La reencarnación: creer o no creer

reencarnacion

“Mi doctrina es: Vive de tal modo que llegues a desear vivir otra vez, ése es tu deber, ¡porque revivirás de todas maneras!”  Nietzsche.

La reencarnación : creer o no creer . Es una creencia según la cual, al morir un ser humano, su alma se separa momentáneamente  de su  cuerpo  marchito, enfermo o envejecido, mientras espera otro  cuerpo nuevo y más purificado que lo regresa a  la tierra como alma viviente.

Desde la antigüedad, el misterio del origen del  universo y la reencarnación, han atraído la atención de destacadas personas. Científicos, filósofos, pensadores, escritores y  teólogos. Entre los que han aceptado la reencarnación tenemos: Empédocles, Platón, Pitágoras, Virgilio, Goethe, Schopenhauer, Víctor Hugo, Edgar Cayce, entre otros.

Son muchas las religiones, doctrinas, creencias o filosofías que defienden  la reencarnación y la aceptan como un hecho real: los chamanes, el hinduismo, budismo, confucionismo, taoísmo y el budismo tibetano, quien nos presenta  una clara explicación de la reencarnación en el libro tibetano de los muertos.  Por el contrario, La religión católica  cree en la resurrección de los muertos, cosa que a mi juicio es prácticamente lo mismo.

Existen pues, cientos de opiniones, libros y revistas que hablan de la reencarnación, pero nadie  hasta la fecha ofrece una clara explicación de cómo ocurren los hechos.

Revistablanca.com, como siempre, clara, lógica y transparente, presenta su teoría biológica de la reencarnación.

Teoría de la reencarnación

Creer o no creer en algo no importa mucho, es la realidad colectiva la que casi siempre interesa.

Y la realidad de las cosas es creada por la conciencia colectiva, como una suma o promedio de las ideas individuales. Entonces, lo que creen y sienten la mayoría de los miembros de una misma sociedad, forma un sistema determinado que tiene vida propia, así lo manifestaba el sociólogo Émile Durkheim.

Para que exista la reencarnación, deben existir dos premisas:

  • Muerte del cuerpo por cualquier razón.
  • Nacimiento de un cuerpo engendrado en la matriz de una mujer.

Por lógica o mejor dicho por sentido común, todo cuerpo debe tener algo más que le da la vida. Que lo mueve y lo anima.

Y ese algo es, según la biblia: “Entonces el señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente” génesis  2:7.

خَلَقَ الإِنسَانَ مِن نُّطْفَةٍ فَإِذَا هُوَ خَصِيمٌ مُّبِينٌ (coran-4) dice algo parecido: “Creó DIOS al ser humano de [algo tan ínfimo como] un óvulo fecundado, y sin embargo este discute constantemente [la existencia y el poder de su Señor]”. Otra traducción es: “creo DIOS al ser humano de una gota de semen”

Eclesiastés 12:7 “el cuerpo vuelve al polvo y el espíritu (o aliento de vida) vuelve a DIOS”.

DIOS formo al hombre del polvo de la tierra, que en el libro sagrado el  Corán significa, gota de semen u óvulo fecundado. Se dice también que en la muerte el cuerpo vuelve al polvo, semen u óvulo fecundado.

Ese “algo” que le da la vida al cuerpo es el “alma” que traducido del latín, significa ánima, que dota al ser animado de movimiento propio. Por tanto, los animales, plantas y humanos tienen alma.

  La muerte no existe, es la continuación de la vida

“Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde

 Los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. ¿Qué es lo

 ¿Que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo

 Mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo de

 Que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que

 Nos han  precedido. No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de

 Lo que sucederá habrá memoria  en los que serán después”.

 (Eclesiastés 1:7, 9,11)

La muerte hace parte de la vida, es el último acto que realizamos. Se dice que uno empieza a morir en el mismo momento en que nace o incluso a partir de la misma concepción. Si pensamos que la vida en la tierra solo nos conduce a la muerte es un absurdo, pues nacer para morir no es ninguna gracia y por tanto no tiene ningún sentido. Al parecer estamos aquí para realizar diferentes funciones y avanzar en nuestra escala espiritual. Además, la más interesada en mantenernos vivos y perpetuando la especie es la misma naturaleza;  algo se debe traer entre manos.

Sin extendernos más en cuestiones religiosas  o filosóficas, trataremos desde el punto de vista científico en formular nuestra teoría que explica  que sucede y como sucede  este paso tan crucial e inexplicable hasta ahora; eslabón muerte-vida.

El cigoto en la reencarnación 

Solo dos células son necesarias para dar comienzo a un nuevo individuo; el espermatozoide y el óvulo. “Tanto el espermatozoide, como el óvulo  son células que están vivas al momento de unirse y siempre lo estuvieron,… ¡siempre vivas!  Al unirse estos gametos en las trompas de Falopio, se forma una célula con un núcleo que contiene 23+23= 46 cromosomas; el denominado cigoto, que es la primera célula del nuevo individuo donde el espermatozoide se une primero al óvulo por  fusión. Es en este momento donde se transfiere la información genética. explicación ofrecida en :

 (http://revistablanca.com/farmacia/la-pildora-de-emergencia/).

… ¿Están vivas las células que dieron origen al cigoto?,  ¡claro!, son la continuación de la vida. Es una célula con más de 3.000 millones de años de evolución, todo lo sabe, todo lo tiene y trae información. Entonces, no nace una nueva vida… solo nace un nuevo individuo, son  las células de papá y mamá, y las mismas del abuelo, tata,…

Esta primera célula llamada cigoto, es una célula somática; o sea,  presenta características muy diferentes a cualquier otra célula del organismo humano  —trae toda la información de vidas pasadas de una persona —, además, es la célula que materialmente formará los tejidos y órganos del nuevo individuo.

Los aminoácidos están presentes tanto  en la vida como en la muerte

pareciera que los aminoácidos no distinguieran la vida de la muerte.

Por nutrición sabemos que para la formación de estructuras y partes de un cuerpo, como lo son los  órganos, se necesitan la presencia de aminoácidos, ademas de otras sustancias y oxigeno. los aminoácidos presentes en el cigoto, son las mismos aminoácidos presentes en la putrefacción de los cadáveres.

es decir; las sustancias que están presentes en el momento del nacimiento, son las mismas sustancias que están presentes en los momentos de la muerte. Pareciese entonces, que lo que continua después de la muerte es la vida . Como si en ese mismo momento de la muerte comenzara la vida.

Es bueno afirmar que,  algunos de los aminoácidos presentes (putrescina y cadaverina), de los cuales estamos hablando, se han demostrado su participación en los procesos fundamentales para la vida, como son: la división celular, el crecimiento celular, la diferenciación y la muerte celular (Minguet, 2010) (guasco y otros, 2014).

Por tanto, el origen de cada individuo no se reduce al mero comienzo de la vida en su dimensión biológica, por lo que el cigoto en esencia ya es una persona, porque se desarrolla como hombre y no a hombre. Ahora,  “los que plantean que el hombre “no es más que […] un saco de neuronas”. No aceptan una intervención de Dios, que crea a cada hombre otorgando el ser personal a cada cigoto humano que se constituye —in vivo o in vitro— desde el material genético de sus progenitores”(Lopez, 2010) (Aguirre, 2007).

putrefacción de la muerte

Al momento de morir y en los minutos siguientes hasta tres días después, se presentan una cantidad de cambios morfológicos y bioquímicos que pareciese como si la vida apenas comenzara para ciertos tipos de bacterias y microorganismos.

Elementos y sustancias que antes eran indispensables para la vida, en estos momentos tras la muerte, se convierten por el cese del oxígeno––o aliento de vida– en moléculas putrefactas. Como la putrescina, cadaverina, espermina y espermidina, que son sumamente útiles en el nacimiento del nuevo ser como en la descomposición de un cadáver, pero terriblemente inoportunas en el cuerpo humano vivo a diferentes concentraciones; son las causantes de varios tipos de cáncer y envejecimiento prematuro y hasta la misma muerte.

En el momento de la muerte, estas sustancias desprenden fétidos olores, atrayendo desde a más de 2 kilómetros de distancia la mosca azul que, con sus antenas como receptores químicos, hacen presencia para iniciar un trabajo evolutivo que apenas comienza. Esta mosca come y a la vez deposita sus larvas, haciendo del muerto un “festín” que dura de 2 a 3 días, hasta la llegada de la mosca de la carne que, beneficiada por el aumento de la temperatura, utiliza las larvas dejadas por la  mosca azul para producir gusanos  convirtiendo la carne en papilla, dejando pruebas para el dictamen forense o comida para los animales carroñeros.

En otras condiciones, como sucede en la  cremación o incineración, siempre sucede la misma derivación.  El uso de la cremación con hornos a más de 850 grados centígrados provoca  combustión controlada, que transforma la fracción orgánica e inorgánica del cadáver en compuestos inertes, además de los gases producidos, deja como subproducto un remanente de cenizas.

Quiero resumir un poco. El paso desde la muerte al nuevo nacimiento: biológicamente las mismas sustancias que aparecen en la putrefacción, son las mismas que dan origen al nuevo ser. Claro, las concentraciones de estas sustancias o moléculas cambian. Lo mismos hechos que ocurren durante la muerte suceden también durante el nacimiento.

esto es una explicación biológica de como se obtiene un nuevo cuerpo.

Pero falta más;

 reencarnación espiritual  con el oxigeno 

El oxígeno, una sustancia capaz de unirse a muchos compuestos, reaccionando con ellos,  fue la molécula que desarrolló y dio vida a este planeta, hasta formar los grandes reptiles y dinosaurios, homo sapiens y las civilizaciones del hombre moderno, creando un planeta único e incomparable dentro del infinito cosmos.

La reencarnación, es como ya lo hemos manifestado, volver a nacer. Sucedida la muerte el individuo deja de respirar, todas las reacciones que dependían de esta fantástica molécula(oxigeno) involucionan. Durante el proceso de putrefacción o de incineración, muchas partículas se evaporan y viajan a la atmósfera. Estas partículas (átomos),  son distribuidas por los vientos, luego serán absorbidas por las personas; algunas directamente, otras mediante el proceso de la  fotosíntesis.

estas partículas evaporadas llevan toda la esencia del ser( alma;pensamientos, imágenes), los cuales viajarán en la divina molécula de oxigeno hasta encontrar un alma que resuene con los mismos hechos.

Durante un acto sexual, una pareja cualquiera, al respirar, podrá atraer átomos afines a los suyos, dando inicio a un nuevo ser, pero que solo es la continuación de la vida.

La respiración: un camino a la eternidad, explica la mecánica del oxígeno como esencia espiritual.

Para cerrar este maravilloso tema de la reencarnación, he querido traer este sugestivo versículo bíblico,

“Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vosotros el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis estatutos y que guardéis mis preceptos y los pongáis por obra”. Ezequiel 36:26-27

Escrito por

hector isaza

Febrero 12/2017

Bibliografía

  • Aguirre, José amado, (2007).Atrévete a pensar si quieres ser libre. Brujas Editor.
  • Guasco Herrera, C., Chávez Servín, J. L., Ferriz Martínez, R. A., de la Torre Carbot, K., Elton Puente, E., & García Gasca, T. (2014). Poliaminas: pequeños gigantes de la regulación metabólica. REB. Revista de educación bioquímica, 33(2), 51-57.
  • López-Moratalla, N. (2010). EL CIGOTO DE NUESTRA ESPECIE ES CUERPO HUMANO/THE ZYGOTE OF OUR SPECIES IS THE HUMAN. Persona y bioética, 14(2), 120-140.
  • Minguet, E. G. (2010). Origen y función de las espermidina aminopropil transferasas en Arabidopsis thaliana (Doctoral dissertation).
  • imagen pixabay
4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.