La hidroclorotiazida prueba que la sal aumenta la presión sanguínea

 

hidroclorotiazida

A tan solo 26 pesos colombianos, la hidroclorotiazida (HCT) sigue siendo el medicamento más barato en la actualidad, y, además, es un fármaco de primera opción, más efectivo y recetado por muchos médicos para controlar la presión arterial a millones de personas hipertensas. En los próximos meses cumplirá 60 años y lejos del anacronismo, ha conservado y conservará por mucho tiempo un lugar privilegiado frente a un arsenal de fármacos modernos (Shah SU, at al, 2004) (Delucchi y fernandez,2016).

La HCT fue sintetizada por los científicos De Stevens y Werner del laboratorio Ciba en el año 1958, curiosamente, casi en forma simultánea los laboratorios Merck, Sharp & Dohme también lo estaban desarrollando. Por eso la patente del compuesto le fue concedida a ambos laboratorios que lo lanzaron con distintos nombres en el año 1959 (linares, 2015).

Nefrona como célula renal

 

nefrona

 Para entender el mecanismo de acción de la hidroclorotiazida, debemos saber que es la nefrona. La nefrona es la célula renal responsable de la purificación de la sangre.  Se encarga de filtrarla para regular el agua y las sustancias solubles, reabsorbiendo lo que es necesario y excretando el resto como orina.

Se  sabe  que el ser humano  sano contiene entre 800.000 y un millón de nefronas por cada riñón, cada una capaz de formar orina. Es sabido también que después de los cuarenta años, el número de nefronas se reduce en 10 % cada diez años de forma que a los 80 años tenemos solo la mitad de nefronas. (Hall, J. E. (2017).

Debido a esto, ocurre paralelamente un hecho fisiológicamente bien documentado, y es que, al disminuir el número de nefronas, aumenta el trabajo para las restantes lo que provoca respuestas adaptativas que conllevan a daño glomerular con el consecuente paso de proteínas en la orina y activación del sistema renina angiotensina-aldosterona con aumento de angiotensina II y de la presión arterial (hipertensión) (Mezzano, 2005).

Se ha constatado que los hipertensos tienen menor cantidad de nefronas, y a la vez son más sensibles al consumo excesivo de sal.

Mecanismo de acción de la hidroclorotiazida

La hidroclorotiazida es una tiazida diurética que actúa principalmente en el túbulo contorneado distal inhibiendo la reabsorción de sodio y cloro. Aunque el mecanismo de acción no se conoce, se ha demostrado que desciende la presión arterial al aumentar la excreción de sodio y reducir el volumen del plasma, el volumen extracelular y el gasto cardíaco.

Se cree también que posee un efecto vasodilatador probablemente relacionado con la misma perdida de sodio y agua desde la pared del vaso lo que relaja el endotelio.

 La sal como responsable de la hipertensión

Está suficientemente demostrado que el consumo de un exceso de sal (Nacl), provoca la expansión del líquido extracelular e incrementa la concentración plasmática de sodio.  Como el sodio atrae el agua, entonces, una dieta alta en sodio agregará más agua a la circulación sanguínea, lo cual aumentará el volumen de la sangre, el peso,  la presión sanguínea y, en conjunto con la grasa producirá la placa ateromatosa  (Domínguez, 2016).

Se han asociado alrededor de 20 genes a hipertensión arterial esencial correlacionados con sensibilidad a la sal, actividad de renina baja, y una mayor respuesta a hidroclorotiazida.

Por lo tanto, es indispensable reducir la cantidad de sodio, más aún después de los 40 años, ya que, al haber menos nefronas, comienza a aparecer en forma lenta pero progresiva el daño renal, y la falla renal (Mancini, 2015).

Sal e hidroclorotiazida

Prácticamente, la mayoría de los investigadores están de acuerdo que, si se consume demasiada sal de cocina como es la costumbre de muchas personas, se inicia principalmente en personas sal sensibles, un proceso hipertensivo demostrado por la hidroclorotiazida.

Mientras, instituciones como el NIH (Instituto Nacional de Salud) se preocupan y concientizan a las personas para que disminuyan el gusto excesivo por la sal, sugiriendo a los adultos con presión arterial elevada e hipertensión (según las nuevas guías del 2017) que reduzcan  el consumo de sodio hasta 1,500 mg al día, lo cual disminuirá aún más su presión sanguínea.

Por tanto, me llama poderosamente la atención que, a pesar de la experiencia clínica y cantidades de estudios epidemiológicos, clínicos y de biología molecular que defienden la asociación directa entre sodio (Na) y presión arterial, aun persistan discrepancias sobre la efectividad de la restricción de sal para prevenir y tratar la hipertensión (Valdés Stromilli) (alderman, 2009).

Y Suena paradójico también , que exista tanta literatura que hable de los peligros del sodio, que la hidroclorotiazida el medicamento mas barato del mundo controle por algún tiempo su exceso, pero, que si las personas hacen caso omiso a la modificación del estilo de vida, y sigan aferradas al deleite del paladar, al final, la monoterapia pasará a dos, tres y hasta cuatro medicamentos bien costosos, la denervación renal para los más afortunados y la tortuosa diálisis a los más resistentes (O.M, S).

¿Cuál es la mejor hora para tomar la hidroclorotiazida?

variaciones de la presión arterial

MAPA (monitoreo ambulatorio de la presión arterial normal)

En nuestro organismo la presión arterial sigue un ritmo circadiano, generalmente, comienza a subir paulatinamente desde las 4.00 a.m. a 10: a.m., luego cae aproximadamente hasta la 1: 00 de la tarde, sube para descender a las 5:00 de la tarde y vuelve a subir hasta las 22:00 horas donde comienza a descender hasta 4: a.m.  (Ver gráfico).

Así pues, mientras salen nuevos estudios, sugerimos que la toma de la hidroclorotiazida y demás medicamentos antihipertensivos se tomen a la 6: a.m. y 6: 00 p.m. con el objeto de lograr un buen control de la presión arterial y evitar las complicaciones derivadas de su inadecuado tratamiento, esto por un lado, y por otro lado  se ha podido demostrar que no todos los pacientes hipertensos presenta reducción de la presión arterial en las horas de la noche como sucede con los individuos de raza negra, los alcohólicos, los mayores de 65 años, diabeticos, obesos, sedentarios y fumadores.

El monitoreo (MAPA) usado para diagnóstico y como ayuda para elegir el medicamento(s) ideal(s) es una herramienta muy valiosa que la ciencia ha presentado a los médicos para que la utilicen, ya que, como se sabe   los medicamentos antihipertensivos tienen efectos distintos en el ritmo circadiano de la presión arterial (RCPA).

Damos esta recomendación porque hemos observado desde la farmacia comunitaria, que muchos médicos recetan los medicamentos antihipertensivos e indican al paciente que lo tomen (en muchos casos) en la mañana y en la tarde o noche o cada 12 horas sin especificar la hora exacta de su toma.

Escrito por:

Héctor isaza Montoya

Regente de farmacia, Universidad de Antioquia

De Medellín para el mundo

Amamos nuestra labor y no queremos invadirte con publicidad.

¿te gustaría hacer un donativo para continuar con la financiación de nuestro proyecto?

Gracias de antemano.




Bbibliográfia

  1. Alderman, M. (2009). A pinch of science. New York Times.ISO 690
  2. Declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) / Sociedad Internacional de Hipertensión (ISH) de 2003 sobre el manejo de la hipertensión.
  3. Domínguez Cancino, K. (2016). Impacto del consumo de sal en los niveles de presión arterial en población no hipertensa entre 15 y 64 años (Doctoral dissertation).
  4. Linares Casas, J. C. (2015). Perspectivas históricas y contemporáneas de los diuréticos y su rol en la insuficiencia cardíaca A 50 años de la aparición de la furosemida. Parte 1. Un poco de historia. Insuficiencia Cardiaca, 10(2).
  5. Mancini mariela. (2015). Herramientas educativas para pacientes renales. argentina: ditorial Dunken.
  6. Mezzano, S., & Aros, C. (2005). Enfermedad renal crónica: clasificación, mecanismos de progresión y estrategias de renoprotección. Revista médica de Chile, 133(3), 338-348.
  7. Shah SU, Anjum S y Littler WA. Uso de Diuréticos en Hipertensión: laboratorios Bago. Recuperado de: http://www.bago.com/BagoArg/Biblio/cardioweb502.htm
  8. Hall, J. E. (2017). Guyton E Hall Tratado De Fisiologia Médica. Elsevier Brasil. Cap: 26
  9. Valdés Stromilli, G. (2009). Sal e hipertensión arterial. Revista chilena de cardiología, 28(1), 107-114.
  10. Alejandro Delucchi y Diego Fernández,2016 ¿Hay diferencias en la eficacia antihipertensiva entre la hidroclorotiazida y la clortalidona? Sociedad argentina de cardiología. Recuperado de : http://www.sac.org.ar/novedades-bibliograficas/hay-diferencias-en-la-eficacia-antihipertensiva-entre-la-hidroclorotiazida-y-la-clortalidona/
  11. Gráfico de Francisco José Rúa Guillermo Farmacéutico comunitario. Recuperado de:https://www.google.com.co/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwiVmKT8pIjYAhUD5yYKHcAQDaIQjhwIBQ&url=https%3A%2F%2Fes.slideshare.net%2Ffrcojoserua%2Fmedimos-bien-la-presin-arterial-de-nuestros-pacientes&psig=AOvVaw3IcD1-AckAsROSozSk-OLu&ust=1513299096418010
  12. neurona : Imagen de pixabay

 

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.