Sildenafilo: el fármaco que anima la vida sexual de la pareja

sildenafilo

El citrato de sildenafilo (viagra) fue sintetizado y presentado al mundo por el laboratorio Pfizer en el año 1998 como el primer  fármaco aprobado para tratar la disfunción eréctil (DE). Una patología que afecta, no solamente al hombre mayor, sino también a muchos jóvenes de todo el mundo.

Se evidencia desde la farmacia comunitaria, que el sildenafilo es el fármaco más consumido por los hombres en el intento de aumentar su erección, recuperar su  vida sexual, su autoestima y el entorno matrimonial, pues, creen algunos  que con esta ayuda química Podrán responder sin temor alguno a las exigencias sexuales de la mujer moderna.

Pensamos algunos farmacéuticos que, a pesar de que existen en el mercado otros fármacos aprobados e igual de efectivos para tratar la DE:  vardenafilo (levitra), tadalafilo (cialis)  y más recientemente, avanafilo (anime) y udenafilo (zydena),  el sildenafilo continua firme después de 20 años.

Su bajo precio, efectividad, seguridad, buena tolerabilidad, los múltiples estudios y experiencia clínica, han hecho que este fármaco sea de conocimiento popular y recetado por muchos médicos, hasta el punto de prescribirlos sin ningún temor para la DE en personas hipertensas y diabéticas, independientemente del tipo de fármaco antihipertensivo o antidiabético, que el paciente este tomando para tratar su enfermedad (manasia., at al, 2003; Vilarasau., at al, 1999; vera., at al, 2018).

Disfunción eréctil (DE)

La DE se ha definido como la incapacidad persistente de conseguir y mantener una erección con suficiente rigidez para la penetración, ya sea por causas orgánicas y/o psicológicas. (Castorina, 2015).

Mecanismo de acción del sildenafilo

El citrato de sildenafilo es un potente inhibidor selectivo de la enzima  fosfodiesterasa tipo 5(PDE-5), responsable de la degradación del monofosfato de guanosina cíclico (cGMP) en el cuerpo cavernoso, el cual regula un neurotransmisor llamado óxido nítrico (NO), que se libera tras la excitación; es decir, si hay sildenafilo habrá más  cGMP y a la vez más  oxido nítrico, y si hay óxido nítrico habrá relajación del músculo liso y por ende, más oxígeno, más sangre en los cuerpos cavernosos y más erección(Hernández., at al, 2010).

La acción vasodilatadora del sildenafilo en los cuerpos cavernosos por incremento en sangre del óxido nítrico, afecta tanto a los tejidos, arterias, venas y nervios del pene. Después de ingerido actúa rápidamente entre 20 minutos y una hora y ejerce su acción entre cuatro a seis horas.  Solo es efectivo siempre y cuando haya estimulo sexual, pues de lo contrario no tendrá efecto.

Efectos secundarios

Como todo fármaco, también existen algunos efectos secundarios que no se hacen esperar y que son muy molestos para el hombre y llamativos a la pareja: enrojecimiento facial, ojos rojos, rinitis, y congestión nasal, además, del dolor de cabeza insoportable para muchos.

Uso recreativo del sildenafilo

Nos han comentado varios jóvenes y adultos que han consumido el Sildenafilo con fines recreativos, es decir, sin padecer disfunción eréctil, que,  “las erecciones que tienen cuando toman la píldora azul, son más completas, fuertes y duraderas que cuando actúan naturalmente.” Las experiencias de  estos hombres contradicen totalmente a varios escritores y opiniones de algunos médicos que dicen que el sildenafilo no produce efecto adicional si la persona no padece la respectiva disfunción.

Dependencia psicológica del sildenafilo

Como dijimos al principio, el sildenafilo fue presentado a los médicos para tratar la disfunción eréctil y animar la vida sexual de la pareja y no para usos recreativos. Aun así, somos conscientes de que muchos jóvenes quieran experimentar y otros pueden presentar disfunciones pasajeras de tipo emocional, sin embargo, y a pesar de que este fármaco es eficaz, recomendamos que sea el médico quien lo recete y calcule la dosis necesaria, ya que para ningún farmacéutico es un secreto que se están sobre-dosificando con dosis de  hasta 100 mg, lo que está provocando en muchos jóvenes, una adicción innecesaria al sildenafilo y deseo ardiente de tener sexo.

En el libro de Abraham Morgentaler, “The Viagra Myth” (El mito del Viagra) se dice:

“Toman este medicamento para ser aceptados, pero temo que se pierdan la oportunidad de tener intercambios emocionales reales con una pareja, basados en la realidad y no en una mitología”

Contraindicaciones  

La mala fama que puede haber tenido el sildenafilo a través de estos 20 años es más por su mal uso que por la misma sustancia. Se han reportado varias muertes en todo el mundo principalmente debido a las siguientes interacciones : Está contraindicado en pacientes bajo tratamiento con donadores de nitratos(nitroglicerina, dinitrato de isosorbide o 5-mononitrato de isosorbide; isordil, cincordil, isocord,  o nitritos orgánicos, ya que aumentan el óxido nítrico al igual que el sildenafilo. drogas de abuso, psicoactivos o de club: metanfetaminas, nitrito de amilo (“poppers”), ketamina, gamma-hidroxibutírico (GHB), la MDMA (éxtasis) y Rohypnol, además, red Bull y otros enrgizantes( ya que se ha propuesto que el suficiente contenido de cafeína y teobromina presentes en este tipo de bebidas inhiben también a la fosfodiesterasa ) y el exceso de alcohol( montes y Osorio, 2013) Enlace.

No parece tener contraindicación con warfarina, aspirina, amlodipino, antidiabéticos, tiazidas y diuréticos, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, antidepresivos tricíclicos, IECA, o antagonistas de 1os receptores beta-adrenérgicos. Tampoco parece potenciar el efecto hipotensor del alcohol? (rodríguez., at. al. 2014; Puigvert., at al, 2017; canale., at al, 1999).

Conclusiones

  • Que el sildenafilo es un fármaco que anima la vida sexual de la pareja
  • Las contraindicaciones son principalmente por interacciones con sustancias tipo psicoactivo.
  • Los jóvenes no pueden exceder la dosis y para ello deben solicitar orientación médica.

Escrito por: Héctor Isaza montoya

Regente de farmacia

De Medellín para el mundo

                      Amamos nuestra labor y no queremos invadirte con publicidad.

     ¿te gustaría hacer un donativo para continuar con la financiación de nuestro proyecto?

                                                            Gracias de antemano.

                                                         
Bibliografía
  • Canale, J. M., & Bustamante, F. (1999). Uso de sildenafil en hombres con cardiopatía coronaria: consideraciones clínicas y epidemiológicas. Rev Mex Cardiol, (10).
  • Castorina, J. P. (2015). Disfunción sexual eréctil Definición. Urología, 170.
  • Hernández, P. R. G., Santamaría, F. C., & Iribarren, I. M. (2010). Inhibidores de la fosfodiesterasa 5: calidad de la erección y repercusión emocional en los varones con disfunción eréctil y sus parejas. Revista Internacional de Andrología, 8(4), 155-164.
  • MANASIA, P., SUBIR, N. R., & POMEROL, L. B. Y. J. (2003). Efectividad y seguridad del tratamiento con Sildenafilo (Viagra®) en pacientes con disfunción eréctil e hipertensión arterial. Arch. Esp. Urol, 56(7), 799-804.
  • Montes, C. A. R., & Osorio, J. H. (2013). Uso de la cafeína en el ejercicio físico: ventajas y riesgos. Revista de la Facultad de Medicina, 61(4), 459-468.
  • Puigvert, A. M., Prieto, R., & García, F. (2017). Uso continuado de inhibidores de la PDE5 en el tratamiento de la disfunción eréctil: nuevas perspectivas y oportunidades. Revista Internacional de Andrología.
  • Rodríguez, T., Navarro, J. J., Moreno, A., & Castro, C. J. (2014). La Sexualidad del Paciente con Infarto Agudo del Miocardio en el marco de la Rehabilitación Cardiovascular. Revista Sexología y Sociedad, 12(32).
  • Rubinstein, E. Artículo Especial: Viagra y juventud.
  • Vera, N. C., Estany, E. R., & Ruiz, M. A. (2018). Miocardiopatía Diabética, lo que hoy conocemos. Revista Cubana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular, 24(1), 662-686.
  • Vilarasau, S. E., Martinez, A. P., & Monseny, J. M. P. (1999). Nuestra experiencia clínica con el uso del citrato de sildenafilo para tratar la disfunción erectil. Actas Urológicas Españolas, 23(10), 859-863.
  • imagen: cortesía de pixabay