Estilos de vida saludable: un camino a la sanación

“La organización mundial de la salud (O.M.S) recomienda que se adopten estilos de vida saludable a lo largo de todo el ciclo vital, con el fin de preservar la vida, mantenerse sano y paliar la discapacidad y el dolor en la vejez”.

Pretendemos con este articulo presentar información clara y precisa acerca de la necesidad de fomentar  estilos de vida saludables en el ser humano y su importancia como un derecho a la buena salud  que quiera gozar todo individuo que decida adaptarlos a su diario vivir.

Los estilos de vida son aquellos  tipos de hábitos, conductas, comportamientos, tradiciones o  decisiones  que  una persona o grupo de personas realizan cuando  están en contacto con la familia  o la sociedad.

Afortunadamente, si estos estilos de vida no son saludables  son susceptibles de cambiar, y por eso la organización mundial de la saludad (O.M.S) sugiere que los gobiernos establezcan políticas que proporcionen a sus habitantes estilos de vida saludables.

Como fortalecer los estilos de vida saludable

Los estilos de vida saludable se fortalecen mediante la Promoción de la Salud definida como el proceso para proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma (Carta de Ottawa, 1986).

El profesional sanitario debe dar ejemplo al fomentar los estilos de vida saludable

El profesional sanitario (médico, enfermero, estético, psicólogo, nutricionista y farmacéutico), son los principales actores encargados de fomentar estilos de vida saludable a toda la población.

por lo tanto, el profesional sanitario debe dar ejemplo, porque son muchos los comentarios que se escuchan por  no ser acorde su figura o presentación personal, con la idea de salud que el médico le está vendiendo al paciente.

Origen o causas de las enfermedades crónicas

A nuestro juicio,  existen  7 causas principales que producen enfermedades y sufrimiento en el ser humano.

  • la alimentación
  • sedentarismo
  • estrés
  • el consumo de tabaco
  • la respiración incorrecta
  • Las conversaciones con uno mismo.
  • Núcleo familiar desintegrado

La buena noticia es que estos causantes  de enfermedad se pueden contrarrestar, cambiando los hábitos de vida.

Múltiples estudios lo confirman, realizar cambios en el estilo de vida mejoran la salud  de las personas, tanto física, emocional y mentalmente.

7 son los hábitos que propician un estilo de vida saludable:
  • Dieta balanceada: la dieta balanceada o dieta equilibrada es aquella alimentación que aporta todas las vitaminas y  nutrientes adecuados para el correcto y saludable funcionamiento de nuestro cuerpo.
  • El desayuno es la comida más importante para todas las personas.  Al no desayunar se produce un estado de estrés fisiológico en el cuerpo, que genera un aumento en la producción de cortisol, incrementándose así el azúcar en sangre, aumentando la insulina y produciendo una cadena de reacciones como aumento de la presión arterial, taquicardia, mal humor y agotamiento en las tardes.

Mínimo se deben ingerir tres comidas diarias y masticar bien los alimentos.

Comer debe ser considerado un acto sagrado, donde la persona debe aislarse completamente de toda actividad; lejos del computador y celulares; sin embargo, en la práctica se observa que los trabajadores en la hora del almuerzo, son con la cuchara en una mano y en la otra el celular.

  • Actividad física: Los efectos beneficiosos del ejercicio físico están suficientemente demostrados. Se deben realizar ejercicio físico mínimo 150 minutos semanales.

La actividad física regulada y coordinada ha demostrado ser un factor de prevención importante en al menos 35 patologías crónicas.

Al contrario, Las personas  sedentarias corren mayor  riesgo de enfermarse y morir a causa de la enfermedad que aquellas que realizan actividad física regular.

  • Manejo del tiempo y planificación de tareas: el estrés es  un estado de alteración nerviosa que nace  de la impaciencia, angustia y por no cumplir las tareas a tiempo.

Entonces, debemos manejar nuestro tiempo y proponernos  objetivos a corto mediano y largo plazo.

Levantarnos más temprano, desayunar con tiempo,  conducir placenteramente.

  • Evitar el consumo de tabaco: evitar y alentar a otras personas a que dejen el mal llamado  hábito de fumar, pues, es una clara adición.

Un cigarro contiene alrededor de cuatro mil sustancias químicas, de ellas 200 son venenosas y 40 de ellas, cancerígenas.

El tabaco mata cada año a más de 7 millones de personas, de las que más de 6 millones son consumidores del producto y alrededor de 890 000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno.

  • Respiración abdominal: la mayoría de las personas realizan una respiración rápida y superficial, lo que contribuye a tener las células pobres en oxígeno.

La respiración abdominal es una estrategia natural para  poner en marcha su respuesta de relajación, activa el sistema nervioso parasimpático, regula  la frecuencia cardíaca, ayuda al control del sobrepeso, disminuye la ansiedad y la presión arterial alta.

Debemos entonces, respirar al menos profundamente tres veces por día, para obtener los beneficios deseados.

Este tema de la respiración se explicó en nuestro artículo respiración un camino a la eternidad.

  • Conversaciones internas: dicen los psicólogos que el diálogo con uno mismo es la fuerza más poderosa que tienen los seres humanos para transformar sus vidas.

El ser humano habla consigo mismo durante todo el día, Un 75% de ese diálogo  es negativo o destructivo. Pero, podemos conscientemente  controlarlos, para transformarlos en pensamientos positivos,  mejorando así  nuestra salud y nuestra calidad de vida.

  • Apoyo familiar y social: el apoyo familiar y social es de vital importancia en la calidad de vida de una persona, ya que influye en el estilo de vida y es fundamental para la recuperación de cualquier enfermedad.

 Las relaciones sociales, el apoyo familiar y la paz que generen los gobiernos,  son la base de la salud física y mental de todo individuo.

Sin paz no puede haber salud.

 

Escrito por: Héctor isaza montoya

Regente de farmacia.

bibliografia

  1. Bezerra, F., Taziana, S., Mesquita Lemos, A., Costa de Sousa, S. M., Lima Carvalho, C. M. D., Carvalho Fernandes, A. F., & Santos Alves, M. D. (2013). Promoción de la salud: la calidad de vida en las prácticas de enfermería. Enfermería Global, 12(32), 260-269.
  2. Cabrera, J. S. (2016). ESTILOS DE VIDA SALUDABLES: UN DERECHO FUNDAMENTAL EN LA VIDA DEL SER HUMANO. Revista Latinoamericana de Derechos Humanos, 26(2), 37-51.
  3. de Ottawa, C. (1986). Promoción de la salud. In Elaborada en la Primera Conferencia Internacional sobre la Promoción de la Salud.
  4. García, R. C., Guillem, F. C., Seco, E. M., Puente, J. M. G., Manent, J. I. R., Arango, J. S. J., … & Santiago, A. L. (2016). Recomendaciones sobre el estilo de vida. Atención Primaria, 48, 27-38.
  5. Restrepo, H. E., & Málaga, H. (2001). Promoción de la salud: cómo construir vida saludable. Pan American Health Org.

Amamos nuestra labor y no queremos invadirte con publicidad.

¿te gustaría hacer un donativo para continuar con la financiación de nuestro proyecto?

Gracias de antemano.





2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.