Antimicrobianos: perseguidos por la resistencia

 

antimicrobianos

Antes de tratar el tema de los antimicrobianos, daremos algunas microscópicas definiciones, que son indispensables y que nos permitirá entender con mayor claridad un mundo que probablemente este camuflado en todo nuestro organismo.
Al ser un tema tan extenso, preferimos dividirlo en varios artículos.
En esta ocasión, trataremos los antibióticos, en posteriores artículos hablaremos de hongos, antiparasitarios y virus.

Antimicrobianos

Es aquella sustancia que mata o inhibe el crecimiento de los microorganismos. No hay sustancia alguna que elimine todos los microorganismos, por esta razón existen varias clases de antimicrobianos:

1- Antibióticos o antibacterianos: Los antibióticos son sustancias o medicamentos antimicrobianos producidos por cultivo de microorganismos o producidos semisinteticamente, con el fin de matar o impedir el crecimiento y la multiplicación; generalmente de bacterias, ej. Las penicilinas, cefalosporinas, quinolonas etc.

2- Antimicótico o antifúngicos: sustancias o medicamentos antimicrobianos que matan o inhiben el crecimiento de algunos hongos, ej. Ketoconazole, Fluconazol, nistatina.

3- Antiparasitarios o antiprotozoarios: sustancia, agente o medicamentos antimicrobianos que se utiliza para tratar los helmintos (lombrices), protozoos (amebas o amibas) y algunas bacterias.

4- Antiviral: sustancias o medicamentos antimicrobianos que atacan o inhiben la replicación viral.

5- Antiséptico: sustancia antimicrobiana que se aplica sobre la piel o el tejido con el fin de reducir la posibilidad de infección. Ej. el yodo, peróxido de hidrógeno( agua oxigenada).

6- Desinfectante: sustancia antimicrobiana que destruye o inactiva microorganismos presentes en los objetos y en las superficies Ej. Alcohol, cloruro de benzalconio, glutaraldehido, cloro, formaldehido, etc.

Microorganismos

Los microorganismos son aquellos diminutos seres vivos o sistema biológico, que solo se aprecian bajo el microscopio. La ciencia que los estudia se llama microbiología.
Entre estos microorganismos tenemos: bacterias, hongos, virus y protozoos (parásitos).
Existe controversia en los textos sobre si los virus pertenecen o no a esta categoría ya que, los virus son sistemas biológicos con cadenas de ADN, que necesitan introducirse en una célula para poder reproducirse

Clasificación de los antibióticos

Los antibióticos se pueden clasificar de la siguiente manera:
Según sus efectos antimicrobianos: Microbicidas: pueden ser Bactericidas que matan la bacteria y Bacteriostáticos que inhiben su crecimiento. Esta característica en los antibióticos es muy importante saberla diferenciar, pues, algunos antibióticos matan la bacteria, mientras que otros inhiben su crecimiento; por lo tanto, una combinación de antibióticos poco apropiada podría inhibir la acción terapéutica de uno de los medicamentos antimicrobianos, creando así resistencia bacteriana.
Según su espectro de Acción: Amplio espectro, espectro limitado y espectro reducido. Esto depende del número de especies de microorganismos frente a los que sean activos los antibióticos.
Según su mecanismo de acción: existen antibióticos que afectan la síntesis de la pared bacteriana, la membrana plasmática, la síntesis proteica, la síntesis del ADN y antibióticos que inhiben vías metabólicas.
Según sus estructura químicas: esta es la clasificación más empleada en la literatura científica. Se fundamenta en la gran similitud química que presentan algunos antibióticos. Por este motivo se agrupan en familias, y es así la mejor forma de estudiar y entender las diferentes clases de antibióticos.
De acuerdo a esta estructura química se clasifican en:

Antibióticos betalactámicos

Penicilinas

Las penicilinas son bactericidas. Su función es inhibir la síntesis de la pared celular bacteriana. Las penicilinas siguen siendo el grupo de antibióticos más utilizados en la actualidad. Su bajo precio y sus escasos efectos adversos, hacen de este grupo farmacológico la mejor opción terapéutica cuando de infecciones se trata.
En este grupo de penicilinas tenemos: inyectables 1La bencilpenicilina o penicilina G, fue la primera penicilina que salió al mercado y la que dio origen a las demás penicilinas, entre ellas la penicilina procainica (despacilina) y la penicilina benzatinica (benzetacil). estas penicilinas derivadas de la penicilina G, se liberan más lentamente después de inyectarse. por esta razón se formulan cada 21 días en el caso de la benzatinica considerada de acción prolongada.

Estas penicilinas son eficaces para gonorrea por gonococo, pero no es efectiva para gonorrea por clamidia. También se utiliza para tratar la neumonía por neumococo, sífilis, influenza, meningitis, carbunco, etc.

Se caracterizan por ser sensibles a la penicilinasas (Enzima que presentan algunos microorganismos capaces de inactivar la penicilina) (Restrepo, 2016).
Anteriormente, hoy casi en desuso, se asociaba la penicilina al probenecid, un uricosurico que potenciaba su concentración en sangre.
En este grupo también están las penicilinas orales 2La fenoximetilpenicilina o penicilina V potásica (Pen Vee K, erapen, prevecilina). Se indican en infecciones moderadas por bacterias Gram positivas; generalmente amigdalitis y faringitis.
3- La Ampicilina y amoxicilina; Su espectro de acción es mayor que el de la bencilpenicilina, aunque también son sensible a la penicilinasa. Se han reportado cepas de bacterias resistentes a estos antibióticos.
4La ampicilina con sulbactam (unasyn) y la amoxilina con ácido clavulánico (clavulin), son iguales a sus respectivas penicilinas solas, pero son además, activas a varias cepas productoras de betalactamasas, debido a la presencia sinérgica que le ofrecen los bactericidas sulbactam y ácido clavulánico, que los hace más potentes, y por supuesto, muy atractivas para algunos médicos (aunque resultan más costosas para el paciente).
5- Dicloxacilina, Cloxacilina y Oxacilina, son penicilinas resistentes a la penicilinasa. Utilizadas especialmente en infecciones de tejidos blandos; celulitis, forunculosis, mastitis, etc.
Existen otras penicilinas que no las mencionaren por ser de uso exclusivo hospitalario.

Reacciones adversa a las penicilinas

Las reacciones adversas a la penicilina son consideradas poco tóxicas, debido a que la pared de la bacteria es una estructura que no existe en las células superiores.
Aunque desafortunadamente tienen un trágico inconveniente: suelen presentar algunas reacciones alérgicas, tipo erupción cutánea y anafilaxia en pacientes sensibles a este fármaco. Sin embargo, este inconveniente se puede prevenir realizando una prueba cutánea de sensibilidad a la penicilina. Prueba que debe realizarse solo con diluciones de penicilina cristalina. No obstante, he observado mala práctica en la preparación de esta solución, donde peligrosamente algunos profesionales de la salud la realizan utilizando penicilina benzatinica o penicilina procainica, práctica que puede poner en riesgo la vida del paciente.

Resistencia a los antibacterianos

según la O.M.S (organización mundial de la salud)“La resistencia a los antibacterianos se produce cuando los microorganismos (bacterias, hongos, virus y parásitos) sufren cambios al verse expuestos a los antimicrobianos (antibióticos, antifúngicos, antivíricos, antipalúdicos o antihelmínticos, por ejemplo)”.
“Como resultado, los medicamentos se vuelven ineficaces y las infecciones persisten en el organismo, lo que incrementa el riesgo de propagación a otras persona”
Continúa diciendo la O.M.S, que la resistencia antimicrobiana debe ser una prioridad de la acción sanitaria mundial, ya que “Desde que empezaron a utilizarse los antibióticos, los científicos vienen advirtiendo de que, si no se lleva a cabo una gestión cautelosa del uso de estos potentes fármacos, los agentes patógenos pueden crear defensas contra ellos en poco tiempo”.
Y no es exagerada la alerta. Es alarmante el consumo y la prescripción de antimicrobianos en todo el mundo. Uno de los medicamentos más golpeado por la población en los últimos años es la amoxicilina (cano, 2002). Un fármaco que lo está utilizando hasta para la gripe y la tos, irrespetando la dosis y la duración del tratamiento.
Afortunadamente las autoridades sanitarias, tras la exigencia de la receta médica en las droguerías, lograron que un medicamento tan indispensable como la penicilina benzatinica, no tuviera la misma suerte que le está pasando a la amoxicilina.
Como siempre lo hemos dicho: todos somos responsables de la automedicación y autoprescripcion, así también sucede con la resistencia a los antimicrobianos.
Los farmacéuticos están en una posición única debido a su formación, capacitación y acceso inmediato al público¨ (Remington).
Recomendamos leer nuestro artículo adictos al ibuprofeno, donde reseñamos también el alarmante consumo de ibuprofeno a dosis altas por parte de la población.

Escrito por

Héctor Isaza montoya
Regente de farmacia
Marzo 29/2017
Bibliografía
1- Cano, M. P. (2002). Manual de prácticas tuteladas en oficina de farmacia. Editorial Complutense.
2- Restrepo, J. G. (2016). Penicilina y Bencilpenicilina. Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias, 10(1), 38-46.
3- Imagen @kjpargeterKirsty

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.