VÍA INTRAMUSCULAR: “La triple viral”

vv

“Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van”.(Leonardo Da Vinci).

La vía intramuscular es actualmente la más empleada de todas las vías parenterales. Consiste en administrar sustancias o medicamentos a través de una jeringa con aguja, ubicada en posición perpendicular, traspasando la capa epidérmica, dérmica, tejido subcutáneo, y por último el músculo.  El cuerpo la va absorbiendo lentamente desde los capilares hasta la circulación sanguínea.

Como sabemos es una vía invasiva pero segura, sencilla de aplicar, que permite la administración de casi todo tipo de preparados inyectables.

Los lugares de aplicación más utilizados para las inyecciones intramusculares son, el músculo deltoides y la zona glútea, que son lo suficientemente grandes para una buena absorción del medicamento. En la zona glútea existen tres puntos de referencia: El punto barthélemy, el punto nardi y el punto hochtetter.  Puntos bien retirados del nervio ciático y próximos a la cresta iliaca para prevenir posibles daños neurovasculares (fig., 1). Para elegir estos puntos de punción, así como los diferentes lugares de aplicación, tendremos en cuenta la edad del paciente, su masa muscular y la cantidad de medicamento a inyectar.

via-i.m-compressor

(Fig.)1.revista blanca.Observe el hematoma

La vía intramuscular es la vía indicada cuando la vía oral está contraindicada, o porque se requiere de una mayor rapidez en la respuesta de algún fármaco determinado o fármacos que se alteran por la acción de los jugos gástricos. Ej.: los aminoglucósidos que se absorben mal por vía oral, la penicilina “g” que se degrada por vía oral al igual que la penicilina benzatinica, la insulina que se descompone en péptidos y  la lidocaína que tiene un primer paso muy importante a nivel hepático.

Tics sobre aplicación vía intramuscular

les recomiendo que lean el  artículo: ¿ ampollas de vidrio:¿ un riesgo para la salud?

      

  •   lo ideal para esta vía intramuscular es aplicar volúmenes moderados de hasta máximo de 5 ml por cadera y 2 ml en el músculo deltoides. Observemos que la mayoría de inyectables de prescripción médica vienen en presentación de hasta 5 ml. (López, 2014).
  • Escoger un lugar libre de lunares, cicatrices, estrías, inflamaciones y vellos.
  • Como algunas inyecciones son dolorosas, les recomiendo que utilicen el alcohol como anestésico. Aplicar con una torunda de algodón, dejarlo secar por varios segundos y luego aplicar el respectivo medicamento.
  • Si el músculo es doloroso al tacto no debe aplicarse la inyección en ese sitio.
  • Después de introducir la aguja y antes de inyectar el líquido o la sustancia, siempre se debe aspirar por esta vía intramuscular, con el fin de evitar la inyección inadvertida en un vaso sanguíneo. Si al aspirar se observa sangre en la jeringa, se debe retirar un poco la aguja y aspirar nuevamente con el fin de verificar que esta no este nuevamente en un vaso sanguíneo. Si ocurre de nuevo, le sugiero utilizar la otra cadera, cambiar de jeringa y, por supuesto, utilizar un nuevo vial o ampolla.
  • Otras veces, se puede penetrar un vaso sanguíneo y puede no presentarse sangre ni el color típico de ésta, pero la aparición de cualquier alteración de color en la solución, es razón suficiente para retirar la aguja.
  • Aplicar el contenido de una manera lenta y continua para evitar reacciones de corta duración: tos, dificultad para respirar, mareos, cosquilleo en la garganta, desmayos, otros.
  • En algunas ocasiones cuando el medicamento es irritante para el tejido subcutáneo como sucede con las vitaminas, es preferible utilizar la técnica en Z.
  • Para las inyecciones tipo aceite, colocar un microporo o vendita en la zona inyectada para evitar el reflujo de la solución.
  • La difusión del medicamento puede acelerarse por medio de un leve masaje después de la aplicación, aunque algunos autores no lo recomiendan.
  • Algunas inyecciones como las penicilinas, cefalosporinas, aminoglucósidos, hioscina compuesta; que dolorosas, se debe interrumpir la aplicación de la dosis si el paciente se queja de dolor intenso inmediato en el sitio de inyección.
  • Al preparar sustancias tipo penicilina benzatinica, es recomendable disolver el contenido en 5 ml de agua destilada; así sea que solo se aplique menor cantidad. En virtud de la elevada concentración del material en suspensión de este medicamento, la aguja puede quedar bloqueada si no se disuelve correctamente, si se utiliza aguja con calibre pequeño o si la velocidad en la aplicación no se realiza de una manera lenta y uniforme. Para estos medicamentos que requieren previa preparación, se recomienda el cambio de aguja antes de la aplicación.
  • La velocidad de absorción es mayor en presencia de fiebre alta y con el ejercicio. Es bueno que cuando la persona llega muy acalorada al servicio de inyectología, dejarla descansar para evitar que el medicamento lo absorba muy rápido y se pueda marear.
  • Por el contrario, en caso de una hipotensión, la absorción disminuye por el escaso flujo muscular.
  • La velocidad de absorción de fármacos por esta vía intramuscular, dependen de la vascularización y de los coeficientes de participación grasa/agua.
  • las soluciones acuosas se absorben más rápido que las aceitosas; las acuosas se absorben entre un periodo de 10 a 30 minutos.
  • Los preparados oleosos y aquellas presentaciones de depósito o en suspensión, se absorben más lentamente, pero a la vez permanecen por más tiempo en el organismo. Es por esta razón que los medicamentos anticonceptivos inyectables de cada mes y  tres meses, vienen en estas presentaciones.
  • Nunca agitaremos fuertemente la ampolla por la característica espuma que suelen presentar algunos medicamentos; Sobrecalentar la ampolla tampoco está permitido, porque se pueden producir cambios que afecten su farmacodinamia.
  • La velocidad de absorción es mucho mayor en hombres que en mujeres, esto debido a la distribución en la grasa subcutánea.
  • Todos los medicamentos no se deben de aplicar por esta vía. Existen medicamentos muy dolorosos que solo están indicados por la vía venosa; la heparina no se debe aplicar por esta vía porque produce hematomas.
  • En el paciente anciano o niño, de poco músculo en la cadera o el deltoides, se debe utilizar aguja corta y preferible. 22º o 23° por 1 pulgada.
  • La prescripción médica será requisito indispensable para la administración de cualquier medicamento por vía intramuscular. (decreto 2330/2006).

Sobre las jeringas es bueno informar que, al parecer están siendo reutilizadas.

Cada año se administran 16.000 millones de inyecciones en todo el mundo.

Por eso la OMS está recomendando las nuevas jeringas “inteligentes” para la administración de inyecciones por vía intramuscular, intradérmica y subcutánea, que tienen la ventaja de impedir su reutilización.

Mezcla de Medicamentos para aplicar por vía intramuscular

Las Bondades de esta Vía de Aplicación no se Pueden Extralimitar

Ya que considero un tema muy delicado, y de mucho interés médico y farmacéutico, recopile la siguiente información sobre la mezcla de 2 o más medicamentos dentro del mismo bolo o jeringa, en especial la mezcla diclofenaco-dexametasona.

Muchos médicos y otros profesionales del ramo de la salud, están utilizando la combinación diclofenaco 75 ampolla y dexametasona ampolla, para potenciar su efecto antiinflamatorio. Las E.P.S en su servicio de inyectología no permite la mezcla de estos dos medicamentos.

La siguiente recomendación, o más bien prohibición que la caja social costarricense  manifiesta a sus médicos y enfermeras sobre esta mezcla es:

“Para la mezcla en particular de diclofenaco-dexametasona no procede la combinación de

Ambos Medicamentos en una misma jeringa para su aplicación por vía intramuscular, dado que constituye una mala práctica de administración de medicamentos. Por lo tanto, no se deben de aplicar”. ” El uso de esta combinación no está documentada científicamente y expone al paciente a Mayores reacciones adversas atribuibles a ambos medicamentos. Por tanto, debe Tenerse en consideración que ante cualquier complicación derivada de utilizar esta Combinación, que pueda inducir una acción legal por mal praxis, compete Toda la responsabilidad al médico prescriptor y al personal de Enfermería/Inyectables, extendida a los profesionales en Farmacia, por no acatar estas indicaciones y recomendaciones del Comité Central de Farmacoterapia; en tanto que la Institución no compartirá la responsabilidad por el mal uso de estos productos”(circular caja social).

Como sabemos ambos fármacos actúan como antiinflamatorios, inhibiendo la síntesis de la cascada del ácido araquidónico y la enzima ciclooxigenasa. Ambos fármacos, la dexametasona y el diclofenaco,  ejercen su acción farmacológica de forma secuencial, actuando primero la dexametasona, bloqueando la acción de la fosfolipasa, evitando así la formación  del ácido araquidónico y de este la síntesis de la lipooxigenasa que produce los leucotrienos. Y,  luego actúa el diclofenaco, inhibiendo la enzima ciclooxigenasa responsable de la síntesis de las prostaglandinas, prostaciclina y tromboxano (fig. 2).

sxedcrfv

Por lo tanto, estos dos fármacos bloquean la síntesis de muchas sustancias necesarias para el correcto funcionamiento del organismo:

  • Inhiben la síntesis de las prostaglandinas, que son las encargadas de la respuesta inflamatoria, proteger la mucosa gastrointestinal, regular la homeostasia y activar la eliminación de sustancias por vía renal. Es por esto que los antiinflamatorios no esteroideos, como el diclofenaco, al inhibir la ciclooxigenasa 1, produce daños a nivel gastrointestinal y renal.
  • Bloquean la síntesis del tromboxano A2, que interviene en los procesos de coagulación y agregación plaquetaria; actúa como poderoso vasoconstrictor favoreciendo la cicatrización de heridas.
  • Bloquean la síntesis de prostaciclina: Que previene la formación y agregación plaquetaria. Actúa como vasodilatador. Es opuesto al tromboxano.

De los pocos estudios que existen relacionados con la mezcla de estas dos sustancias, ninguno de ellos ha reportado  incompatibilidades por mezclar en la misma jeringa, hablando de la vía intramuscular; no queriendo decir con esto que si se puedan mezclar.

A nivel bioquímico y fisiológico, si existe suficiente documentación científica que comprueba el efecto tóxico adicional provocado por la mezcla de estas dos sustancias inhibiendo  las prostaglandinas (Laine, 2001) (Aravena) (Martínez-Hernández) (Mendoza-reyes).

 no se deben mezclar estas dos sustancias en la misma jeringa.

Aunque por vía intramuscular se ha practicado en nuestro medio y en muchos países de centro y Suramérica, esta mezcla diclofenaco-dexametasona, además adicionada con la lincomicina para la “gripe; un cóctel conocido coloquialmente en el ámbito popular, médico y farmacéutico como  la famosa “triple viral”; por supuesto, muy diferente a la vacuna triple viral (SPR). Recomiendo evitar tales combinaciones, ya que no existe ningún estudio que avale este empirismo utilizado durante muchos años. Y quizás a usted amigo lector no le ha tocado, pero le cuento que ha generado muchos problemas de salud y de tipo penal por las lesiones y algunas muertes que ha ocasionado.

¡Los tiempos han cambiado!

El problema de salud a nivel cutáneo más observado por la aplicación de la “triple viral” es,  la fascitis necrotizante o celulitis infecciosa (Patiño, 1987) (García, 2014).

Para concluir este tema de mezclas, que muchos profesionales de la salud, incluidos los que utilizan cocteles mesoterapeuticos, este consejo les doy:

La prevención más importante sería evitar mezclar medicamentos o sustancias si se desconoce el resultado de dicha combinación.

Ampararnos en aquellos laboratorios que ya tienen sus estudios sobre determinadas mezclas de medicamentos y no experimentar por cabeza propia, evitemos al máximo ser tan arriesgados e irresponsables con la salud de nuestros clientes o pacientes.

La vía intramuscular al ser la más utilizada de todas las vías parenterales, requiere y no es por demás, continúas actualizaciones. La práctica es muy fundamental en todos los procesos y actividades que realizamos en el día a día, pero con el tiempo todo se vuelve tan fácil que olvidamos las lecciones más elementales. Recordar y actualizar nuestros conocimientos  puede sacarnos de algunos errores aprendidos, y  tal vez nos ayude a salir de esa rutina mecánica.

Escrito por Héctor Isaza Montoya

Septiembre/18/16

Bibliografía

  

  • Aravena, C. E. H., & Varela, R. C. U. Interacción de Dexketoprofeno y Diclofenaco en la Modulación de la NocicepciónTrigeminal.
  • CAJA COSTARRICENSE DE SEGURO SOCIAL, 19 de julio del 2010.Circular CCF-1913-07-10.
  • García, V. P., Gil, J. J. T., & Carbonell, P. G. (2014). Fascitis necrotizante fulminante tras inyección intramuscular glútea. Revista española de cirugía osteoarticular, 49(259), 116-123.
  • Laine, L. (2001). Approaches to nonsteroidal anti-inflammatory drug use in the high-risk patient. Gastroenterology, 120(3), 594-606.
  • – López Hernanz.http://medicosdeosuna.blogspot.com/2014/09/las-inyecciones-intramusculares-que.ht
  • Martínez-Hernández, E., & Garrido-Acosta, O. Farmacocinética: antiulcerosos y antiinflamatorios.
  • Mendoza-Reyes, J. J. www. Medigraphic. Org. Mx.
  • Patiño, J. F., & de Cirugía, H. (1987). Infecciones necrotizantes de la piel y de los tejidos blandos. Cirugía (Bogotá), 2(1), 11-8.

 

 

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.