Gonorrea en niños: un caso de abuso sexual

Muchas son las consultas que los farmacéuticos atendemos día a día en nuestras farmacias. Y muchos son también los casos documentados por la revista blanca, que están basados en la evidencia, y la “evidencia no es otra cosa que la <<vivencia >> de la verdad” Husserl, E. Pero este caso que vamos a documentar, definitivamente, si es el más conmovedor de todos los que hemos compartido.

Se presenta una mujer adulta con un niño de 6 años de edad, solicitando atención, porque el niño presenta desde hace 20 días, mucho ardor al orinar. Le pregunta el farmacéutico ¿por qué no lo había traído antes? Responde  ella “yo soy la madrastra, y que no lo había podido traer debido a que su vivienda está muy retirada del pueblo y el padre del niño labora en la ciudad y solo  viene una sola vez al mes.

¿Qué otros síntomas  ha  presentado el niño?

“El niño llora mucho, tiene el pene hinchado y presenta mucho dolor al orinar. Que le sale una materia amarilla y olorosa, que parece como colbón, porque se le pega de los interiores”. Después de esto, el farmacéutico decide revisarlo y efectivamente confirma los síntomas relatados por la mujer: a través del meato urinario se presenta secreción fétida, purulenta y disuria.

El farmacéutico, conocedor de estos casos, piensa que, probablemente estos síntomas que presenta el niño, son del  tipo gonorrea y, por supuesto, si así fuese, la ocurrencia de la gonorrea en niños suele ser una señal de abuso sexual, por lo que debe, de inmediato, enviarlo con el médico pediatra para que este lo diagnostique y lo reporte, si es del caso, a las autoridades sanitarias.

Qué es la gonorrea 

La Gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), conocida también como blenorragia. Es causada por la bacteria Neisseria(N) gonorrhoeae, o “gonococo”, y es el ser humano el único huésped natural, sin embargo, en condiciones experimentales también afecta a los chimpancés, siendo este el único animal de especie distinta de los humanos en las que se localiza la infección gonocócica (Arko, 1989).

La enfermedad se transmite únicamente por contacto sexual, y no por inodoros, animales o prendas de vestir, pues,  la N. gonorrhoeae es un agente muy lábil frente a las condiciones ambientales (calor, refrigeración, desecación y diversos antisépticos). por lo que, en condiciones ordinarias puede resistir poco tiempo a la exposición del aire (muere rápidamente fuera del reservorio humano (Diaz, 2013; Conde-González, 1997).

La Neisseria gonorrhoeae es una bacteria muy infectante. Entre 2 y 8 días después del contacto sexual con una persona enferma, aparece un exudado seroso, con el paso de los días se torna una secreción amarilla o verde, purulenta y abundante, y puede acompañarse con eritema del meato, disuria y polaquiuria.

La enfermedad fue referida en el antiguo testamento, siendo Galeno en el año 130 a.C. quien le diera el nombre gonorrea, que quiere decir en griego “salida de flujo” (Conde & Uribe, 1997), sin embargo, solo fue hasta el año 1879 que la bacteria fue descubierta por  Albert  Ludwig Sigesmund Neisser ((1855-1916)  dermatólogo, sifilólogo y bacteriólogo alemán (Potenziani and Potenziani, 2008).

Tratamiento recomendado

El tratamiento actual para la infección gonocócica no complicada localizada en cérvix, uretra, faringe y/o recto es ceftriaxona; una cefalosporina de tercera generación,  en dosis única de 250 mg IM, seguida de Doxiciclina por vía oral 100mg/12h durante 7 días. Para tratar la co-infección con Chlamydia trachomatis;la bacteria que produce la clamidia (una ETS muy parecida a la gonorrea) , se combina con  1 g del  macrólido  Azitromicina, administrado en dosis única por vía oral (García., at al, 2016).

La espectinomicina es otra opción, muy efectiva, en una sola aplicación intramuscular de 2 g, (Sánchez., at al, 2019).

Siguiendo con el caso del niño

El niño, después de asistir a la consulta médica, regresa a la farmacia en la mañana del día siguiente acompañado de su madrasta y con la fórmula médica. La receta confirma la sospecha del farmacéutico, “blenorragia “. El médico indica ceftriaxona de 250 mg: Aplicar inmediatamente media ampolla I.M, lenta y  profunda.

La evidencia sugiere que la gonorrea en este niño de 6 años, así como en los  mayores de un año y pre-adolescentes, es transmitida sexualmente, es decir, por abuso sexual con muy raras excepciones (american academy of pediatrics the evaluation of sexual).

Es bien sabido que la sífilis  y la gonorrea son ETS, que por ley, todos los casos conocidos en niños deben enviarse a la Autoridad Sanitaria de acuerdo a los protocolos establecidos en cada país.

“También es pertinente realizar una investigación para determinar si otros niños bajo las mismas condiciones de vulnerabilidad que estén ubicados en la misma zona también sean víctimas de acoso sexual y están infectados. Todo  niño en el que un cultivo de N, gonorrea sea positivo debe examinarse para detectar la presencia de otras enfermedades de transmisión sexual: sífilis, infección por chlamydia, hepatitis B y la infección por el virus de inmunodeficiencia humana” ( Committee on Child Abuse and Neglect)

Concluimos este caso, donde podemos observar claramente, que existe una familia desintegrada, la cual presenta mayores riesgos de vulnerabilidad para un ataque sexual a los niños (Finkelhor, 1980): una vivienda alejada del sector urbano, un padre aislado que no convive con el hijo, una madrasta, no se menciona la madre en ningún momento de la consulta, un médico que tal vez no realiza el protocolo, exámenes bacteriológicos, seguimiento…

Y falta más todavía.

Terminando de escribir este artículo, y Por fortuna, diría  el polémico Albert Neisser, nos llama una colega de un municipio antioqueño (Colombia)  solicitando asesoría para un caso que se le presenta en esos mismos momentos:

Un joven de 13 años que acude a la farmacia, solicitando atención, pues dice que siente ardor al orinar y le sale un flujo amarillo por el pene.

Ante esto, se le solicita a la colega que le tome una foto al pene del joven, con el fin de verificar los síntomas, y nos envía esta imagen vía whatsapp, la cual aprovechamos para ilustrar la enfermedad.

Obsérvese la secreción saliendo del orificio uretral.

Escrito por:

Héctor Isaza montoya, regente de farmacia.

De Medellín para el mundo

Bibliografía

  • Arko, R. J. (1989). Animal models for pathogenic Neisseria species. Clinical microbiology reviews2(Suppl), S56.
  • Conde-González, C. J., & Uribe-Salas, F. (1997). Gonorrea: la perspectiva clásica y la actual.Salud pública de México39, 543-579.
  • Díaz, J. (2013). Vigilancia epidemiológica de sífilis y gonorrea.Revista chilena de infectología30(3), 303-310.
  • García, D. S. D., Casco, R. H., Losada, M. O., Perazzi, B. E., Vay, C. A., & Famiglietti, Á. M. R. (2016). Estado actual de la gonorrea.Revista de la Asociación Médica Argentina129(2).
  • Finkelhor, D., & DONADI, R. (1980).El abuso sexual al menor: causas, consecuencias y tratamiento psicosocial.
  • Potenziani Bigelli, J. C., & Potenziani Pradella, S. D. (2008). Historia de las enfermedades venéreas (2a parte).VITAE Academia Biomédica Digital, (36)
  • Sánchez, J. V. M., Lino, L. L. P., Valencia, Y. M. V., González, R. M. N., García, M. L. C., & Intriago, M. M. Z. (2019). Factores de riesgo que inciden con la presencia de herpes genital en la mujer. Dominio de las Ciencias5(1), 560-588.