Región ventroglútea: el sitio ideal para inyecciones vía I.M

punto de aplicación región ventroglútea

La vía intramuscular (I.M) es actualmente la más empleada de todas las vías parenterales. Consiste en administrar sustancias o fármacos a través de una jeringa con aguja que, ubicada en   posición perpendicular debe llegar hasta el músculo, para eso debe traspasar las capas de la piel (epidermis, dermis y tejido subcutáneo). Ya en el músculo los capilares sanguíneos la van absorbiendo lentamente hacia la circulación sanguínea (fig.1)

Como sabemos, la técnica para introducir fármacos por vía I.M es sencilla y permite la administración de casi todo tipo de preparados inyectables, sin embargo, por ser un procedimiento invasivo moderado (según el invima), requiere por parte del personal de inyectables (enfermero, farmacéutico y fisioterapeuta) ciertos cuidados; entre los más importante tenemos: la elección del sitio de aplicación y el calibre de la aguja. Explicación ofrecida en nuestros artículos vía intramuscular y ampollas de vidrio.

No obstante, la idea de escribir de nuevo un artículo sobre este tema, obedece a una inquietud que nace desde la farmacia comunitaria.

…Desde hace muchos años me ha llamado poderosamente la atención, cierto asunto que estoy seguro, es un hecho que día a día ocurre en hospitales y farmacias comunitarias, y es que muchas inyecciones aplicadas por vía dorsoglútea, presentan ligero sangrado al momento de retirar la aguja después de haber aplicado la inyección.

Angustiado con este hecho: el hematoma y/o el sangrado, el daño tisular, asociados también en algunas ocasiones al síndrome Nicolau (que ya documentamos en otro artículo), y que parece ser provocado entre otras causas, a las estructuras neuro-vasculares presentes en la región dorsoglútea, me puse en la tarea de investigar anatómicamente esta zona, y he aquí la gran sorpresa con que me he encontrado: una región bien rica en vasos sanguíneos( Da silva, 2013).

 Lugares de aplicación intramuscular en la región glútea

Existen dos sitios principales para la aplicación de inyectables en la región glútea: el músculo dorsoglúteo (DG) o cuadrante superior externo del glúteo y el músculo ventroglúteo (VG) ((Pachame, 2016).

Tradicionalmente, la región dorsoglútea es el preferido y más conocido por médicos, enfermeros(as), farmacéuticos y personas del común, sin embargo, un anatomista suizo de apellido Hochstetter, desde el año 1954, presentó al mundo un sitio más apropiado y seguro para la aplicación de inyectables por vía I.M, ubicado, anatómicamente, en el músculo ventroglútea (de Meneses y marques, 2007)

Aunque científicamente, según la literatura investigada, la región ventroglútea es la más segura para la aplicación I.M, suena paradójico que, 64 años después, enfermeros y farmacéuticos, no conozcan este sitio de aplicación o la conocen vagamente (Oliveira Silva, 2013; Gimenes, at al, 21013).

Desde la farmacia comunitaria realizamos una consulta empírica con dichos profesionales y ninguno de los encuestados conocía el referido sitio de aplicación; por tanto, debido a los resultados y los vacíos existentes en un buen número de profesionales e inquietados por la pobre utilización de esta técnica de aplicación ventroglútea, nos propusimos informar y alentar a los profesionales, con el fin de que utilicen dicha técnica, aparentemente más segura y menos dolorosa que la tradicional técnica dorsoglútea(Rodríguez, at al, 2017; Gülnar ,2016; costa, 2002).

Aplicación ventroglútea vs dorsoglútea

Para comenzar esta diferenciación, diremos que la aplicación dorsoglútea, a pesar, pues, de ser bastante conocida, practicada y enseñada en las escuelas de enfermería, curiosamente, no se basa en la evidencia científica, más bien es un hábito empírico por formación; mientras que la técnica VG, aunque sea la menos utilizada por la mayoría de los profesionales sanitarios, es la que más estudios ha tenido a la luz de la anatomía descriptiva (Freitag, at al, 2015).

La región DG es muy rica en vasos sanguíneos, está cerca al nervio ciático y el tejido subcutáneo es más grueso que el de la región ventroglútea; por lo tanto, al tener mayor espesor este tejido, la región es más insegura para aplicar inyecciones I.M.

En la región ventroglútea sucede todo lo contrario: hay mayor espesor del músculo glúteo; pues, esta región abarca tanto el glúteo medio como el menor, además, su área es libre de estructuras nerviosas y vasos sanguíneos y tiene una capa más delgada de grasa que la del sitio dorsoglúteo (Rodríguez, 2017).

Existe y con gran razón, amplia literatura disponible que desaconseja la vía DG y, evidencia suficiente que apoya el uso del sitio ventroglútea como primera opción para inyectables por vía I.M (Kilic, at al, 2014; Gülnar, 2016).

Técnica Hochstetter o región ventroglútea

Para aplicar un fármaco vía ventroglútea, recomendamos entre otros, los siguientes pasos:

  • La persona o enfermo debe acostarse de lado (decúbito lateral).
  • Realizar asepsia de dicho sitio.
  • Observe, si es del caso, que al partir la ampolla de vidrio no caigan partículasen el interior del recipiente o jeringa.
  • Coloque suavemente la palma de la mano, ya sea dominante o no según el caso, en la parte superior externa donde se encuentra el muslo con el glúteo.
  • Apunte el dedo pulgar en la ingle y los dedos hacia el corazón de la persona.
  • Forme una V con los dedos, separando el dedo índice (el cual deberá tocar con la tercera falange el borde de la cresta iliaca) de los otros tres.
  • El lugar para aplicar la inyección es en medio de la V (como se muestra el triángulo en la imagen)
  • Introduzca la aguja con el orificio orientado hacia la cresta iliaca, aspire cerciorándose de no haber agredido un vaso sanguíneo e introduzca lentamente el fármaco.
  • Finalmente, retire la aguja con movimiento firme y único y haga una ligera compresión local con la torunda de algodón.

La única desventaja con esta “nueva técnica” es que el enfermo o cliente, al no conocer este sitio de aplicación, pueda estar incomodo y desconfiado (como muchas veces ha pasado), por lo cual, el profesional debe explicarle bien el procedimiento, la importancia y los beneficios que trae este lugar de punción.

vía intramuscular

CONCLUSIONES

 

  • Compartimos a modo de información, una técnica de aplicación diferente a la tradicional, desafortunadamente, poco conocida en nuestro medio, aunque con más de medio siglo de existencia, y que es necesario ser divulgada entre los profesionales que no la conocen, para que la empiecen a experimentar, y ya basados en la evidencia, hagamos de este sitio la primera opción vía I.M, para beneficio de todas las personas.
  • Nos pudimos dar cuenta con la lectura investigada que aquellos profesionales que se atrevieron a experimentar la “nueva técnica”, al poco tiempo de estarla practicando, decidieron abandonar el apego por los lugares tradicionales.

Por último, invitamos a las escuelas de enfermería y farmacia, que todavía no estén enseñando la técnica VG, a que abran sus mentes y se den la oportunidad al menos de experimentar esta técnica, un legado morfológico que nos ha entregado para beneficio de toda la humanidad: Hochstetter.

De Medellín para el mundo

Escrito por: Héctor Isaza montoya

Regente de farmacia

Si te gusto el articulo por favor apoyamos con una donación para continuar con la financiación de nuestro proyecto

Gracias de antemano.

                                                          
Banco de Bogotá  cta ahorros  386544761

Bancolombia cta de ahorros    58082512428

 

Bibliografía

  • Costa, S. D. G. (2002). Educação em serviço por meio de videoconferência: aplicação de injetáveis via intramuscular na região ventroglútea (Doctoral dissertation, Universidade de São Paulo).
  • Da Silva, P. S., & Vaz Vidal, S. (2013). Las relaciones anatómicas involucradas en la administración de medicamentos por vía intramuscular: un campo de estudio de la enfermera. Enfermería Global, 12(30), 156-169.
  • DE MENESES, A. S., & Marques, I. R. (2007). Proposta de um modelo de delimitação geométrica para a injeção ventro-glútea. Revista Brasileira de Enfermagem, 60(5), 552-558.
  • Freitag, V. L., Dalmolin, I. S., Badke, M. R., & Petroni, S. (2015). Ventrogluteal intramuscular injections: knowledge about the technic by nursing professionals. Journal of Nursing UFPE on line-ISSN: 1981-8963, 9(2), 799-805.
  • Gimenes, F. R. E., & Ramos, M. P. N. (2013). Frequency of intramuscular ventrogluteal injections before and after a training workshop. Revista Eletronica de Enfermagem, 15(3).
  • Gülnar E, Özveren H. An evaluation of the effectiveness of a planned training program for nurses on administering intramuscular injections into the ventrogluteal site. Nurse Educ Today [Internet] 2015[Acceso el 08 de junio del 2016]; 36: 360-3. Citado en PubMed; PMID: 26438073. DOI: 10.1016/.nedt.2015.09.001. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=An+evaluation+of+the+effectiveness+of+a+planned+training+program+for+nurses+on+administering+intramuscular+injections+into+the+ventrogluteal+site
  • Kilic, E., Kalay, R., & Kilic, C. (2014). Comparing applications of intramuscular injections to dorsogluteal or ventrogluteal regions. Journal of Experimental and Integrative Medicine, 4(3), 171-174.
  • Oliveira Silva, N., Correia Lima, J., Maria Santos, R., Cristina Figueiredo Trezza, M., & Oliveira Souza, D. (2013). TEORIA X PRÁTICA EM INJEÇÕES INTRAMUSCULARES NA REGIÃO HOCHSTETTER: REALIDADE DOS PROFISSIONAIS DE ENFERMAGEM. Journal of Nursing UFPE/Revista de Enfermagem UFPE, 7(10).
  • Pachacama Caiza, C. G., & Pantoja Astudillo, D. J. (2016). Aplicación de inyecciones seguras por parte de las enfermeras en el Servicio de Emergencia del Hospital Gíneco-Obstétrico Isidro Ayora en el período de noviembre 2015-febrero 2016.
  • Rodríguez, P. C., Cordero, K. S., Espinales, J. A., & Barahona, H. S. (2017). Dolor al administrar medicamento por inyección intramuscular: ventroglútea vs dorsoglútea. Revista Enfermería Actual en Costa Rica, (32), 11.