Hechiceros en medellin

El sapo

hechicero

Mundus vult decipe-  “El mundo quiere ser engañado”- dice un antiguo proverbio  y por    esto, en todas las épocas de la historia, ha habido embusteros que han tratado de  satisfacer este  deseo de las masas¨.

A la figura del  chamán, brujo o hechicero se le atribuye el origen remoto de la farmacia o la medicina, que en principio eran lo mismo. El chamán era  muy respetado en la tribu y tenía varias funciones importantes: psicólogo, sacerdote, exorcista, jefe de la tribu, rey de la tribu, gobernante; en el fondo, era la ley, su propia ley. Tenía la facultad de comunicarse con los espíritus para curar las enfermedades, Si curaba al enfermo  era venerado, pero si el paciente moría, de seguro “estaba poseído por el demonio o era una maldición de los Dioses”, decía el brujo.    En una sociedad sin “especializar”, el chamán era el único “especialista”.

Para curar, también recolectaba y seleccionaba plantas. Se aprovechaba de las supuestas virtudes contenidas en ellas, preparaba  pócimas, encantos, oraciones y con  rituales  lograba sanar al enfermo.

Así comenzó la medicina… Pasando luego por la medicina sumeria, Mesopotamia, Grecia… Hasta el día de hoy.

Y no queremos caer en la trampa de la “repetición de la historia” como decía George Santayana “Aquel que no conoce la historia está condenado a repetirla “. Existe en nuestra memoria, y también está bien documentado, el legado de los verdaderos chamanes Auténticos y legítimos, que aunque hoy en día podrían contarse con los dedos de las manos, también es una gran verdad que abundan los charlatanes y mentirosos que quieren abundar riqueza sin importar el gran daño que le hacen a la sociedad.

Por  tanto, Respetamos el principio del Chamanismo como expresión y tradición  cultural formando parte de la curación, salud y la vida de los pueblos naturales del planeta. Donde se intenta combinar la fuerza curativa de las plantas  y la movilización de la energía interna del paciente para sanarlo, integrarlo consigo mismo, con un ser superior, con el cosmos. Sí, el verdadero Chaman, dice Carlos castaneda en “las enseñanzas de don juan”, tiene la facultad de trascender el ahora, ya que utiliza plantas como el peyote; un hongo de la familia de pscilocybe la cual facilita el desprenderse del  cuerpo-  solo se utiliza en la etapa inicial- y  ponerlo así en contacto con los  “aliados del más allá” “bajo una realidad no ordinaria”. Claro que hay videntes y clarividentes que han podido comunicarse con los espíritus y no son chamanes; utilizan otros métodos, solo entran en trance, es el caso del reconocido profeta y  vidente americano Edgar cayce fallecido en 1945.

El mundo del chaman es muy diferente del nuestro, o mejor dicho, ve las cosas con una interpretación diferente. Solemos ver el mundo como algo externo que esta fuera de nosotros, separados  por una franja de  egoísmo e individualidad tratando de encontrar a un Dios fuera de nosotros y esperanzadas en una ilusión de una segunda venida de Jesucristo.

¡Cosa más irreal! …Esperando… Y así nos quedaremos, ¿acaso alguien volvería para repetir

Crucifixión?  ¡No creo!

El  verdadero chaman se siente inmerso dentro de él, y a la vez no se separa del todo, sabe que  sólo existe  la Realidad, y es una, que está aquí, allí y en todas partes. .. Eterna, inmutable, Sin cambio.El chaman Sabe que en él están presentes todos los elementales y seres de la naturaleza. Él es uno con todos, es piedra, animal, persona y planta. La conexión con el todo (hermann Hesse Siddhartha) .De hecho este mundo, a pesar de los grandes adelantos tecnológicos y científicos, se ve vagamente con la necesidad de esa magia rica y autentica practicada como método de sanación y comunicación con los Dioses utilizada desde la antigüedad por los grandes y verdaderos chamanes.

Otra cosa es, y de ahí la importancia de este artículo, es que  muchas personas en su desespero y necesidad de una sanación, donde la medicina ya “nada puede hacer”, acude donde personas que dicen ser chamanes a sabiendas que realmente son verdaderos charlatanes venidos  de pueblos cercanos que juegan con la fe y la salud de los enfermos.

hechiceros disimulados

“Sea la ultima advertencia que no se dejen engañar de algunos hechiceros disimulados que usan el oficio con especie de cristiandad, y cuando llega el enfermo, echan sus bendiciones sobre el…menean los labios, alzan los ojos al cielo,dicen palabras santas…la malicia o engaño de estos lobos con piel de cordero se conoce en que para curar chupan aquella parte que duele al enfermo , y dicen que sacan sangre ogusanos o piedras que llevan en las manos, y las muestran en señal de que ya sacaron el mal, y a este tono hacen mil embustes” (de la peña, alonso)

Algunos hechiceros utilizan pócimas y animales como el sapo para sus artimañas

En la revista folklore  española  Se dice sobre este  anfibio:

“este inofensivo batracio, con su aspecto chato, pustuloso, de ojos desorbitados, mirada inexpresiva y presencia desagradable ha despertado de antiguo en el pueblo ideas de terror, engendro diabólico y repulsión. Sobre su lomo rugoso lleva la pesada carga de mil concepciones animistas, y sus dorados ojos transparentan aún el misterio de civilizaciones extinguidas.”

Debido a estas cualidades físicas del sapo enriquecidas por la mitología y las fabulas,  siempre ha creído el falso hechicero que  lo puede utilizar como arma poderosa para sus pócimas, encantos y modus operandi; al igual que el gato, en maleficios y hechicería a expensas del sacrificio de un inocente animal.

Debo mencionar, y aunque te  asombres, te revelare una gran verdad.  Sobre como algunos  embusteros  se valen de diversas artimañas para engañar a todo a aquel que se le  acerca en busca de una “curación” dizque por tener embrujamiento o maleficio (Rodríguez, 1777), pero que las hay, las hay como dice Cecilia pisos en “las brujas sueltas” “después de todo, de las aves que vuelan, a mí me gustan las brujas. Son calladitas, son cuidadosas y no estropean nunca  las lunas llenas…justo como esta, que me mira escribir y lustra en su manga una manzana, que ahora me ofrece con amabilidad extrema y yo no puedo menos que tomarla, con una sonrisa y le doy un mordisco y ¡ay!…”

modus operandi de los hechiceros

Aquí en Medellín, que yo sepa, y visto por mis propios ojos. Cuando un  paciente es llevado ante un supuesto medico brujo, este  diagnostica el enyerbamiento  colocando saliva del  poseído sobre  una moneda previamente empapada con ácido sulfúrico, u otro ácido, que luego al reaccionar hace  efervescencia dejando a los presentes sorprendidos. Diagnosticada pues, de ipso-facto la enfermedad ¡así de sencillo!, el brujo explica con algunas palabras pseudo-medicas  al paciente y a los familiares el origen de la enfermedad, o más bien del embrujamiento, terrorificando la situación para ganarse la confianza de los presentes.

Lo tiende en el suelo, Lo reza,  “espíritus inmundos diabólicos, sal de, y bla-bla-bla”,…se arrodilla, le coloca un cristo en el pecho y le riega “agua bendita” para sacarle el hechizo, espíritu o demonios que lo atormentan. ¡Que farsa! Nadie puede tener más de un espíritu, a cada cuerpo le corresponde un solo espíritu, y espíritu solo hay uno, ni es bueno, ni  malo,…es solo espíritu. Léase “el  pastor silencioso” de John MacArthur.

Acto seguido, aprovechándose de la angustia del embrujado, promete curarlo con ciertas sustancias y un exorcismo final  por lo cual establece la forma y los elementos que se requieren para realizar el conjuro y la supuesta sanación final, sin antes establecer en algún momento de la conversación el apreciado botín que este se llevaría. Algunos utilizan la frase de cajón: lo que me quiera dar, otros más decididos  solo cobran si “curan” al paciente.

Entrega un bebedizo, que el mismo  prepara un líquido de color oscuro y gelatinoso para evitar ver el contenido—, y  Se lo ofrece al paciente para que lo tome a copas en su domicilio y que regrese días después…

… mientras tanto, este realiza unos conjuros a distancia con una prenda del desesperado paciente, solicita además, fotos  o cabellos de la supuesta persona que lo mando a embrujar ante un hechicero bien poderoso.

El maleficio dice el brujo, para intrigar más la situación, “fue realizado o mandado  a tirar por persona de sexo contrario al embrujado.”

…Días Después, al regresar el paciente al consultorio, el  hechicero ofrece  un nuevo bebedizo que contiene  vomitivos. Algunos utilizan la  raíz de  ipecacuana, aceite de almendras dulces como emético. Luego le introduce el dedo al paciente. El paciente vomita todas estas sustancias que el brujo un  par de días antes había ofrecido al paciente.

Para sorpresa de todos los presentes dentro de las sustancias y líquidos que vomita  la persona, salta algún renacuajo adulto que logro hábilmente el  brujo sacar de sus mangas y parecer que saliera de su boca en pleno desorden exorcista, dejando estupefactos  a los presentes y aumentando su fama y su engaño, que luego sería anunciada y multiplicada por cada uno de los espectadores.

…Momento después, y casi desmadejado el enyerbado por el vómito, el brujo de nuevo le ordena al paciente escupir sobre la moneda, pero sin el ácido, que al no producir efervescencia, muestra a los presentes y confirma que lo ha sanado. Por último, espera su apreciado botín, que por supuesto no vale poco.

En alguna ocasión, en cierto pueblo de Antioquia se descubrió algunos charlatanes de estas pseudo-ciencias amparados por personal de la salud.

Estos embusteros algunas veces recetan  medicamentos de uso exclusivo para médicos, como: la furosemida; diurético potente, corticoides a altas dosis que son  supresores del sistema inmunológico, cloranfenicol; potente antibiótico, solución de  yodo con sibutramina (poderoso  adelgazante). Son muy comunes los  purgantes a base de sen en polvo, ruibarbo y sulfato de magnesio revueltos con moscas  y pelos utilizados en estos trucos.

Son muchos los casos reportados a través de la historia sobre personas que vomitan sapos o han visto vomitar sapos a personas por estar poseídas. La medicina no ha podido comprobar un solo caso a pesar de la gran astucia de estos seres. (Bondeson, J, 1997).

Lo que sí está claro es el experimento que realizo el fisiólogo norteamericano, j. c Dalton, quien dio babosas y lagartos a un perro. Después de muerto el perro, encontró los animales muertos por el jugo gástrico y parcialmente digeridos… pero no vivos.

Por fortuna, el fisiólogo alemán arnold Adolph berthold, en el año. 1950. demostró que  los huevos de rana y sapos no podían sobrevivir en el cuerpo humano ya que ninguno de estos animales sobrevive en agua a 29 grados centígrados y tampoco sobreviven en  pH diferentes de entre  6.5 – 7.5., rangos muy diferentes a los del ácido clorhídrico presente en el estómago de los seres humanos. (FRANCO, 2011).

Así que nanai de que vomito ranas

junio 30/2016

escrito por hector isaza montoya

regente de farmacia

bibliografia

1-         bondeson, jan. (1997). gabinete de curiosidades médicas, pag.45-65. mexico: siglo 21 editores

2-     alonso de la peña montenegro, carlos baciero, itinerario para parrocos de indios: libros i-ii, pag 487-489. Graficas ortega

4 –    franco s, victor. (2011). estudio de factibilidad para la creación de una microempresa productora y comercializadora de ranas en la cuenca baja del río mira, comunidad de parambas. 2014, octubre, 7, de repositorio digital utn sitio web: http://repositorio.utn.edu.ec/handle/123456789/408

5 –   rodríguez antonio josé. (1777). nuevo aspecto de teología médico-moral. vol.2 .pag.1-60.madrid: benito cano.

6- imagen cortesía de pixabay

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.