Fatiga: tres casos evidenciados desde la farmacia comunitaria

hombre fatigado

En el diccionario de cáncer del NCI, dice que la fatiga es un trastorno caracterizado por cansancio extremo e incapacidad para funcionar debido a la falta de energía. La fatiga puede ser aguda o crónica.

Causas de la fatiga.

Aunque la fatiga o el cansancio pueden estar asociados a estrés, el exceso de trabajo, el sobre-entrenamiento o los esfuerzos inhabituales, muchas veces puede estar relacionada por causas netamente fisiopatológicas. Y es aquí donde el farmacéutico debe desarrollar todo su potencial de conocimientos, ser serendípico, esto con el fin de asesorar muy bien a sus pacientes  y evitar el enmascaramiento de una enfermedad.

Entre algunas de las enfermedades que están relacionadas con la fatiga tenemos: la depresión (Camacho, 2001), hipotiroidismo (Hernández., at, 2007), diabetes mellitus tipo 1 y 2(Manrique, 2018), problemas cardiacos (artucio, 2012), renales, fibromialgia (López, 2008), cáncer (fount, 2004),  deficiencia de vitamina B 12, anemia estrés, etc.

Y no es poco común, que muchas personas, con este síntoma, se dirijan primero a la farmacia, antes que visitar al médico, al menos esto ocurre en Colombia.

Es por ésta razón que abordamos este tema que a simple vista no parece tener la suficiente importancia desde la farmacia comunitaria, pero sí la tiene.

Muchas veces, ante la presencia de un paciente fatigado o cansado, y sin más argumentos que ganar unos pesos de más, producto de una comisión, solemos recomendar  vitaminas o multivitamínicos, como si fueran productos milagrosos.

Para socializar este tema, pretendimos traer como ejemplo, tres casos reales, ocurridos en dos farmacias diferentes.

Caso número 1

Se presenta un joven a la farmacia, con su madre de 56 años, solicitando unas vitaminas para que la alienten,  porque últimamente se siente agotada y muy débil. Dice ella que no sufre de nada; ni de hipertensión, ni de diabetes…

El farmacéutico, conocedor de estos casos, antes de recomendarle las vitaminas, le toma el pulso; un método no invasivo y suficiente útil, siempre y cuando el operador esté entrenado. El pulso representa el rendimiento del latido cardiaco y la adaptación de las arterias. Así mismo, proporciona información sobre el funcionamiento de la válvula aórtica (González., at al, 2012)

   Para sorpresa, identifica una anomalía cardiaca; su pulso era demasiado lento e irregular.  En vista de eso, envía a la paciente a consulta médica prioritaria…

La paciente regresa tres meses después. Le fue insertado un marcapasos, por padecer una enfermedad del nódulo sinusal.

Caso número 2

Se presenta una mujer de aproximadamente 60 años, solicitando que se le despache una fórmula, la cual tenía fecha de hace tres días y contenía el nombre de un medicamento antidepresivo de segunda generación. Al entregar el medicamento, la mujer se queja de mucho cansancio y palpitaciones.

El farmacéutico le toma el pulso y nota que presenta más de 200 palpitaciones por minuto. Ante esta arritmia, el farmacéutico le pregunta ¿desde cuándo se encuentra así? Ella responde “desde que el médico le cambió el medicamento”.

Se le solicita que le enseñe la fórmula anterior o los medicamentos anteriores. Ella saca de su bolso un blíster casi terminado de Propranolol de 40 mg. Comenta que “la Doctora se lo cambió por el antidepresivo”.

El farmacéutico le ordena que se tome  el Propranolol de inmediato…

Pasados varios minutos, la mujer se siente mejor, pues las palpitaciones rebajaron casi a  la mitad, y que debe seguirlo tomando hasta consultar nuevamente con su médica.

Recordemos que el Propranolol, por sus condiciones especiales no debe interrumpirse abruptamente.

Caso número 3

Mujer, de raza negra, aproximadamente 65 años de edad, profesora de escuela, visita la farmacia en varias  ocasiones, siempre solicitando vitaminas. Su hablar lento, como si le pesara hablar. Nunca se quejó de un dolor específico, pero si general. Compró en varias oportunidades diferentes formas farmacéuticas de multivitamínicos: polvos, pastas, jarabe.

Al no mejorar, fue remitida al médico… Dos meses después apareció casi irreconocible y acompañada con uno de sus hijos, un tanque de oxígeno y un par de cánulas en cada fosa nasal. Comentó que estaba recibiendo quimioterapia: tenía cáncer de pulmón. ¡Jamás la volví a ver!

Conclusiones y recomendaciones

  • No todo el que se acerca a una farmacia con síntomas de cansancio o fatiga, responde a las vitaminas. Casi siempre estos síntomas son consecuencia de una enfermedad, y en estos casos, es mejor remitir el paciente al médico, y más cuando es una persona mayor de 65 años.
  • El farmacéutico debe ser muy cuidadoso en recomendar aquellos medicamentos, que aunque son de venta libre y parezcan sus acciones terapéuticas insignificantes, pueden tener la capacidad de producir efectos nocivos.
  • Respetar siempre el código de ética profesional y no inducir al público al consumo y/o compra de medicamentos en cantidades mayores a las necesarias.
  • No debe olvidarse recomendar al paciente de concurrir a la consulta médica, en el caso de que los síntomas no remitan con el tratamiento indicado.
  • Evitar alentar a las personas a comprar un medicamento en cantidades excesiva, que no los necesitan, ya que se han reportado miles de casos de enmascaramiento de enfermedades; daños renales, problemas cardíacos y hepáticos, por toma de exceso de medicamentos (Calderón-Ospina, 2011; ruso, 2012).

Escrito por:

Héctor Isaza montoya; regente de farmacia

De Medellín para el mundo

Bibliografía

  • Artucio, C., & Duro, I. (2012). Encuesta de percepción de la enfermedad cardiovascular de la mujer por la mujer. Revista Uruguaya de Cardiología, 27(3), 304-312.
  • Calderón-Ospina, C. A., Guzmán-Ramírez, G. M., Sarmiento-Monroy, J. C., Gómez-Angulo, D. L., Joya-Higuera, A. Y., Ríos-Barajas, L. F., … & Soler-Barrera, J. N. (2012). Nefrotoxicidad inducida por medicamentos. Revista Médicas UIS, 24(1).
  • CAMACHO, A. F. (2001). Depresión y enfermedad médica (I). Medicina General38, 823-826.
  • Font, A., Rodríguez, E., & Buscemi, V. (2004). Fatiga, expectativas y calidad de vida en cáncer. Psicooncología, 1(2-3), 45-56.
  • González, J. V., Arenas, O. A. V., & González, V. V. (2012). Semiología de los signos vitales: Una mirada novedosa a un problema vigente:/Vitals sign semiology: the new look to an actual problem. Archivos de Medicina (Manizales), 12(2), 221-240.
  • Hernández, J. J. C., Pedrol, N. A., Blanco, A. C., Ferrater, J. C. G., Pérez, A. P., Morales, T. L., … & Henzi, F. T. (2007). Guía clínica del diagnóstico y tratamiento de la disfunción tiroidea subclínica. Endocrinología y Nutrición, 54(1), 44-52.
  • López Espino, M., & Mingote Adán, J. C. (2008). Fibromialgia. Clínica y Salud, 19(3), 343-358.
  • Manrique, G. (2018). Evaluación de Síntomas y Signos en la Diabetes Mellitus. Revista Colombiana de Endocrinología, Diabetes & Metabolismo, 4(2), 193-195.
  • Russo, D. K. (2012). Paracetamol.
  • imagen: pixabay