Cloroquina: todavía no está demostrado contra el coronavirus

El coronavirus, COVID 19, sigue avanzando y contaminando a las personas de todos los países del mundo, sin importar raza, estrato económico y la edad de las personas. El virus que se inició en Wuhan, China, a mediados de diciembre, tiene en apuros todos los sistemas de salud de todo el mundo.

Al día de hoy, 23 de marzo, del  2020, ya ha enfermado a más de 300.000 personas y causado la muerte a más de 13.000 de ellas. Sin embargo, los científicos de todo el mundo se esfuerzan por descubrir medicamentos para su tratamiento rápido y eficaz.

No obstante, desde hace muchos años, se han identificado varios fármacos que han sido estudiados en animales, donde han resultado ser beneficiosos para el tratamiento de ciertos virus. Entre estos fármacos hay uno muy prometedor, que podría ser útil para el tratamiento de algunos coronavirus, incluido el COVID 19.

Sin embargo, por ahora no hay ningún estudio realizado, pero la FDA promete realizar.

Estamos hablando de la cloroquina / hidroxicloroquina, dos fármacos que han ganado la atención de muchas personas, y más por las recomendaciones hechas por personas que no conocen de medicamentos.

Qué es la cloroquina

7.-Cloro~4-(di etilamina-l-metilbulilomino) quinolina.

La cloroquina es un fármaco antipalúdico y autoinmune, sintetizado en el año 1934 por químicos alemanes que laboraban en los laboratorios Bayer, inicialmente, el medicamento se llamó Resochin.

Pero la droga fue considerada en un principio demasiado tóxica para uso humano y se abandonó.

Hasta que en año 1944, en EEUU, el departamento de Investigaciones médicas de los laboratorios Wintrhop,  después de haber hecho experimentos con animales de laboratorio, demostró que la droga era segura y la patentó para el tratamiento de la malaria, con el nombre de Aralen (Camargo., at al, 1946).

La malaria es una  enfermedad causada por cuatro especies parasitarias principales que afectan al humano: Plasmodium falciparum, P. vivax, P. malariae y P. ovale, las cuales son transmitidas por la picadura de mosquitos hembra del género Anopheles (García., at al, 2011).

Mecanismo de acción de la Cloroquina 

La cloroquina / hidroxicloroquina son bases débiles, y es bien sabido que las bases débiles, al aumentar el pH de las vesículas de la red lisosomal y trans-Golgi, alteran varias enzimas, impidiendo la replicación del virus, ya que este requiere un paso dependiente del pH para la entrada a la célula (Savarino, 2003).

Es decir, la cloroquina altera la partícula viral, impidiendo la liberación del ácido nucleico infeccioso y, en varios casos, las enzimas necesarias para la replicación viral.

Ahora, toda esta información, que se dice en las redes sociales, de que la Cloroquina podría ser útil para tratar a los enfermos contaminados por el virus, Insistimos, no está aprobada por la FDA y  sólo está basada en estudios con animales:

  • La cloroquina es un potente inhibidor de la infección y propagación del coronavirus por SARS (Wang., at al, 2020).
  • Efectos antivirales de la cloroquina(Savarino, 2006).
  • La cloroquina es altamente efectiva en el tratamiento de la infección por el virus de la influenza aviar A H5N1 en un modelo animal (Yan., at al, 2013).
  • La cloroquina inhibe la replicación de MERS-CoV in vitro (Jesús, 2016).

Toxicidad

Además, hacemos un llamado a la prudencia, pues, la cloroquina es un fármaco muy tóxico a nivel cardíaco.

CONCLUSIÓN

Este artículo que ofrecemos, es solo a modo de información, pues, hemos evidenciado que muchas personas se volcaron a las farmacias solicitando este fármaco para prevenir la infección del COVID 19, pero no se sabe si sirve para este caso.

El fármaco no ha sido estudiado en humanos para el tratamiento contra el nuevo coronavirus.

Son los médicos, quienes, después de haber realizado el correcto diagnóstico; basado en los protocolos internacionales, serán quienes formalicen el respectivo tratamiento farmacológico.

Por lo tanto, paciencia y Prudencia…

 

Escrito por; Héctor Isaza montoya

Regente de farmacia

Bibliografía

  • Calero_Elorduy, C. (2014). Evolución del tratamiento antipalúdico. Salud Pública de México1(2), 195-206. (LINKS).
  • Camargo, L. P., Cortés, E., García, V., Santos, J., Zozaya, C., Rueda, V., & del Valle, J. R. (1946). Información sobre la droga W7618, sofosfato-7-cloro-4 (4-dietilamino-1-metilbutilamino) quinolina, en el tratamiento del paludismo. Revista de la Facultad de Medicina15(4), 261-263. (LINKS).
  • Gao, J., Tian, ​​Z. y Yang, X. (2020). Avance: el fosfato de cloroquina ha demostrado una eficacia aparente en el tratamiento de la neumonía asociada a COVID-19 en estudios clínicos. Tendencias BioScience. (LINKS).
  • García, G. F. G., & Valencia, M. F. V. (2011). FACTORES NO BIOLÓGICOS RELACIONADOS CON EL DESARROLLO DE RESISTENCIA DE PLASMODIUM FALCIPARUM A LA CLOROQUINA (Non-biological factors related to the development of resistance to chloroquine in Plasmodium falciparum). CES Medicina25(1), 97-108. (LINKS).
  • Jesús, S. C. R. P. D. (2016). Síndrome respiratória do Médio Oriente(Doctoral dissertation). (LINKS).
  • Kong, W. y Agarwal, PP (2020). Apariencia de imágenes de tórax de la infección por COVID-19. Radiología: imágenes cardiotorácicas2 (1), e200028. (LINKS)
  • Savarino, A., Boelaert, JR, Cassone, A., Majori, G. y Cauda, ​​R. (2003). Efectos de la cloroquina en las infecciones virales: un antiguo fármaco contra las enfermedades actuales. Las enfermedades infecciosas de The Lancet3 (11), 722-727. (LINKS).
  • Savarino, A., Di Trani, L., Donatelli, I., Cauda, R., & Cassone, A. (2006). New insights into the antiviral effects of chloroquine. The Lancet infectious diseases6(2), 67-69. (LINKS).
  • Wang, M., Cao, R., Zhang, L., Yang, X., Liu, J., Xu, M., … y Xiao, G. (2020). Remdesivir y la cloroquina inhiben de manera efectiva el nuevo coronavirus recién surgido (2019-nCoV) in vitro. Cell research30 (3), 269-271. (LINK).
  • Yan, Y., Zou, Z., Sun, Y., Li, X., Xu, K. F., Wei, Y., … & Jiang, C. (2013). Anti-malaria drug chloroquine is highly effective in treating avian influenza A H5N1 virus infection in an animal model. Cell research23(2), 300-302. (LINKS).

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *