“Sin duda que para el profano o pesimista, la tercera edad es invierno, para el hombre sabio en cambio, es la estación generosa de la cosecha, del saber