Uso racional y correcta dispensación de medicamentos

Definición de uso racional de medicamentos  

“Los pacientes reciben la medicación adecuada a sus necesidades clínicas, en las dosis correspondientes a sus requisitos individuales, durante un período de tiempo adecuado y al menor coste posible para ellos y para la comunidad” (OMS, 1985).

No obstante, a pesar de que los medicamentos constituyen un recurso terapéutico de gran importancia, cuyo uso adecuado es fundamental para para proteger, promover y restablecer la salud, según la O.M.S  en todo el mundo se presenta un fenómeno muy preocupante, pues más del 50% de todos los medicamentos se recetan, se dispensan o se venden de forma inadecuada,  presentándose  un mal manejo de medicamentos.

Los siguientes son algunos tipos frecuentes de uso irracional de medicamentos:
  • Demasiadas medicinas por paciente (polifarmacia);
  • Uso inadecuado de medicamentos antimicrobianos, a menudo en dosis incorrectas, para infecciones no bacterianas;
  • Excesivo de inyecciones en casos en los que serían más adecuadas formulaciones orales;
  • Recetado no acorde con las directrices clínicas;
  • Automedicación inadecuada, a menudo con medicinas que requieren receta médica.

Así pues, el uso racional de los medicamentos tanto en en pacientes hospitalizados como en pacientes ambulatorios, es una responsabilidad compartida por todo el equipo sanitario; mientras que el médico es el responsable de la prescripción basada en criterios científicos y éticos, el personal de enfermería prepara, receta y administra los fármacos, y que, el acto de dispensar los medicamentos al paciente, garantizando la efectividad y seguridad de la farmacoterapia prescrita, debe ser responsabilidad de un profesional farmacéutico( rodríguez., at al, 2017).

Es por esta razón que escribimos este artículo, intentando recordar a todo los profesionales de la salud, algunas políticas para promover el uso racional de medicamentos y una excelente dispensación (Susana Vásquez).

Políticas para promover un uso más racional de los medicamentos La O.M.S propone entre otras las siguientes políticas para proponer un uso más racional de medicinas:
  • Educación médica continua como requisito para el desempeño de la profesión
  • Educación del público sobre medicinas
  • Emisión de licencias para los profesionales sanitarios (médicos, enfermeras, paramédicos) para asegurar que todos sean lo suficientemente competentes para diagnosticar, recetar y dispensar
  • Rechazo de incentivos financieros con efectos negativos
  • Supervisar y regular la publicidad que pueda influenciar negativamente a los consumidores o responsables del recetado, y que puede aparecer en la televisión, en la radio, en la prensa o en Internet.
  • Información independiente sobre medicinas. A menudo, la única información sobre ciertas medicinas que reciben los médicos procede de la industria farmacéutica.
  • Rechazo a la inapropiada promoción farmacéutica y al interés financiero para incrementar volumen de ventas.
  • Utilizar la información científica con el fin de ser objetivos al recomendar medicamentos nuevos, caros o con mayor margen de utilidad.
  • Dispensación correcta + información apropiada
  • Adhesión al tratamiento por parte de los pacientes
Participación del enfermero en el uso racional de medicamentos

Recordemos que el enfermero como actor responsable del suministro de medicamentos y a la vez prescriptor de los mismos, debe recordar continuamente las pautas internacionales, relacionadas con el uso seguro y racional de medicamentos (Martín Perdiz, 2011; boletín oficial del estado).

Todos sabemos que para el manejo seguro y uso racional de medicamentos en la sala de enfermería, se deben tener en cuenta algunas precauciones estándares. Estas precauciones, denominadas los “cinco correctos y otras cinco”, evitan o minimizan al máximo la posibilidad de error al administrar un medicamento: Paciente correcto, medicamento correcto, vía correcta, dosis correcta y aplicación correcta. Fecha de vencimiento, educar al paciente, registrar medicamento aplicado, indagar al paciente y, por último, preparar, administrar y registrar por usted mismo el medicamento. Nunca administre un medicamento que usted no haya preparado (Villegas., at al, 2018).

Participación del farmacéutico desde la dispensación de  los medicamentos

El farmacéutico es el principal actor en el uso racional de los medicamentos, por lo tanto, se ve necesaria su participación activa y efectiva, ya que, es el que conoce los medicamentos, los guarda, vigila y controla, y por esta razón debe brindar una excelente atención farmacéutica en la farmacia comunitaria, farmacia tipo E.P.S(entidad promotora de salud) y farmacia hospitalaria, así como asistencia integrada(en el hogar…) para resolver problemas relacionados con los medicamentos (O.M.S, informe sobre envejecimiento).

Pasos  para una correcta dispensación de medicamentos

1) Recepción del paciente: saludarlo y presentarse.

2) Recibir la fórmula legible e  interpretarla.

La receta es un documento público. Por lo tanto, no debe cambiarse, ni modificarse. En caso de ser ilegible, existir un error o duda, se debe consultar al prescriptor.

3) Selección del medicamento: asegurarse que el nombre, la concentración, la forma farmacéutica y la presentación del medicamento que se escoge corresponda a lo prescripto.

4) Información: verificar nuevamente la fórmula y el producto, fecha de vencimiento. brindarle al paciente la información correcta: dosis, horario, forma de uso y conservación.

6) Entregar junto con la fórmula: verificando uno a uno los productos que se entregan.

7) Seguimiento al tratamiento y a las posibles reacciones adversas: este debe realizarse cuando esté en hospitalización o indicar al paciente cuando debe volver a la farmacia comunitaria.

En conclusión, podemos decir que el uso irracional de medicamentos o mal uso de medicamentos es un problema sanitario de enormes magnitudes, donde es indispensable el  compromiso de todos los profesionales de la salud, sin embargo, el más idóneo para realizar este control de los medicamentos es el farmacéutico: el farmacéutico de hospital mientras dure el internamiento del paciente y el farmacéutico comunitario durante el resto de su vida (Dáder., at al, 1999).

 Las razones de la idoneidad del farmacéutico, obedecen a que son los expertos en medicamentos y los que custodian los medicamentos, ademas, de su gran cercanía a la comunidad, pero, pensamos que, por un lado, aunque hemos evidenciado farmacéuticos 7 estrellas, por el otro, vemos la necesidad de que los farmacéuticos estén en permanente actualización.

  Escrito por: Héctor Isaza montoya, regente de farmacia       Bibliografía
  • Boletín oficial del estado. Ministerio de sanidad. Consumo y bienestar social. BOE;2018[citado21marzo2019].disponible: https://www.redaccionmedica.com/contenido/images/BOE-A-2018-4474prescripcionenfermera%281%29.pdf
  • Dáder, M. J. F., & Romero, F. M. (1999). La Atención Farmacéutica en farmacia comunitaria: evolución de conceptos, necesidades de formación, modalidades y estrategias para su puesta en marcha. Pharmaceutical Care España, 1, 52-61.
  • Martín Perdiz, A. (2011). Enfermería. Prescripción de fármacos y productos sanitarios.
  • Informe mundial sobre el envejecimiento y la salud. Ginebra: OMS;2015[citado7Jun2016].Disponible en:  http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/186466/1/9789240694873_spa.pdf
  • Rodríguez Ganen, O., García Millian, A. J., Alonso Carbonell, L., & León Cabrera, P. (2017). La dispensación como herramienta para lograr el uso adecuado de los medicamentos en atención primaria. Revista Cubana de Medicina General Integral, 33(4), 0-0.
  • Susana Vásquez. La atención farmacéutica y el uso racional de los medicamentos. Recuperado de: https://slideplayer.es/slide/94022/
  • Villegas, F., Figueroa-Montero, D., Barbero-Becerra, V., Juárez-Hernández, E., Uribe, M., Chávez-Tapia, N., & González-Chon, O. (2018). La importancia de la farmacovigilancia intrahospitalaria en la detección oportuna de los errores de medicación. Gaceta medica de Mexico, 154(2), 172-179.
  • imagen: pixabay