El Coronavirus: el virus que no permite relaciones sociales

El mundo es testigo, más que nunca, de un pánico colectivo que se extiende de manera viral a todos los países del globo terráqueo a causa de una propagación rápida y sin control de un brote epidémico producido por un virus llamado coronavirus.

El virus, que la organización mundial de la salud (OMS) bautizó como COVID-19 y lo declaró pandemia (comunicado Press, 2020), siendo la 5ta en los últimos 100 años, donde, un agente sin  necesidad de armas y sin guerras, pone en jaque a toda la salud pública del mundo entero.

La ciudad china de Wuhan es testigo de los primeros hechos, en los cuales las condiciones climáticas ayudaron al coronavirus a acelerar su propagación: el  8 diciembre de 2019, cuando el clima estaba frio, seco, nublado, sin viento y con lluvia,  y sin la presencia del astro sol, comenzaba el calvario para todo el mundo.

WUHAN

Afortunado, el coronavirus, ya que si el brote hubiese sido en septiembre hasta mediados de octubre, no se hubiera extendido, y tal vez estuviera deambulando muy lentamente sin  llegar a ser descubierto por las autoridades sanitarias.

Los primeros síntomas comenzaron cuando varios trabajadores de un mercado de mariscos, aquejados de síntomas respiratorios acudieron a urgencias médicas… Ante la gran cantidad de personas asistiendo a los hospitales de Wuhan, los médicos, debido a la sospecha de que algo andaba mal y que se trataba de una neumonía atípica, decidieron alertar a las autoridades de salud china (Perlman, 2020).

La rápida respuesta de las comunidades de salud pública, clínica y científica de China al realizar exámenes del aspirado traqueal, demostraron que el origen era viral, del tipo coronavirus (cuza; Zhu N., at al, 2020).

¿Qué son los coronavirus?

Los coronavirus (CoV) son virus envueltos que se pueden dividir en 4 géneros: alfa, beta, delta y gamma. El alfa y la beta infectan a los humanos, la delta y la gama se originan de las aves. Los coronavirus humanos (HCoV) se han considerado patógenos que no tiene consecuencias serias causando el «resfriado común» en personas sanas (paules., at al 2020).

Sin embargo, al hacer la secuencia filogenética del virus  de Wuhan,  los investigadores se dieron cuenta que no era compatible con ninguno de los coronavirus existentes que causan enfermedad en humanos, pero si se describía con una coincidencia genética casi del 80 %  del virus de SARS y un 92% con los virus encontrados en los murciélagos (del Rio y Malani, 2020).

¿Cuál es el origen de COVID  19?

Se cree entonces, que este nuevo virus (COVID-19) es habitante de las especies zoonóticas, que está relacionado con el coronavirus del murciélago y que pertenece a la familia Betacoronavirus. La evidencia indica que es un virus muy agresivo y presenta mucha facilidad de mutar (Bonilla., at al, 2020), tanto es así que hasta el 21 de marzo el coronavirus había causado más de 12.000 muertes y más de 300.000 personas contagiadas en todo el mundo.

MURCIÉLAGO

Los análisis sugieren que los murciélagos podrían ser el huésped original del virus COVID-19, sin embargo, por la época decembrina, cuando ocurrieron los hechos y donde los murciélagos están hibernando, un animal no identificado (probablemente un pangolín) vendido en un mercado de mariscos y animales salvajes (donde se pueden encontrar además, pollos, marmotas, liebres, civetas y  serpientes vivas) de Wuhan podría ser el huésped intermedio (Bonilla., at al, 2020; Izquierdo, 2020).

PANGOLÍN

Razón por la cual, los investigadores se dirigieron a los mercados, los cuales fueron cerrados y, partir de este hecho y ante la rapidez de la propagación del virus, el gobierno chino puso en cuarentena toda la población.

 Experiencias anteriores con SARS-CoV y (MERS-CoV

El coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV) y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), ambos emergieron de reservorios animales para causar epidemias de alcance mundial o pandemias, con alta morbilidad y mortalidad.

El  MERS,  es  un  HCoV(transmitido por el camello)  que  fue  identificado  en  Arabia  Saudita  en  el  año  2012,  muriendo  alrededor de 34 % de las personas que reportaron estar infectadas con el virus (858 de 2494 casos)(Alhogbani, 2016; Pérez, 2020).

CAMELLO

Entre tanto, con el SARS (transmitido por el murciélago), en Guangdong, China, fue causante  del  brote  2002-2003, se  identificaron  8098  casos y 774 muertes (Alhogbani, 2016; Pérez, 2020).

COVID -19 no se transmite, como muchos creen, a partir de serpientes, ni es una liberación accidental de un virus creado en un laboratorio chino, ni un arma biológica creada por EE.UU para destruir a la china, ni se adquiere por las exóticas comidas que consumen los chinos.

 Alteración del habitas naturales

Se evidencia pues, que estas zoonosis son producto de la alteración de los hábitats naturales, del comercio legal e ilegal de especies silvestres, del transporte intensivo de animales que traen consigo estos virus que buscan sobrevivir en nuevos hospederos (López, 2020).

Y que, para evitar todo esto, el humano se debe tomar conciencia y comprender las relaciones entre el animal-hospedador, humano-susceptible y medio ambiente,  tema que debe ser coordinado y manejado universalmente por todo el equipo de salud pública, con políticas claras y que sean cumplidas y respetadas por todos los habitantes(Bonilla., at al, 2020).

Puerta de entrada del virus

Además, encontraron los científicos chinos, que este nuevo virus utiliza el mismo receptor de entrada celular, la Enzima convertidora de angiotensina(ECA) que el virus del SARS-CoV (Turner, at al, 2004).

Se dice entonces por este motivo, en las redes sociales, que los hipertensos que consumen inhibidores de la ECA serían más propensos a la severidad de los síntomas en caso de contraer el coronavirus, pero no debería ser así, ya que por simple lógica los IECA, como el enalapril, al inhibir la ECA, bloquearían la entrada al coronavirus.

  Lo que ocurre en los demás países

Ante la alerta de la OMS y la declaración de la pandemia, las personas presas del pánico  se volcaron a las farmacias y a los grandes supermercados a nivel mundial: rápidamente se abastecieron de los principales productos de la canasta familiar, las botellas de agua, vitamina C, tapabocas, alcohol, gel antibacterial, medicamentos, entre otros.

Impresionante la forma como ocurren estos hechos en las farmacias: una cosa es contar y otra es vivirla: el producto que más preguntan es el tapabocas y gel antibacterial, pero, muy pronto, ya no habían, se escasearon. Dejaron sin estos elementos a las personas que realmente si los necesitan.

Sin embargo, el producto que probablemente nos ayudaría más que todos quedaba guardado en la mayoría de los estantes de todas las farmacias del mundo: la vitamina D

VITAMINA D

Gel antibacterial y mascarillas

Hablando de gel antibacterial, estos, que se preparan con alcohol al 70 % y glicerol, que son útiles para contrarrestar el coronavirus presente en las manos (Nekane, 2009), según la OMS, sólo son un sustituto del agua y el jabón.

Sobre las mascarillas, dice la OMS, que estas deben ser desechables y están destinadas a un solo uso. Después de su uso, deben retirarse utilizando las técnicas apropiadas (es decir, no tocar el frente, retirar tirando de las correas o cordones elásticos de las orejas desde atrás) y desecharse inmediatamente en un contenedor de basura infeccioso con tapa, seguido de higiene de manos.

TAPABOCAS

Cuando se usa el tapabocas, este no debe cubrir solamente la boca; también debe ser la nariz, ni removerlo al hablar con otra persona, ubicarlo en la barbilla, cuello o cabeza, ni es para utilizarlo de manera intermitente

Sin embargo, la OMS recomienda que las personas sin síntomas no usen máscaras médicas, ya que actualmente no hay evidencia de que el uso rutinario de máscaras médicas por parte de personas sanas evite la transmisión de 2019-nCoV. Por otro lado, los que si necesitan de ellas, no la pueden tener

Sol y rayos U.V, los enemigos del coronavirus 

Las propiedades fisicoquímicas de la familia de los coronavirus no están totalmente aclaradas, pero se cree que es sensible a la radiación ultravioleta y al calentamiento.  Según las investigaciones realizadas con virus anteriores, este podría inactivarse calentándolo a 56 °C durante 30 min y usando solventes lipídicos como etanol al 70%, desinfectante que contengan cloro y cloroformo, pero no por clorhexidina (Calvo., at al, 2020; Bilbao, 2009; Leandro., at al, 2011).

Los rayos ultravioletas tienen un poder germicida muy notable. Creemos que la pandemia en china terminó, por un lado,  el aislamiento y al ciclo vital del virus, pero por el otro, el cambio de clima en sus diferentes poblaciones, además, de que los chinos utilizaron instrumentos de luz U.V para desinfectar y eliminar al virus.

La radiación U.V se utiliza para dañar la estructura genética de las bacterias, virus, y otros patógenos, haciéndolos incapaces de la reproducción, y que este nuevo virus, no sería la excepción (Amorós, 2020).

Desde hace varias decenas de años este sistema de higiene es utilizado en los medios hospitalarios y sanitarios, y desde muy antiguo se conocen asimismo los efectos beneficiosos de la luz solar -muy rica en rayos U.v. (Micozzi, 1989; kolch, 1999).

Para no extender mucho el tema sobre los rayos U.V, terminamos diciendo que,  en enfermedades como la fiebre aftosa,  una enfermedad que afecta a ciertos animales, y que es altamente contagiosa, la supervivencia del virus que la produce viene determinada por la humedad, exposición a los rayos U. V (que lo eliminan),  la temperatura y le PH( Niu, 2014.. ¿Por qué no podría estar sucediendo con el  nuevo coronavirus?

Por lo tanto, todo parece indicar, según se ha observado en los diferentes países donde ha disminuido un poco el brote que, a medida que aumenta la temperatura y el calor, es previsible que los virus excretados por las mucosas nasales y la boca de una persona afectada se inactiven rápidamente y no lleguen a contagiar a otros individuos con tanta facilidad.

No obstante, los expertos analizaron la estabilidad del COVID-19 en las superficies y lo compararon con el SARSCoV-1, el coronavirus más estrechamente relacionado con el nuevo virus:

Lo que encontraron fue que el virus puede sobrevivir unas cuatro horas en superficies de cobre y hasta 24 horas en el cartón. Sobre plástico y acero inoxidable, puede perdurar hasta por tres días, y podría detectarse en el aire hasta 3 horas después (Aerosol y estabilidad de la superficie de HCoV-19 (SARS-CoV-2) en comparación con SARS-CoV-1).

No obstante, recalcamos que este nuevo coronavirus parece ser sensible a los rayos U. V del sol, y aquellas ciudades o poblaciones con clima caluroso y con presencia del sol, se han visto favorecidos, ya que las temperaturas más altas son perjudiciales para el susodicho agente viral (Gardner., at al, 2019).

MEDELLÍN

Vitamina D y sistema inmune

Desde el año 1980 se conoce que la vitamina D3; sintetizada en la piel por influjo de los rayos ultravioleta del sol a partir del 7- dehidrocolesterol, además de su función reguladora en la homeostasis del calcio y fósforo, tiene un papel relevante en la modulación de la respuesta inmune (panelas ;Como mejorar el sistema inmunológico en el futbolista; Ramírez ., at al, 2019).

Ya se sabe que durante las infecciones, por diversos mecanismos, la vitamina D favorece la actividad antiviral y antibacteriana (coronato., at al, 2005).

Se ha descrito también que la deficiencia de vitamina D es común en personas de edad avanzada;  sin embargo, puede estar presente en cualquier edad y se asocia con las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades autoinmunes, el cáncer y las enfermedades metabólicas(guerrero, 2018; lamas y serafino, 2016).

Y no es un secreto afirmar que el mundo científico si debe saber ya, que el coronavirus COVID 19, es estacional, y que la ausencia de los rayos U.V, más la deficiencia de esta vitamina D, son los aliados del coronavirus para su rápida propagación, su facilidad para ingresar al organismo y provocar todas estas muertes principalmente en las personas más inmunodeficientes: los ancianos (olivera., at al, 2014; Querales., at al, 2010; Zuluaga., at al, 2011).

La vitamina D en la piel es modulada por la estación, la latitud, los rayos U.V procedentes del sol, la hora del día, la pigmentación de la piel, la edad avanzada y el uso de protectores solares (de olivera., at al, 2014).

Asimismo sucede con la tuberculosis, la enfermedad infecciosa que más muertes ha causado a lo largo de la historia de la existencia humana, sin poderse aún lograr su control. sin embargo, suena muy interesante los múltiples estudios que vinculan a la deficiencia de vitamina D como un factor de riesgo contribuyente, no solo en esta patología  tuberculosa, sino en un sin número de enfermedades autoinmunes e infecciosas (Ramos., at al, 2017; Bellamy, 1999).

La hipovitaminosis D es frecuente en el mundo. Por mencionar un sola publicación, en argentina, según estudios realizados entre 1987 y 2015, la prevalencia fue> 40% en toda la población. En personas con infección por HIV variaría entre 20 y 90%( Confederación farmacéutica Argentina).

Recomendaciones para evitar el contagio con coronavirus

Utilizar las herramientas recomendadas por los organismos sanitarios: Aislamiento, lavado frecuente de las manos con agua y jabón, utilizar el tapabocas en caso de ser necesario, prudencia, evitar el pánico y tomar las cosas con seriedad y respeto.

Además, en las poblaciones donde hay sol, abrir las puertas y ventanas de las residencias; esto con fin de que ingresen los rayos del sol. La personas deben recibir baños de sol durante 15 minutos, entre las 6: 00 a.m. y 9:00 a.m., todos los días.

Los mayores de 65 años deben de igual manera recibir el sol e ingerir, por recomendación médica y/ o farmacéutica, suplementos de vitamina D y alimentos que contengan vitamina D (salmón, huevo, leche…) (Rodríguez, 2019).

En ciudades donde no hay sol por causa del invierno y otras condiciones, y mientras cambie la temperatura ambiental, deben usar tapabocas, lavarse las manos con agua y jabón, evitar el contacto entre las personas, y utilizar suplementos de vitamina D y alimentos que la contengan.

Fin de la pandemia

China anunció que se ha alcanzado el pico del contagió de la epidemia del coronavirus, y que ya el virus remitió. Probablemente sucederá en los demás países. Hoy 22 de marzo del 2020, china no reporta más casos por coronavirus, y nosotros estamos a penas en cuarentena.

 

Escrito por: Héctor Isaza montoya

Regente de farmacia

 

Bibliografía

 

  • Aerosol y estabilidad de la superficie de HCoV-19 (SARS-CoV-2) en comparación con SARS-CoV-1. MedRxiv. Tomado el 21 de marzo de : https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.03.09.20033217v1.full.pdf
  • Agente etiológico es un Aphtovirus, E. I. (2001). Algunas características del virus de la fiebre aftosa. MUNDO GANADERO. (links).
  • Alhogbani, T. Acute myocarditis associated with novel Middle East respiratory syndrome coronavirus. Saudi Med.36, 78–80 (2016).
  • Amorós Davó, L. A. (2020). Aplicación del método Biogaval en depuración de aguas residuales del área de Murcia. (links).
  • Bellamy, R., Ruwende, C., Corrah, T., McAdam, K. P. W. J., Thursz, M., Whittle, H. C., & Hill, A. V. S. (1999). Tuberculosis and chronic hepatitis B virus infection in Africans and variation in the vitamin D receptor gene. The Journal of infectious diseases179(3), 721-724.
  • Bilbao, N. (2009). Antisépticos y desinfectantes: revisión. Farmacia profesional23(4), 37-39.
  • Bonilla-Aldana, D. K., Villamil-Gómez, W. E., Rabaan, A. A., & Rodríguez-Morales, A. J. (2020). Una nueva zoonosis viral de preocupación global: COVID-19, enfermedad por coronavirus 2019. Iatreia33(2).
  • Calvo, C., López-Hortelano, M. G., de Carlos Vicente, J. C., Martínez, J. L. V., de trabajo de la Asociación, G., Ramos, J. T., … & Fumadó, V. (2020, March). Recomendaciones sobre el manejo clínico de la infección por el «nuevo coronavirus» SARS-CoV2. Grupo de trabajo de la Asociación Española de Pediatría (AEP). In Anales de Pediatría. Elsevier Doyma.
  • Confederación farmacéutica Argentina, (COFA). COVID-19 y el sistema cardiovascular, comunicado de prensa9 marzo, 2020. Tomado el 13 de marzo 2020 de http://www.cofa.org.ar/?p=34619
  • Coronato Solari, S., Laguens Calabrese, G., & Di Girolamo Massimi, V. T. (2005). Acción de la vitamina D3 en el sistema inmune. Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia21(2), 0-0. (LINKS).
  • Cuza, A. A. A. Vamos mundo, mira a Wuhan.
  • de Oliveira, V., Lara, G. M., Lourenço, E. D., Boff, B. D., & Stauder, G. Z. (2014). Influencia de la vitamina D en la salud humana. Acta bioquímica clínica latinoamericana48(3), 329-337.
  • Del Rio C, Malani PN. 2019 Novel Coronavirus-Important Information for Clinicians. JAMA. 2020 Feb 5. doi: 10.1001/jama.2020.1490
  • Gardner, E. G., Kelton, D., Poljak, Z., Van Kerkhove, M., von Dobschuetz, S., & Greer, A. L. (2019). A case-crossover analysis of the impact of weather on primary cases of Middle East respiratory syndrome. BMC infectious diseases19(1), 113.
  • Guerrero, A. G. (2018). Prevalencia del déficit de vitamina D y significado pronóstico en pacientes ancianos ingresados por síndrome coronario agudo(Doctoral dissertation, Universidad de Sevilla).
  • Izquierdo, L. D. (2020). INFORME TÉCNICO Nuevo coronavirus 2019-nCoV(Doctoral dissertation, Instituto de Salud Carlos III).
  • KOLCH, A. 1999. Disinfecting drinking water with UV light. Pollution Enginnering 31(10): 34-36. [ Links]
  • Lamas, M., Serafino, M. A., & Cúneo, F. (2016). Consumo de vitamina D y hábitos de exposición solar en ancianos de la ciudad de Santa Fe: influencia de lo factores socioculturales y económicos. Actualización en Nutrición17(1), 12-18.
  • Leandro, J. A. V., Román, L. D., Rodríguez, V. C., Zamora, A. V., & Velásquez, V. V. (2011). Colecta, identificación y multiplicación de virus entomopatógenos en el género Spodoptera presente en el cultivo del maíz. Tecnología en Marcha24(1), 17-24.
  • LÓPEZ, P. (2020). CAMBIOS HUMANOS AL PLANETA FAVORECEN AL CORONAVIRUS. DEFORESTACIÓN, DESARROLLO INDUSTRIAL…. Gaceta UNAM (2010-2019), (5118), 10.
  • Paules, C. I., Marston, H. D., & Fauci, A. S. (2020). Coronavirus infections—more than just the common cold. Jama323(8), 707-708.
  • Penelas, G. in COACHING, RENDIMIENTO Como mejorar el sistema inmunológico en el futbolista.
  • Pérez-Then, E. (2020). Nuevo coronavirus 2019-ncov: impacto en salud global. Ciencia y Salud, 4(1), 5-9.
  • Perlman, S. (2020). Otra década, otro coronavirus.
  • Press, E. (2020). Coronavirus.-La OMS da nombre oficial al nuevo coronavirus, desde ahora será Covid-19. (Links).
  • Querales, M. I., Cruces, M. E., Rojas, S., & Sánchez, L. (2010). Deficiencia de vitamina D:¿ Factor de riesgo de síndrome metabólico?. Revista médica de Chile138(10), 1312-1318.
  • Ramírez Sánchez, E., & Pedroza Meléndez, Á. (2019). Vitamina D y su papel en el sistema inmune. Alergia, Asma e Inmunología Pediátricas28(1), 26-34.(LINKS).
  • Ramos, C. F. R., Montilla, J. F. S., Correa, S., Restrepo, J. M. T., Méndez, D. A. R., Meneses, N. B., … & González, G. L. (2017). Tuberculosis y Vitamina D: Una Relación Intrigante. Revista Navarra Médica3(1), 36-46.(LINKS).
  • Rodríguez-Rodríguez, E., Aparicio, A., Sánchez-Rodríguez, P., Lorenzo-Mora, A. M., López-Sobaler, A. M., & Ortega, R. M. (2019). Deficiencia en vitamina D de la población española. Importancia del huevo en la mejora nutricional.
  • Turner, A. J., Hiscox, J. A. & Hooper, N. M. ACE2: from vasopeptidase to SARS virus receptor. Trends Pharmacol. Sci.25, 291–294 (2004). (LINKS).
  • Zuluaga Espinosa, N. A., Alfaro Velásquez, J. M., Balthazar González, V., Blanco, J., Enith, K., & Campuzano Maya, G. (2011). Vitamina D: nuevos paradigmas. Medicina & laboratorio17(5-6), 211-246(links).
  • Zhu N, Zhang D, Wang W, Li X, Yang B, Song J, et al. A Novel Coronavirus from Patients with Pneumonia in China, 2019. N Engl J Med. 2020 Jan 24. doi: 10.1056/NEJMoa2001017
  • Imágenes: pixabay.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *