herpes zóster: ¿se junta o no la Culebrilla?

 

wikipedia commons

El herpes zóster es una infección viral que afecta los nervios y se disemina a través de ellos en forma reptante y sigilosa, manifestándose con ardor, prurito, sensación de punzadas, seguido de dolor intenso e hiperestesia del nervio afectado y al cual se circunscribe, pero jamás se junta, como es el común creer de muchas personas. Es llamada también Culebrilla (Bonnane., at al, 2012).

Seguidamente, aparecen las alteraciones dermatológicas que comienzan con una erupción: vesículas agrupadas en forma de anillos a lo largo de un dermatoma, que regularmente evolucionan a ampollas llenas de un fluido seroso de composición viral.

Todos estos síntomas se manifiestan debido a la re-activación del virus varicela-zóster que se encuentra escondido en las neuronas del ganglio del trigémino y de algunos ganglios torácicos y producir años más tarde una varicela, culebrilla, mielitis, encefalitis o arteritis. Es decir, existe un único virus responsable de varias entidades clínicas diferentes. (Rojas., at al, 2017).

¿Por qué se reactiva el virus de la varicela?

Normalmente, creen algunos virólogos, que el virus varicela-zóster (familia Herpes viridae) es causante primero de varicela y, en un segundo brote; que ocurre años después: herpes zóster.

El virus se establece en los ganglios basales sensitivos de forma latente; pero, cuando existen ciertas condiciones en el huésped (personas mayores de 50 años, inmunodepresión, trauma mecánico, estrés psicológico, exposición a inmunotoxinas, exposición intensa al sol) puede reactivarse y replicarse en las neuronas, formando miles de nuevos virus herpes-zóster, que viajan a lo largo del axón hacia el área de piel inervada por ese ganglio y su respectivo dermatoma, produciéndose los síntomas característicos (De la infancia., at al, 2018).

¿Por qué produce tanto dolor el herpes zóster ?

pixabay

El dolor característico del Herpes zóster se produce porque el virus irrita las fibras sensitivas en el nervio infectado, principalmente uno de los torácicos, o la rama sensitiva de uno de los nervios craneales. La enfermedad ocasiona franco dolor torácico que puede semejar un infarto pulmonar, del miocardio, o una neumonía y hasta una cefalea frontal del tipo migraña (Vélez, 2003).

Simultáneamente, con las lesiones de la piel hay en la mayoría de los casos, inflamación dolorosa del ganglio correspondiente paravertebral.

¿Por qué llaman al herpes zóster, culebrilla?

El término Herpes proviene del latín y a su vez es derivado del griego y quiere decir reptante (que se mueve o camina). Zoster, en griego, significa cinturón.

Por el aspecto de las lesiones la cultura popular le ha puesto el nombre de “Culebrilla”: “pequeña serpiente “por el patrón de ampollas y su forma de propagarse como “culebra”.

En algunas zonas del Mediterráneo, se conoce como «Fuego de San Antonio» por el ardor y quemazón urente que produce.

Asimismo, se dice en el  diccionario de mitos y leyendas, que los gauchos de la pampa húmeda de Argentina suponen que la contaminación por el virus  se debe al paso de una víbora o culebra que se posa sobre la ropa que se extiende  sobre los cultivos (generalmente de trigo) para que pueda secarse (Aho., at al).

En el libro de la Etnomedicina en la Obra de José Gumilla el Orinoco Ilustrado y defendido, se dice que “para matar la tal culebrilla, basta calentar bien un limón, partirlo, empapar pólvora con aquel agrio, y untar con dicho limón y pólvora con frecuencia toda la inflamación, y que en llegándose a juntar la cabeza de la Culebrilla con la cola o sitio, de donde salió, luego al punto muere el paciente”(Silva, 2011).

Es muy común que los afectados por culebrilla recurran a brujos y curanderos, que aplicarán rezos, hierbas (como la yerbamora), escribir con tinta China en ambos extremos las palabras Jesús, maría y José, lo queman con cucharas, cuchillos y tabaco caliente y hasta los sobarán con sapos para que este absorba el “veneno” con lo cual evitarán que la Culebrilla “se una” terminando el cinturón, lo cual supuestamente traerá “consecuencias funestas”(silva, 2011).

pixabay

¿Se puede curar solo el herpes zóster?

Sí. Ocasionalmente, la aparición de las vesículas agrupadas sobre la piel eritematosa o normal en uno o dos dermatomas, se postulizan en dos a tres días y pueden sanar en 2 a 3 semanas, cuando esto ocurre, resuelven con cicatriz e hiperpigmentación, salvo que exista una sobre infección.

Es por esta razón, que se cree que los rezos, los encantos y pócimas utilizados por los curanderos, surgen efecto, sin embargo, el tratamiento con antibióticos tipo Aciclovir o valacyclovir, son fundamentales, ya que, mientras más pronto se haga el tratamiento menos secuelas del tipo neuralgia post-herpes se presentarán.

Además, como existen más de 20 lesiones implicadas que frecuentemente se hacen hemorrágicas, necróticas y con un alto grado de afectación sistémica, principalmente afectación pulmonar, hepática y cerebral, que puede ser mortal, es razón suficiente para tratar esta enfermedad, principalmente en el adulto mayor (lopez., at al, 2012).

¿Qué significa esta enfermedad en medicina?

La mayoría de los textos consultados están de acuerdo en afirmar que esta patología herpética, se presenta al disminuir la inmunidad celular T específica con la edad y en pacientes inmunocomprometidos; VIH, diabetes, lupus eritematoso sistémico y en pacientes con trasplante renal… (Rodríguez, 2012).

“Cuando se une la Culebrilla” ¿se muere la persona?

Es imposible que esto ocurra. Porque el virus después de pasar la infección de la Varicela, se instala en determinados ganglios nerviosos, y las fibras nerviosas de estos ganglios nerviosos abastecen únicamente una zona limitada de piel o dermatoma.

Por este motivo no presenta erupciones en todo el cuerpo, como se manifiesta con la varicela, sino que las vesículas se dispersan en una superficie de piel limitada y en un solo lado del cuerpo o de la cara.

Así es que, si el virus sale, por un lado, sea derecho o izquierdo, recorrerá máximo medio cuerpo, ya que el virus se desplaza como sea el recorrido del nervio sensitivo afectado,  motivo por el cual no se puede unir la culebrilla, ya que son dos nervios independientes a cada lado.

pixabay

Sin embargo, se ha observado, aunque en raras ocasiones, que en pacientes seriamente inmunodeprimidos el virus de la culebrilla puede comprometer más de 2 dermatomas contiguos y presenta más de 20 vesículas por fuera del dermatoma inicial, aún así, es imposible que la Culebrilla junte  la cabeza con la cola , forme un cinturón y mate la persona.

 

Escrito por: Héctor Isaza montoya

Regente de farmacia, Udea.

Bibliografía

 

  • AHO, A., MULELO, A., YARA, C., MARIA, C. A. A., JOSE, C. A. C., SAN LA MUERTE, C. A., … & TATA, H. Diccionario de mitos, leyendas, creencias y supersticiones sudamericanas en construcción permanente.
  • Bonnane, M. M., Clemente, K. R., Balbier, I. G., Azahares, A. D., & Serrano, N. M. (2012). Referentes teóricos sobre algunos tipos de herpes. Revista Información Científica73(1).
  • De la Infancia, E., Fain, D. A., Lamy, P., & Novoa, V. (2018). como “eflorescencia”; después de su traducción al latín, se derivó en nuestro idioma como exantema, para nombrar las erupciones cutáneas.• Se caracterizan por erupciones, cutáneas localizadas o generalizadas, de color rojizo, que pueden ir acompañadas o precedidas de fiebre, y son causadas por virus, bacterias, medicamentos o asociarse con enfermedades sistémicas.
  • López Villaescusa, M. T., Martínez Martínez, M. L., Faura Berruga, C., & Pérez García, L. (2012). Herpes zóster diseminado. Revista Clínica de Medicina de Familia5(1), 64-66.
  • Rojas, W., Cabrera, J. M. A., Aristizabal, B., Luz Elena Cano R, Luis Miguel Gómez O, & Lopera, D. (2017). Inmunología de rojas. Corporación para Investigaciones Biológicas, CIB.
  • Rodríguez, M. J. M. (2012). Herpes zoster y su principal complicación: Neuralgia postherpética. Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica69(600), 9-13.
  • Silva, D. J. S. (2011). La Etnomedicina en la Obra de José Gumilla El Orinoco Ilustrado y Defendido. Informe Médico13(8).
  • Vélez, H. (2003). Fundamentos de medicina: enfermedades infecciosas. Corporación para Investigaciones Biológicas.
  • imagen; pixabay
  • https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Herpes_Zoster_Rash.png