Hidroquinona: la sustancia que embellece los  rostros

La hidroquinona (1,4 dihidroxibenceno) es una de las moléculas sintéticas, más efectivas, pero muy controvertida en el mundo de la dermatología y la estética. Se trata de un compuesto que inhibe o modifica la síntesis de una sustancia que los seres vivos producen, la cual se encarga de dar el color a la piel: la melanina.

Eso es lo que hace la hidroquinona y la mayoría de los otros despigmentantes, interrumpir el ciclo de la melanogénesis en cualquiera de sus pasos, y así, de esta manera, intentan prevenir, aclarar y reducir las tormentosas manchas que aparecen en la piel con el paso del tiempo, que, aunque no duelen, ni arden, ni pican, si incomodan, se ven anti-estéticas y hacen sentir mal a las personas.

Es decir, que la hidroquinona y los demás despigmentantes, incluidos los peeling químicos, lo que hacen es: algunos evitan que se forme nueva melanina y los otros eliminan la melanina ya formada.

Formación de la melanina o melanogénesis

Para entender como actúa la hidroquinona, debemos saber primero que es la melanina, como se forma y que sustancias participan en la elaboración de este maravilloso pigmento.

La formación de la melanina o melanogénesis es un proceso complejo, está regulado por los rayos ultravioleta, estímulos hormonales, algunas sustancias, fármacos y factores hereditarios.

La fabricación de este pigmento, tiene lugar en la capa basal de la epidermis, precisamente en los melanosomas, que están ubicados en el interior de los melanocitos, que son las células especializadas en producir dicho pigmento. cuando los melanosomas están llenos de pigmento, lo transfieren a otras células vecinas (los queratinocitos).

Luego, estos queratinocitos, que recibieron la carga, migran hacia la capa más superficial de la piel, llevando el pigmento dentro de ellas. Así, la melanina se propaga a través de la piel confiriéndole su color característico.

Veamos entonces como se forma la melanina dentro del melanocito (fig.1).

Biosíntesis de la melanina

Dentro del melanocito, la melanina se fabrica a partir de un aminoácido no esencial llamado l-tirosina que es producido a su vez por otro aminoácido, esencial: la fenilalanina, que está presente en los alimentos ricos en proteínas.

La l-tirosina, sufre una serie de oxidaciones para convertirse en melanina:

  • Inicialmente, por los rayos del sol, es oxidada y convertida en el sustrato l- dopa (3,4 dihidroxifenilalanina) por acción de la enzima tirosinasa 1 que es bastante inestable y puede sufrir mutaciones produciendo la enfermedad llamada albinismo, que es ausencia de melanina en la piel.
  • Este sustrato l-dopa por acción de otra enzima tirosinasa 2 se oxida y se transforma en dopa-quinona.
  • Nuevamente, se oxida la dopa-quinona y produce dopa-cromo y dopa-cisteína que presenta un grupo carboxilo en su estructura, el cual lo pierde por oxidación y se produce la  DHI (dihydroxy-5,6-indole) oxidándose nuevamente para formar la melanina: eumelanina y la feomelanina.

Mecanismo de acción de la hidroquinona

El mecanismo de acción no está muy bien dilucidado, pero se cree que interfiere en la formación, melanización y degradación de los melanosomas, afectando al mismo tiempo el metabolismo celular, dañando las membranas lipoproteicas de los orgánulos citoplasmáticas.

Un compuesto que impide la formación de la dihidroxifenilalanina y la dopa-quinona al  inhibir la oxidación de la tirosinasa 1 y tirosinasa 2 (fig.2).

Sin embargo, y a pesar de ser una molécula tan polémica, es por excelencia la sustancia de referencia y de mayor uso a nivel mundial en el campo dermatológico para tratar las manchas en la piel, donde se ha intentado cambiar por otras sustancias; alfa y beta hidroxiácidos, menos potentes que esta.

Este  medicamento de uso dermatológico se encuentra en el mercado farmacéutico con varios nombres comerciales, en los cuales  debe aparecer la leyenda de  “venta bajo fórmula médica”, y no debe estar exhibido en las vitrinas , pues, no es un cosmético.

Como ya sabemos que la hidroquinona actúa inhibiendo las enzimas  tirosinasas, su acción entonces seria temporaria; por lo tanto, solo interviene en los procesos de formación de nueva melanina y no de la melanina ya formada. Es necesario esperar que actúe y repetir sus aplicaciones con intervalos frecuentes no mayores de 6 meses.

Por ser una sustancia fotosensible y para evitar este cambio de color, se recomienda utilizar emulsiones con pH ácidos; algunos autores recomiendan una gota de ácido sulfúrico o bisulfito de sodio,  mantenerla bien protegida de la luz y envasando en recipiente de color ámbar u oscuro.

En la actualidad su presentación varía del 2% al 4 % crema, loción y emulsión, y es de aplicación  nocturna. Se recomienda el uso de bloqueador solar, evitar la exposición a los rayos U.V, ya que la luz solar la oxida, mancha la piel y presenta efecto rebote.

 

Una de las desventajas de la hidroquinona, es que produce algunas pocas veces, ocronosis.

¿Qué es la ocronosis exógena?

Es un trastorno de la pigmentación de la piel poco común que afecta sobre todo a la mujer de piel negra y entre los treinta y cincuenta  años de vida, y ocurre generalmente como consecuencia de la aplicación tópica de hidroquinona en concentraciones casi siempre –aunque no necesariamente– mayores a 3%.

Aunque también, pero en menor grado, lo producen los antipalúdicos (ej., cloroquina), el fenol, la resorcina y la levodopa.

La teoría más aceptada hoy (hipótesis de Penneys) en la patogénesis de la ocronosis exógena, indica que la enfermedad es consecuencia de la acumulación dérmica de metabolitos del ácido homogentísico (AHG) que se producen cuando la hidroquinona inhibe la enzima que oxida el AHG, que, luego de polimerizarse forman, por otra vía contraria a la melanogénesis, el pigmento ocronótico.

En condiciones normales la tirosina se transforma en AHG que luego es oxidado. Cuando existe déficit de la enzima que lo oxida, se produce una elevación del nivel sérico de éste en los tejidos conectivos (dermis). Es aquí donde ocurre la polimerización de fibras de colágeno que por oxidación (O2) se produce el pigmento de color café negruzco—ocronótico—.

Alertas sobre la hidroquinona

Las alertas sanitarias sobre la hidroquinona se basan en suponer que esta sustancia puede ser un riesgo para la salud, y entre las declaraciones del peligro y los posibles efectos adversos están:

 

H302: Nocivo en caso de ingestión.

H317: Puede provocar una reacción alérgica en la piel.

H318: Provoca lesiones oculares graves.

H341: Se sospecha que provoca defectos genéticos.

H351: Se sospecha que provoca cáncer.

H400: Muy tóxico para los organismos acuáticos.

 

Para terminar, podemos concluir que, la hidroquinona decolora la piel al inhibir la oxidación de las enzimas responsables de dos (2) de los pasos del ciclo de la melanogénesis: las tirosinasas.

 

Escrito por: Héctor Isaza montoya

Regente de farmacia

 

De medellin para el mundo

 

Bibliografía

Tomado de :

  • Bennington, James. (2010). Diccionario Enciclopédico del laboratorio clínico, pag.1178.Argentina: Pan.
  • Chang, P., & Pellecer, R. R. (2014). Ocronosis exógena: informe de un caso. Dermatología Cosmética, Médica y Quirúrgica12(3), 199-202.
  • González, M. V., Sarmiento, C. G., Galván-Villamarín, F., & Castiblanco, C. M. (2013). Artropatía ocronótica: reporte de caso. Revista Colombiana de Ortopedia y Traumatología27(3), 171-176.
  • Marín, D., & del Pozo, A. (2005). Pigmentación de la piel (I). Melaninas: conceptos generales e implicaciones cosméticas. Offarm: farmacia y sociedad24(1), 116-118.
  • Montoya, J. L. (2002). Sustancias despigmentantes y métodos de aclaramiento del color de la piel. Offarm: farmacia y sociedad21(9), 79-86..
  • Sánchez-Martínez, E. M., García-Briz, M. I., Moneva-Léniz, L. M., Gegúndez-Hernández, H., Pose-Lapausa, P., & Mateu-Puchades, A. (2019). Exogenous ochronosis: the failure of depigmenting creams. Dermatology online journal25(4).
  • imágenes: pixabay

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *