) en múltiples tejidos, incluyendo el músculo liso de los vasos sanguíneos y la glándula adrenal (vademécum m.k). (Ver esquema 1).

Bloquear los receptores de la angiotensina, como lo hace el Losartán,  tiene en teoría dos ventajas sobre sólo inhibir la ECA, como es el caso del Enalapril:

  • No se produce acumulación de bradiquininas ni de angiotensina 1, por lo tanto, hay menos efectos adversos por este lado, en especial  la tos.
  • El bloqueo es más completo, porque no sólo antagoniza la angiotensina II producida por la ECA, sino también la generada por otras vías (Islas, 2014).

Escrito por: Héctor Isaza montoya

De Medellín para el mundo

Amamos nuestra labor y no queremos invadirte con publicidad.

¿te gustaría hacer un donativo para continuar con la financiación de nuestro proyecto?

Gracias de antemano.

                                                       
Bibliografía
  • Díaz Castrillo, A. O., Tamargo Rodríguez, N., Puescas, P., & Jesús, J. (2016). Prevalencia de hipertensión arterial en adolescentes del preuniversitario” Salvador Allende”. Medisan, 20(7), 925-930.
  • Islas, M. S. (2014). Estudio estructural, espectroscópico y determinación de actividades biológicas de complejos metálicos con compuestos bioactivos (Doctoral dissertation, Facultad de Ciencias Exactas).
  • ONDETTI, M. A. CAPTOPRIL, EL POTENTE AGENTE ANTIHIPERTENSIVO CONCEBIDO Y DESARROLLADO POR UN INVESTIGADOR ARGENTINO. CIENCIA E INVESTIGACIÓN, 66(1-2016), 30.
  • Reyes-García, S. Z., Zambrano, L. I., Fuentes, I., Sierra, M., & Urquia-Osorio, H. (2011). Estudio descriptivo de factores de riesgo cardiovascular a una muestra de la población de una comunidad indígena de Honduras. CIMEL Ciencia e Investigación Médica Estudiantil Latinoamericana, 16(1).
  • Sánchez, A., & Paulina, M. (2014). Comparación de los efectos terapéuticos y colaterales del enalapril vs losartan en el manejo de la hipertensión arterial en Loja (Bachelor’s thesis).
  • Saieh, c., & lagomarsino, E. (2009). Hipertensión arterial y consumo de sal en pediatría. Revista chilena de pediatría, 80(1), 11-20.