Prueba de sensibilidad: alergia a la penicilina

prueba de sensibilidad

La prueba de sensibilidad a la penicilina se realiza con el fin de identificar reacciones de hipersensibilidad a este medicamento. Es decir, esta prueba se utiliza como diagnóstico para saber si en un momento dado una persona es o no alérgica a la penicilina.

En general, las reacciones alérgicas a la penicilina y a otros medicamentos utilizados por vía oral, suelen provocar únicamente urticaria, sin embargo, cuando se aplican por vía parenteral aumenta los riesgos, llegando a producir shock anafiláctico (Ingraham 1998).

Estas “reacciones alérgicas a la penicilina son comunes en la práctica médica, un 10% de los casos presentan anafilaxia y de éstos el10% mueren. Aunque muchas de ellas se hubieran evitado con la práctica de pruebas de sensibilidad” (Montoya, 1996).

Si la persona da positivo para sensibilidad, el médico formulará otro antibiótico, ej. Clindamicina, lincomicina, eritromicina, Azitromicina, claritromicina, entre otros.

Este tema de antibióticos y antimicrobianos lo puedes profundizar en el siguiente enlace.

Preparación de la prueba de sensibilidad

Como solo es una prueba, entonces debe ser muy diluida, y por tanto, no se permiten los preparados puros de penicilina comercial (benzatinica o procainica), porque una mera gota, podría perjudicar seriamente la salud de un paciente alérgico a este medicamento.

La prueba se realiza con diluciones de la penicilina cristalina de 1.000.000 de unidades (U.I). De esta solución le aplicamos al paciente, únicamente 10 unidades (López, 2001).

Para lograr dicha solución realizamos el siguiente esquema:

Primera dilución

  • Se diluye una ampolla de penicilina cristalina de 1´000.000 de unidades en 10 mililitros de agua destilada. Esta mezcla tiene una concentración de 100.000 unidades de penicilina cristalina por cada 1 mililitro.

Segunda dilución

  • Se descarta de esta primera dilución 9 ml y se lleva nuevamente a 10 mililitros Adicionando más agua destilada, quedando una solución de 10.000 Unidades de penicilina cristalina en 1 mililitro.

Tercera dilución

  • Se descarta 9 ml de la mezcla anterior y se lleva nuevamente a 10 mililitros Adicionando agua destilada, quedando una solución de 1000 Unidades de penicilina cristalina en 1 mililitro. Esta mezcla tiene una Concentración de 100 unidades de penicilina cristalina por cada 0.1 Mililitro.

Cuarta dilución

  • Se descarta 9 ml de esta mezcla y se lleva a 10 Mililitros Adicionando otra vez agua destilada, quedando una solución de 100 unidades de penicilina en 1 mililitro. Esta mezcla tiene una concentración de 10 unidades de penicilina por 0.1 mililitro.

Esta última dilución es la que se utilizará para realizar la prueba.

 Aplicación de la prueba de sensibilidad

Se realiza asepsia de la cara anterior del antebrazo izquierdo. Por vía intradérmica, se aplica 0.1 mililitro (aproximadamente, equivale a una gota).

Para realizar la prueba de sensibilidad, se utilizan jeringas de insulina con agujas calibre 27 o 30 de bisel corto.  La aguja se introduce a 3 o 4 mm de profundidad. El volumen aplicado produce una pápula de 3 mm.

También es necesario realizar una prueba de comparación pápula-eritema:

Prueba de comparación

La prueba de comparación es un parámetro usado para calcular la elevación de la pápula y/o el eritema Se realiza utilizando solo agua destilada, la cual se aplica de igual manera, pero esta vez en el antebrazo derecho. Se aplica 0.1 Mililitro de agua destilada (aproximadamente, una gota).

  A los 15 o 20 minutos se evalúan y se miden las pápulas con regla milimetrada; tanto la producida por la dilución como la que solo tiene agua destilada, y se comparan. Esta espera de tiempo es bien importante tenerla en cuenta, ya que la pápula y el eritema es muy variable en la mayoría de los pacientes.

Si sólo hay presencia de eritema se le da valor a aquél de más de 10 mm de diámetro. Si hay pápula y eritema pequeño, se mide la pápula sin importar el eritema, y si es mayor a 3 mm y es mayor que la pápula del control, se considera positiva para la penicilina.

 Preparar diariamente la prueba de penicilina

La preparación debe hacerse cada día o cada 24 horas, descartar todo el sobrante. Mantenerla en refrigeración entre 2 a 8 oC, no congelar.

 RECOMENDACIONES

  • La prueba de penicilina debe realizarse a todo paciente independiente  de la edad.
  • Las pruebas de penicilina no eximen la posibilidad de presentar reacciones futuras. Por eso se sugiere repetirse cada vez que vaya a aplicar la penicilina por vía parenteral en un período superior o igual a 24 horas.
  • Si la prueba se realiza bien y da negativa, nos puede indicar que un alto porcentaje de los pacientes que reciban la penicilina no van a presentar reacción Anafiláctica en ese momento, pero no garantiza que el paciente no presente reacciones de tipo tardía o acelerada.
  • Probablemente, si un paciente nunca ha recibido penicilina vía parenteral, no presentará sensibilidad al medicamento, pero no es una garantía absoluta, por lo tanto, no podemos asegurar que no sea sensible a la penicilina.
  • Podrían existir falsos negativos en aquellos pacientes que están tomando medicamentos antihistamínicos (H1) o antialérgicos como Difenhidramina, Clorfeniramina, Hidroxicina, Ciproheptadina, loratadina, cetirizina, fexofenadina, desloratadina. Lo mismo puede suceder con los antiinflamatorios esteroideos.
  • Recordar que la realización de la prueba de penicilina, está prohibida en farmacias y droguerías. (Decreto 2330.del 2006. Art.5.4).

Conclusión

  • La penicilina con todas sus alternativas, sigue siendo el medicamento antibiótico más económico a nivel mundial. Es en muchas patologías infecciosas, la primera opción de tratamiento.
  • La utilización de la prueba de sensibilidad, como diagnóstico adecuado de alergia a la penicilina permite por un lado, evitar complicaciones de tipo anafiláctico y por otro lado disminuir la utilización de otros antibióticos que, además son bien costosos y que no son usados como primera opción para tratar diversas infecciones como la sífilis.

Junio/14/17

Escrito por

Héctor Isaza Montoya

Regente de farmacia

Bibliografía

  • Montoya, F. (1996). Penicilina y pruebas de sensibilidad. Iatreia, 9(4), 151-158.
  • López Tiro, J. J., Orea Solano, M., Flores Sandoval, G., & Gómez Vera, J. (2001). Pruebas cutáneas con determinantes mayores y menores en pacientes con alergia dudosa a la penicilina. Alergia (Méx.), 48(3), 80-87.
  • Ingraham, J. L., & Ingraham, C. A. (1998). Introducción a la microbiología (Vol. 2). Reverté.

Amamos nuestra labor y no queremos invadirte con publicidad.

¿te gustaría hacer un donativo para continuar con la financiación de nuestro proyecto?

Gracias de antemano.





One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.